Pobreza en Jujuy: cada vez son más las personas que salen a la calle a pedir comida

Jujuy al día® – El flagelo de la pobreza nos afecta cada vez más a pesar que, a través de cifras oficiales, se quiera negar la realidad y la miseria que muchas personas atraviesan y que a lo largo de los años se profundiza. Jujuy no es la excepción, ya que esta situación es palpable, visible principalmente en las principales ciudades.

Basta caminar por las calles de nuestro centro y ver las personas en situación de calle o que piden limosnas en las esquinas, o los chicos que realizan malabares en los semáforos, o los que limpian los parabrisas de los automóviles.

¿Eso no es un indicador de la pobreza jujeña?

Sin embargo nuestro medio recorrió algunos comercios dedicados a la venta de alimentos para saber cuál es la realidad que ellos advierten.

Casi en el 100% de los casos, por ejemplo en panaderías, indican que mucha gente viene noche tras noche a solicitar el pan que no han vendido en el día.

Pero a estas personas “frecuentes” se han sumado nuevas familias, niños que se acercan a pedir lo que les haya quedado de la jornada laboral.

Lo mismo sucede en negocios de venta, por ejemplo, de fiambre y sandwicherías, tanto del centro, pero principalmente de los barrios periféricos de nuestra capital, donde van a pedir las sobras y donde, según manifestaron los comerciantes, “parte el alma ver la cara de hambre de estas personas”.

[pullquote]“Es inevitable pensar que, por ahí, esta es la única comida que tienen en el día. Es algo muy fuerte por más que ya se esté volviendo cada vez más habitual”, relataba un comerciante. [/pullquote]

En otro sector donde se ven hasta familias en busca de alimento es en las zonas de los mercados, principalmente en el Mercado de Concentración de avenida Almirante Brown.

Luego de una jornada de venta, las personas que venden verduras y frutas, se dirigen a la parte posterior del centro comercial y vierten en grandes contenedores  alimentos que no han sido vendidos por diferentes razones.

A pesar de esta habitual tarea, decenas de personas, familias, abuelos, van a revolver esas “sobras” que muchas veces terminan siendo verduras en mal estado, para poder seleccionar lo mejor y poder llevarse a su casa algo para alimentar a su familia.

[pullquote]Esta grave situación, que es la realidad de todos los días para cientos de jujeños, es totalmente negada por el gobierno de Eduardo Fellner. [/pullquote]

Otro indicador de esta lamentable situación que se vive en nuestro querido Jujuy, son las personas que salen con sus carritos impulsados con bicicletas por la noche de Jujuy en busca de recolectar cartones.

Este andar es apreciable cada vez que cierran los comercios del centro y dejan en sus puertas las cajas de productos que comercializan, los que son seleccionados y cargados por jujeños que los trasladan para poder venderlos y tener algo de dinero para comprar víveres para su familia.

Ni mencionaremos la gente que todas las noches recorren las calles céntricas de San Salvador de Jujuy revolviendo la basura en busca de comida. Escena que se repite noche tras noche a metros de nuestra Casa de Gobierno y que, lamentablemente, ya se ha vuelto una rutina para los más desafortunados, y una cuestión desatendida más para el gobierno de Eduardo Fellner.

Solo queda decir, si esto no son indicadores de pobreza ¿cuáles son? Esta pregunta debería ser contestada por las autoridades provinciales, que desde hace 16 años, y más, gobiernan esta provincia que hoy está sin rumbo.