Actualmente en Jujuy existen 12 Hospitales que cuentan con Centros de Atención Integral de Violencia Familiar

Jujuy al día® – El Jefe del Departamento de Violencia Familiar, Roberto Pizzolini, en declaraciones a nuestro medio expresó que “la violencia familiar es una realidad en la provincia de Jujuy” tras ser consultado por el incremento se las situaciones de violencia familiar en Jujuy respecto a  otros lugares de la Argentina.

En declaraciones a Jujuy al día®, Pizzolini manifestó que en nuestra provincia el flagelo de la violencia familiar está “naturalizado” y plantea algunas formas de luchar contra él. “Podemos decir que la violencia familiar es una realidad en la provincia de Jujuy, y que la frecuencia se mantiene estable”.

“Depende también de la disponibilidad del recurso humano en el momento para hacer el registro de las partes y para que se haga la derivación oportuna. Tiene mucho que ver con que la propia víctima se acercara espontáneamente a solicitar ayuda y eso tiene gran importancia, porque a través de la concientización, de la información que hemos brindado, que la violencia está entre nosotros, que esta naturalizada, la victima puede salir de esa situación y pueda vivir una vida mejor”.

Agregó que “hoy contamos con 12 Hospitales que tiene Centro de Atención Integral de Violencia Familiar, CAIVIF y además otras instituciones que brindan servicios. Esto hace que la víctima tenga recursos para poder informar la situación por la que pasa; no solamente trabajamos con el Hospital, nuestra obligación es el circuito sanitario en base a la estrategia de APS, donde el agente sanitario, la asistente social, los médicos del Centro de Salud detectan los casos y de ahí originan un flujograma para que llegue a los equipos de tratamientos”, explicó y añadió que “también hacemos interrelación y coordinación con el Ministerio de Desarrollo Social, con Justicia, con Educación, estamos permanentemente buscando la coordinación porque es un problema de todos”:

El Jefe del Departamento de Violencia Familiar de la provincia expresó que “todo hecho de violencia es grave de por sí y como va pasando el tiempo, la gravedad de la misma va creciendo en intensidad y se refleja con lesiones graves o muerte. La gravedad de la violencia familiar, y los casos de muerte, es algo de lo que no nos privamos en  Jujuy. La gente sabe que hay problemas de violencia familiar periódica, que corresponde a hechos crónicos que va creciendo en intensidad y frecuencia. Lamentablemente en esos casos no ha habido oportunidad de darle una mano, asesoramiento, contención a esas familias, no se han acercado a buscar ayuda”.

Añadió que “la mayoría de casos de muerte que tenemos en la provincia, casos de violencia familiar, no han sido asistido por nuestros servicios, eso llama a la necesidad todavía de que a pesar de todo lo que hicimos tenemos que llegar con más promoción, con más información y más con sensibilización, no solo a la víctima, al grupo familiar, sino a la comunidad toda que participe activamente en la denuncia, que no es un problema que se va a solucionar dentro de un hogar, a puertas cerradas, que le compete a esa pareja solucionarlo, sino que la violencia familiar es un delito gravísimo, en los cuales nosotros tenemos una responsabilidad social”.

Pizzolini explicó a nuestro medio que “los grupos vulnerables son blancos predilecto de la violencia; los niños y los adolescentes son un grupo muy selecto donde la violencia se ejerce de diversas formas: maltratos físicos, emocional, abandono, negligencia, y el abuso sexual que es una cruda realidad en la provincia y están a la cabeza, los chicos en primer lugar. La mujer es otra realidad, la mujer permanecía en la casa, soportaba el maltrato y la violencia durante mucho tiempo estando en un estado de indefensión que aprendió y dijo ‘de acá no voy a poder salir’, ‘le pegaron a mi mamá, a mi abuela, a mi vecina’, y ‘debo ser madre, debo ser esposa fiel y seguir así toda la vida’, con una estructura psíquica invadida. El ‘poder’ del hombre la vuelve sumisa, la anula como persona, la subordina, la denigra. Hoy la mujer ha tomado una actitud diferente, tiene un gran autoestima como para revelarse y buscar ayuda, quieren salir de la situación”, aseguró.

En relación a algunos de los factores de riesgo que pueden desencadenar estos hechos de violencia, Pizzolini señaló que “los factores de riegos son necesarios tenerlos en cuenta para toda esta problemática social, un factor de riesgo nos va a informar la necesidad de actuar en tal o cual circunstancia. Por lo general son factores individuales, factores socioculturales y factores familiares. La intolerancia al llanto de los niños, que esto no ha cubierto las expectativas puestas en él, o si es un niño que tiene una discapacidad, si es un ‘niño-problema’, son algunos de los desencadenantes de violencia en algunos ‘padres’. Lo importante como un gran factor de riesgo que hay que tener en cuenta ante el abuso sexual es la ausencia de la madre, la madre es la protectora activamente, si una madre no tiene la capacidad para proteger a su hijo por alguna circunstancia, por una incapacidad física o mental, porque está ausente por que se fue a trabajar, porque estudia y el niño está solo en circunstancia donde puede ser abusado, ese es un factor de riesgo importante”.

Agregó que “los factores que tiene que ver con la pobreza son factores de riesgos importantes aunque la violencia familiar se ve en todas clases sociales y por igual, el factor pobreza incide como un factor predisponente mayor que si a un papá no le dan una vivienda adecuada, no tiene un trabajo adecuado, tiene una familia numerosa, ese estrés y el alcoholismo son factores que potencian un agresividad, no la justifican, la potencian”.

Por último, el Jefe del Departamento de Violencia Familiar señaló qué debe hacer una persona víctima de violencia familiar de cual tipo, y reflexionó ante esta grave problemática, declarando que “cualquier persona, víctima o no, debe acercarse a nuestro  Centro de Asistencia o al Centro de Salud del barrio a buscar asesoramiento, lo puede hacer en el Ministerio de Desarrollo social a través del teléfono que está habilitado para tal fin”.

“Tenemos que hacer un cambio de actitud tanto personal como profesional, demoliendo los mitos, los prejuicios, los estereotipos que se manifiestan en una sociedad machista, patriarcal, androgénica, lo que significa Derechos Humanos, y sobre todo lo que significa seguridad de las personas”, concluyó.