Votemos con libertad: Ni el futuro está escrito, ni vamos a dejar que lo escriban por nosotros, Jujuy será lo que queramos los jujeños

Hugo Calvó - Director de Jujuy al día®La suerte está echada, ya faltan pocas horas para que los jujeños elijamos a nuestros representantes nacionales, provinciales y municipales. Lo que sí hay que tener muy en cuenta es eso último, que elegimos a “nuestros representantes”, lo que equivale a decir a aquellos que son y piensan como nosotros, como nuestros padres, como nuestros hermanos y, tal vez, como nuestros hijos. Es más, se podría aplicar la primera persona y decir: el que pienso que es como soy yo. Y bien, aquí es donde comienza la tarea de reconocernos para después saber a ciencia cierta, con convicción, quien se nos parece. Todos debemos mirarnos en el espejo, por incómodo que resulte, y preguntarnos si somos coherentes, comparando lo que exigimos con lo que hacemos.

Algo rebuscado puede ser preguntarnos si somos súbditos o ciudadanos: Tal vez resulta más cómodo ser “súbdito” que “ciudadano”. Un súbdito obedece, se deja llevar por la corriente y, quizá, como mucho, se enoja de vez en cuando y sale a la calle a decirlo. Un “ciudadano” reflexiona críticamente sobre lo que hay a su alrededor, participa en el tejido social, toma iniciativas de mejora en su entorno, vota no tanto por inercia ideológica como por convicción democrática, cumple las leyes y exige que se cumplan, colabora para preservar la convivencia y, en fin, interviene en la construcción de su ciudad, de su provincia.

No es probable que los jujeños seamos súbditos ni que lo quisiéramos ser, aunque si no cumplimos con las características básicas que ser un ciudadano implica, entonces sí seremos, por la eternidad, mentalmente súbditos y no de una monarquía sino de grupos de poder que nos avasallan desde hace mucho tiempo, con permanentes promesas de futuro, de cambio y hasta nos dicen querer ir por más, o por todo, sin aclarar si es un ritual escénico o se hablan a sí mismos.

Siendo ciudadanos y eligiendo a quienes son nuestros pares podremos, tal vez, conseguir una legislación que obligue a cumplir con la promesas de campaña. Si somos súbditos, sólo acataremos mansamente y miraremos hacia abajo en señal de que entendimos que esa fue una mentira más de las que hemos escuchado tantas pero que nos resulta cómodo aceptar, total, siempre estará la queja estéril de los café o los encuentros entre pares y, a veces, de la calle.

Tenemos este domingo 27 una nueva oportunidad de decir con voz bien alta y estruendosa, y con el voto, que los convidados son ellos. Sólo pensemos que las oportunidades hay que pensarlas, para luego entregarlas. Pensemos que los partidos no se tienen que entender como una religión, sino como un instrumento. Porque el futuro no está escrito y no debemos dejar que alguien se arrogue la potestad de escribirlo por nosotros. Jujuy debe ser como nosotros los jujeños queremos que sea y no que nos impongan desde otro lado, con ideologías o costumbres extrañas a nuestra cultura, a nuestra forma de ser, sino como nos reconocemos mejor, respetando nuestros valores y exigiendo que sean respetados por todos aquellos que llegan creyendo que somos incapaces de ser, de querer ser como nos educaron nuestros padres, orgullosos de ser jujeños.

Es posible que el factor que nos une sea la exigencia de más representación, más capacidad de decisión y más poder en manos de aquellos que sean como nosotros, y nosotros no somos corruptos, ni violentos ni necesitamos modelos o recetas que idearon otros que ni siquiera saben dónde queda Jujuy.

El ciudadano jujeño debe tener claro ahora que la representación es nada más y nada  menos que una realidad que se nos devuelve como un espejo, y que la racionalidad siempre evitará que, según un viejo principio, cuando uno quiere a alguien le perdona todos sus defectos, pero cuando no lo quiere, no le perdona ni sus virtudes. Seamos racionales y pongamos las cosas en su lugar. Recordar que estamos ante un fin de ciclo del oficialismo nacional, cosa que ata a todos sus satélites provinciales y municipales, es parte de la racionalidad que sugerimos cuando decidamos el voto pues es evidente que cuando algo culmina, algo comienza y es más natural vincular la esperanza y el futuro a algo que nace que a algo que perece.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día®

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.