Marcelino, recogeremos tu ejemplo

El Ministerio Sacerdotal siempre fue y será un lugar al que nunca he anhelado pertenecer. No me reconocería en sus rigores. En cambio siempre he podido estrechar vínculos de amistad tanto con un seminarista como con un Obispo. A lo largo de mi vida he conocido a muchos hombres probos, fieles a sus creencias, comprometidos con su fe pero que, lo más importante, nunca dejaron de ser hombres de carne y hueso, con defectos y virtudes, como cualquier hijo de Dios.

El sábado pasado (17 de setiembre) festeje, en soledad, el cumpleaños número 68 de un amigo, un amigo de esos que suelen tener hombros amplios, orejas dispuestas a oír siempre y el alma más pura que pude reconocer en un ser humano. Este amigo estuvo muy enfermo desde hace algunos años, mal que se agravó en 2011, le diagnosticaron un tumor maligno al que, con resignación, le presentó batalla, consiguiendo sólo un tiempo más de sobrevida.

El sábado, cuando cumplía 68 años, no pudo estar conciente de ello pues el viernes entró en coma, ayer domingo entregó su cuerpo para que esa pureza de alma iniciara su viaje hacia el encuentro con quienes le precedieron.

La verdad es que si el papel digital permitiera colectar las lagrimas como lo hace el celulósico, ahora estaría notando que la angustia de la pérdida se manifiesta como siempre lo hace, con conmoción y llanto.

La aventura de querer redactar un mensaje de reconocimiento a quien en vida ha sido ejemplar lo deja a uno sin aliento pues todo parece ser poco. Hasta aquí he podido manifestarme pero con la disconformidad de no poder decir más y más sobre alguien a quien se ha querido, a un amigo entrañable. Pero me encuentro en la encrucijada de querer decir y el deseo de no abundar en alabanzas hacia un hombre de la Iglesia que supo de entregas y presiones, entrega hacia los que menos tienen, hacia los que más han perdido, y las presiones propias de quien se dedicó a tratar de mitigar el hambre y la enfermedad con un gran compromiso.

Jujuy pierde a un gran hombre, a un gran Obispo, pero sólo lo dejará de ver manejando su camioneta, visitando enfermos, dando sus mensajes en cada misa ya que su ejemplo y entrega ha dejado huella y una enorme masa de cristianos que recogieron su guante, ese guante ha sido su obra pues significa que ha predicado de la mejor manera, con el ejemplo.

Marcelino, te despido con la congoja lógica pero también con la certeza que nos volveremos a encontrar, a cada quien le llega su tiempo y con seguridad, como a todos, también llegará el mío.

Que Dios te recoja en sus brazos y te acune como sólo un padre sabe hacerlo.

Gandhi

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.