spot_img

Mario Fiad “Para modificar el calendario de vacunación obligatoria no es necesaria una Ley”

Más leídas

Jujuy al día® – En entrevista exclusiva con nuestro medio, el Senador Mario Fiad da a conocer su postura sobre diversos temas, entre ellos la inconveniencia de incluir la vacuna del COVID en el calendario de vacunas obligatorias. Además deja clara su postura respecto del manejo de la comunicación simbólica por parte del Gobierno Nacional y su vinculación con la falta de adhesión de numerosos grupos a ser inoculados.

¿Qué opinión le merece el proyecto de ley difundido en estos días para que la vacuna contra el COVID19 sea obligatoria?

En principio hay que destacar que nosotros tenemos desde 2018 una ley (27491) que establece a la vacunación como una estrategia de salud pública preventiva, se la considera como bien social y por ello es gratuita y obligatoria. Allí esta explicita la prevalencia de la salud pública por sobre el interés particular.

La misma norma define un calendario de vacunas obligatorio, pero que, además, incluye la posibilidad que el Ministerio de Salud de la Nación incorpore otras nuevas vacunas a ese calendario a través de una Resolución ministerial. Es decir que no se necesita una ley para definir la obligatoriedad de una nueva vacuna, ni de la vacuna contra el COVID19 ni de ninguna que eventualmente surgiera y se aprobara para la prevención de alguna otra patología que el organismo regulatorio aprobara y que se considerara oportuno y necesario incluir. Definitivamente no se necesita una ley.

Para responder ahora a su pregunta, le hago otra y la contesto ¿Es conveniente y oportuno incluir en ese calendario de vacunación obligatoria a las vacunas contra el COVID19? Mi respuesta es, en este momento no. Las vacunas contra el COVID19 tienen aprobación de emergencia. Son seguras y eficaces y creo que esto está demostrado porque se han aplicado a millones de personas en todo el mundo. Pero hasta que no cuenten con la aprobación definitiva y hasta que no tengamos en el desarrollo de la patología las recomendaciones científicas vinculadas a como se continuarán aplicando: cantidad de dosis, refuerzos, frecuencia y demás, no parece conveniente que se incorporen al calendario de vacunación obligatoria.

¿Cómo hacer entonces para que la población voluntariamente acepte vacunarse contra el COVID19?

Esa es una tarea que nos compete a todos los que tenemos responsabilidades políticas, institucionales, a las sociedades científicas y también a la ciudadanía en general, para eso es necesario crear conciencia de la importancia que tiene la vacuna, no como acto individual, sino como un acto de trascendencia colectiva que tiene que ver con la vida en sociedad y la responsabilidad que de allí se deriva en términos de cuidarnos entre todos.

También debe haber un mensaje univoco de parte de las autoridades de gobierno nacional, dando el ejemplo en la cotidianeidad de sus vidas y en la ejemplaridad de sus actos.

¿Ud. cree que el gobierno nacional tiene alguna responsabilidad en que haya gente que no quiere vacunarse?

En principio tengo que señalar que en el mundo existe un movimiento antivacunas, que se opone no solo a la vacuna contra el COVID, sino a cualquiera. En Argentina no es un grupo numeroso, pero tiene su presencia también.

Respecto de las responsabilidades le diré que sí, ya antes mencione la ejemplaridad como acto de comunicación, es decir, no es ejemplar andar por la vida diciendo una cosa y haciendo otra. Sin caer en lugares comunes ni tratar de apostar lo que ya está en la memoria colectiva, todo sabemos que mientras los argentinos estábamos en cuarentena, en donde se decidía la misma, estaban de fiesta. A eso le llamo yo incoherencia y ésta es el mensaje del que algunos se agarran para oponerse a la vacuna y muchos más para temerle.

A eso, tal vez, debería agregar otro hecho de suma gravedad y que agregó desconcierto social a la incoherencia gubernamental, cuando hubo la posibilidad de acceder a la vacuna Pfizer el propio gobierno se encargó de demonizarla, no por su eficacia en el tratamiento sino con falacias, supuestos y conjeturas que con el tiempo quedaron al descubierto. Tal vez si todo hubiera tenido un trámite normal, no se hubiera obligado al ciudadano a no elegir e imponerle una vacuna que en principio no gozaba de buena reputación científica y mucho menos política por el origen, muchos de los hoy negacionistas seguramente estarían vacunados.

No debo dejar de decir que, en otro sentido, menos simbólico, sí creo que el gobierno ha fallado mucho en el tema comunicacional. No hubo información permanente, completa y veraz, no hubo desde el principio datos abiertos que se difundieran de manera activa. Mire, en la Comisión de Salud, nosotros tenemos cientos de pedidos de informes que los senadores presentaron demandando respuesta sobre diversos puntos vinculados al manejo de la pandemia, y no pudimos lograr que la ministra de Salud asistiera a la Comisión a conversar con los legisladores.

Todas esas incertidumbres, claramente han influido en los niveles de confianza de la población. Afortunadamente, las sociedades científicas han contribuido a reconstruir la confianza y estamos logrando niveles importantes de adhesión, pero hay que trabajar más para que podamos tener rápidamente vacunados con esquema completo y dosis de refuerzo a la mayor cantidad posible. Las vacunas definitivamente salvan vidas y lo estamos viendo. Así que hay que promover esta estrategia como una necesaria responsabilidad que todos tenemos con el bien común.

Más artículos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo