Fellner no da respuestas y se llama al silencio y los gremios de Jujuy decidieron endurecer las medidas

Jujuy al día® – Ayer, en Asamblea, los trabajadores estatales de la Intersindical decidieron dar continuidad al plan de lucha, rechazar los aprietes del Gobierno y las prácticas antisindicales con las que se intenta romper la huelga de los trabajadores.

Miles de trabajadores resolvieron, por unanimidad, Paro provincial de 24 hs. el miércoles 8 de octubre, con actividades en todas las localidades. El plenario decidió, también, pedir mediante notificación, que el Gobierno dé explicaciones o responda porque no cumplen con el acta acuerdo cuando reconocen públicamente que los trabajadores con 2 años de antigüedad tienen que pasar a planta.

El miércoles habrá volanteadas y permanencias en algunas reparticiones estatales, en tanto que se esperará que el Gobierno se siente con los trabajadores a dar respuestas a los pedidos.

El plenario, realizado en el club Cuyaya, también faculto a la Intersindical a endurecer el plan de lucha en caso de no haber repuestas al finalizar esta semana.

Tres puntos del reclamo

En primer lugar, el Gobierno sigue sin cumplir el acta acuerdo firmado en 2013, que tiene que ver con la desprecarización laboral y pase a planta permanente de los trabajadores provinciales y municipales

El segundo punto es el pedido de un tercer tramo de aumento salarial que permita equiparar la inflación, ya que a esta altura del año es superior al 28 %, en tanto que el punto 3 es la eliminación de los topes para el cobro de la asignación familiar, ya que los trabajadores pasaron a cobrar menos asignación con el último aumento de junio.

El plenario expresó el unánime repudio a la práctica antisindical del Gobierno, con la que quiere callar la protesta de los trabajadores y se rechazó los aprietes en los lugares de trabajo, resolviendo que las medidas van a continuar hasta que haya soluciones y no nos van a sacar de la calle.

El Gobierno intenta romper la legítima huelga, contratando servicios de limpieza privada, para reemplazar a los trabajadores en lucha.