Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

A un mes de la durísima derrota en las PASO, el gobierno de Alberto Fernández estaría denotando que su reacción posterior derivó antes en simulaciones políticas que en cambios verdaderos para enfrentar las demandas de la sociedad en las urnas. En suma, no habría existido una interpretación integral de las razones que condujeron al fracaso.

Las primeras pistas surgieron con los cambios de gabinete que forzaron aquella carta explosiva de Cristina Fernández. Entre varios, hubo tres reveladores. El arribo del caudillo tucumano, Juan Manzur, a la jefatura de Gabinete. El regreso de Aníbal Fernández, ahora como ministro de Seguridad. El despido de Nicolás Trotta en Educación y su reemplazo por un funcionario de la línea ministerial (Jaime Perczyk), como gesto tardío de reconocimiento por la horrenda estrategia educativa durante la pandemia.

Manzur despertó las primeras intrigas. Se trata de un dirigente del peronismo feudal, de pensamiento muy conservador, que pasó a ocupar un lugar clave en una administración que le agrada auto-titularse progresista. Y se embriaga con demasiados simbolismos. Aníbal acaparó la otra parte de la atención pública por una razón simple: cultivó durante los años de poder de los Kirchner (Néstor y Cristina) una pésima imagen popular.

La coronó con su derrota en Buenos Aires, en 2015, frente a María Eugenia Vidal. ¿Sería la del dirigente de Quilmes la figura adecuada para un gobierno que ahora en apenas 30 días debe recuperar millones de votos para dar vuelta la elección o, al menos, atenuar la caída?

Muchos exegetas del oficialismo explicaron el resurgir de Aníbal con tres fundamentos. Su presunto conocimiento en materia de seguridad, un vacío gigantesco de su antecesora, Sabina Frederic. De paso la posibilidad de esterilizar la pelea abierta desde el inicio del gobierno frentista con Sergio Berni, responsable del mismo ministerio en Buenos Aires. La segunda explicación se afincó en su fuerte personalidad, contrastante con la hibridez de la antropóloga. El tercer aspecto radicó en su capacidad de comunicación, concentrada erróneamente por el Presidente hasta la derrota electoral.

Sobre la cuestión específica, la seguridad, no podría opinarse en exceso. Salvo su interés por la criminalidad en Rosario, secuela trágica de la lucha de las bandas narcotraficantes. Igual, el aporte concreto resultó módico: el envío de 575 efectivos a aquella ciudad y a la capital de Santa Fe. Divididos en tres turnos, significan un refuerzo de 190 nuevos agentes recorriendo las calles.

Ni bien pretendió hacer valer su personalidad y el apego a las batallas que el Gobierno presume necesitar en tiempos de plena campaña, Aníbal mixturó un desastre político con un atropello. De otra manera no podría definirse el ataque contra Nik, el humorista y caricaturista del diario La Nación.

Cristian Dzwonik, el nombre de Nik, había criticado por redes sociales el plan electoral del gobierno de conceder subsidios, aumentos, jubilaciones y hasta pagar viajes de egresados para intentar remontar las elecciones el 14 de noviembre. Aníbal no sólo lo consideró un agravio. Le replicó diciendo que el colegio de CABA donde concurren las hijas del dibujante también recibiría subsidio. Lo menos grave, en este caso, fue la falsedad de tal información.

El ministro de Seguridad utilizó para su ataque, además, un mecanismo asociable a los grupos mafiosos. “¿La conocés? Si que la conocés…”, dijo veladamente en su tuit referido a la escuela judía ORT. Al final de ese texto insistió: “¿La conocés?” La alusión a las hijas de Nik resultó inconfundible.

Después sucedió lo previsible. Aníbal ensayó un pedido público de perdón que, si se lo observa bien, no sería tal. Porque no se admite con sinceridad la existencia de la amenaza. “Si te parece que lo que puse en Twiter fue una amenaza te pido disculpas”, escribió. No se trató del parecer de Nick, como adujo, sino de un apriete entendible para el más ingenuo de los mortales.

La irrupción de Aníbal Fernández produjo consecuencias internas y externas que el Gobierno no aguardaba. Menos cuando está en trámite de una recomposición política que le permita llegar con mejores posibilidades a las legislativas. Manzur se cargó la responsabilidad política del Gobierno. Calificó de “desafortunada” aquella acción del ministro de Seguridad. El candidato a diputado del Frente de Todos en Capital, Leandro Santoro, fue el primero en tomar distancia. Lidia en un distrito donde el kirchnerismo pierde terreno todos los días. La oposición exigió la renuncia de Aníbal. También algún pronunciamiento condenatorio de Alberto Fernández.

Fin de la pandemia y platita

La campaña electoral, entonces, empieza a virar en un momento en que el Gobierno parecía monopolizarla con su reparto de dinero y el final de las restricciones sanitarias. Como si la pandemia hubiera sido definitivamente batida. La Argentina tiene recién el 53% de su población inmunizada con dos dosis. La ministro de Salud, Carla Vizzotti, habló este martes mismo sobre la posibilidad de una tercera aplicación por la amenaza latente de la variante Delta.

El oficialismo supuso que todos los beneficios económicos que anuncia podrían mejorar el humor colectivo. Y ayudarían a la consolidación del tramo final de la campaña. Su observación de la realidad se estaría haciendo, como antes, también a través de una mirilla. No hay dudas que el descalabro económico-social fue determinante para el desenlace de las PASO.

Pero otras cosas echaron combustible sobre el fastidio social: el Vacunatorio VIP, la fiesta clandestina en la residencia de Olivos durante la cuarentena estricta, el desprecio por la educación. De allí que, tal vez, no alcance con la hojarasca de algunas disculpas de compromiso para hacer olvidar el último episodio de Aníbal.

Juntos por el Cambio, el ganador de septiembre, recién se estaba acomodando para encarar la campaña. Sólo el esfuerzo por mantener la unidad enmascara en la oposición algunas diferencias que persisten. Diego Santilli, por caso, debió buscar a Facundo Manes para las fotografías y los spots proselitistas que estaban demorados por la persistencia de tensiones internas.

Pero ocurrió lo imprevisto. O no tanto. Aquel desborde de Aníbal. Uno de los principales dirigentes opositores, que no es candidato, lo celebró con una frase mordaz. “De nuevo volvió Frankenstein para darnos una mano”, sentenció.

Eduardo van der Kooy

Fuente

A %d blogueros les gusta esto: