Terminar de rescatar la Plaza Belgrano, es una deuda del Estado

Como ciudadano jujeño, desde estas líneas, quiero contribuir con mi granito de arena a que, el hábitat donde transcurren los momentos de nuestras vidas de jujeños que amamos a nuestra querida ciudad, día a día mejore para alcanzar aquella tranquilidad espiritual que todo ser humano merece, desde el más humilde hasta el más notable, ya que, por los espacios que nos brinda la preciosa naturaleza de nuestro suelo, hace que nos encontremos en cada lugar como fue desde los primeros tiempos de la fundación de nuestra ciudad, las familias. Concretamente, me refiero a nuestra querida, distinguida, histórica y notable Plaza Belgrano, hoy casi sin alegría, entre otras cosas, por la ausencia de las clásicas retretas que en gran parte fueron la admiración de los visitantes-turistas en la antes “Tacita de Plata”.

De necio sería, no reconocer los cambios introducidos, en cuanto a la reposición y aumentos de asientos, la nueva fuente, el cambio de iluminación, el aumento de bebederos para la gente etc. Pero, algunas imágenes y conductas negativas siguen perdurando y dañando este espacio histórico-publico por individuos que con total desparpajo muestran conductas que no coinciden con nuestra cultura a la vista de los propios que deben conservar y mantener en condiciones el espacio para el paseante. A esto, se agrega la ausencia policial para evitar, prevenir conductas de pocas virtudes ciudadanas. Sería harto enumerar los hechos, pero en los más reiterados se ha visto, gente desaprensiva que en determinada hora (de siesta y en la noche) sacan a sus mascotas a defecar sin proceder a levantar tal deposito, pese a que esta reglamentado tal actitud. Paseadores de perros, que hacen tomar agua en los bebederos donde la misma gente ingiere agua. En el mismo sitio, algunos cirujas, lavan sus prendas con total desparpajo e incluso haciendo secar sus ropas en el pasto como si estarían en una playa. Días pasados fui testigo que una señora con sus dos niños, querían tomar agua, y un imprudente no les dio lugar. Pues puse en aviso a la policía central y allí procedieron. Algunas imágenes frecuentes es que, los arboles, son usados como orinaderos a vista de todos, sin interesarles que circulan menores que van y vienen a establecimientos educacionales y no merecen ver estas imágenes de algunos vagabundos o caminantes alcohólicos. El “manterio” de los artesanos que no expenden productos de nuestra región y cultura, y que desgraciadamente, en esta ciudad ha avanzado en demasía, seguramente no son contribuyentes como aquel vendedor que ocupa un espacio con su carrito debidamente autorizado. Más vale no tocarle con un pie su “manta” porque al descuidado ciudadano, se le reprocha con palabras que dicen ser de “derecho constitucional” su actividad. En fin, todo esto y más ocurre, porque, ya no existe la figura del “placero”, aquel personaje que corregía todas estas inconductas y la plaza brindaba otra imagen. Claro, aquello fue lo de la vieja “Tacita de Plata” que hoy en día está camino a deformase totalmente por la falta de políticas del mismo estado provincial y municipal. Y en esto, el Estado es uno solo, desde el placero, el policía, el ordenanza, los empleados públicos, el intendente hasta el gobernador. Nosotros los contribuyentes merecemos otro trato, un trato que nos lleve a vivir en concordia. Ya nuestra plaza, no debería ser tratada como desde 1985, para reclamos sociales con desbordes, destrozos, acampes que nada bien le hacen a la imagen de la provincia y que cada vez que ocurre queda un desastre con una imagen muy pésima para los pocos turistas que nos visitan de paso. Porque hasta eso ha disminuido, y eso es un capital que se nos va. Muestras? Varios hoteles cerrados. Mucha gente sin trabajo en la gastronomía. Empresarios que apostaron a Jujuy y ahora siguen emigrando a otras provincias. Cada vez más locales comerciales “en alquiler” y para colmo, la “economía no registrada” conviviendo con el contrabando en aumento por falta de acción y control de los entes oficiales del mismo estado, casi como blanqueando (por la inacción) toda este daño que se le está ocasionado a la provincia y nuestra gente que regularmente cumple con sus obligaciones impositivas. La ocupación de los espacios públicos, plazas, peatonal, veredas etc, se ha hecho una constante anarquía.

En otros tiempos, nuestra plaza, desde su creación fue el lugar más importante para el encuentro de nuestra comunidad, antes que nada, un lugar para ejercer la socialidad propia del vivir en ciudad, es decir, la experiencia del otro, su proximidad vecinal. Es el lugar natural de encuentros ciudadanos de todo carácter espontáneo u organizado y lo que es realmente importante, donde todos tenemos la posibilidad de juntarnos sin distinción de posición social, ideológica, política o religión. La plaza debería continuar siendo un lugar de placer y paz y si se encuentra forestada, con jardines cuidados, buen pasto y cuidadores-protectores constantes, estaremos contribuyendo al equilibrio del ecosistema urbano y humano en sus aspectos ambientales. También debemos recuperar para que sea una constante, las retretas musicales de otros buenos tiempos. Es llamativo e incomprensible que, habiendo tres bandas musicales con excelentes formación, la del Regimiento 20, la de la Policía y la Banda Municipal, no tengamos retretas los fines de semanas, viernes, sábado y domingo, más en tiempos de vacaciones donde al turismo sería oportuno mostrarles nuestras habilidades musicales, dándoles lugar también en forma combinada a nuestros artistas del canto y danza regional. Si hay que abonar suplementos laborales u horas extras se debe disponer. Los turistas cuando visitan un lugar, quieren conocer lo natural lo regional. No se entiende algunas veces como el estado, gasta enormes sumas de dinero para cubrir espectáculos o eventos que no son de nuestra gente ni la favorecen, cuando en realidad, tenemos valores en el arte musical, de una enorme valía y que no reciben el apoyo del estado. En adelante, sería oportuno ir pensando con más localismo y más pertenencia y sentirnos orgullosos de vivir en una provincia con tanta riqueza histórica que casualmente parte de ella, fue protagonizada por patriotas, soldados y civiles en la plaza que hoy es parte de este comentario y que debemos cuidar, caso contrario se convertirá en un patio trasero solo para juntar basura.

Fdo. Jorge Abraham Casiva-DNI 7289506-