Según la diputada Altamirano la falta de un protocolo de acción para abortos no punibles incide en el crecimiento de abortos clandestinos en Jujuy

Jujuy al día® – La diputada radical Beatriz Altamirano, en diálogo con nuestro medio se refirió a la falta que existe en la provincia de un protocolo de acción para casos posibles de abortos no punibles, lo cual daría cumplimiento a un fallo de la Corte Suprema que data del año 2010, y brindaría una herramienta fundamental para combatir este gran flagelo en nuestra provincia.

Indicó que tener un protocolo de acción de este tipo es fundamental para velar por la salud de la mujer y erradicar las prácticas clandestinas que causan la muerte a jóvenes mujeres en nuestra provincia.

Al respecto, Beatriz Altamirano brindó un panorama de los aspectos legales que llevaron al fallo que hasta la fecha, según la legisladora, Jujuy no cumple.

Altamirano comentó que “nosotros tenemos un Código Penal vetusto que data del año 1920 y en el cual el aborto es ilegal, salvo los supuestos del artículo 86 que dice cuales son los abortos no punibles, el terapéuticos y el eugenésico. En el caso del terapéutico, dice textualmente, ‘se ha hecho con el fin de evitar un peligro a la vida o salud de la madre y si este peligro no pude ser evitado por otros medios’”.

Continuó “este articulo ha sido objeto de múltiples problemas en la vida de las mujeres, en los hospitales, para los médicos y ha tenido una evolución porque se decía que el articulo era inconstitucional sin embargo todos los planteos de inconstitucionalidad fueron rechazados. Había que probar que el peligro de la vida de la madre era grave mientras tantos las mujeres se morían. En ningún momento habla de peligro ni gravedad, pero entiendo que el termino es amplio pueden tener un concepto distinto tanto los médicos como los jueces”.

“Entiendo que cuando se habla de salud se infiere que es la salud física, sin embargo según la Organización Mundial de la Salud, la salud es un estado de bienestar físico, psicológico y social, por ello cuando se habla de salud debemos inferir a estos tres tópicos porque muchas veces el peligro de vida de una mujer no pasaba por una cuestión física si no emocional, una mujer que tiene un problema psicológico o psiquiátrico consideraban que no estaba contemplada, pero hoy esas barreras van cayendo”.

La legisladora expresó que “en el caso de los abortos eugenésicos, lo manifiesta el inciso 2 cuando dice ‘si el embarazo proviene de una violación o de un atentado al pudor cometido a una mujer idiota o demente’. De por sí ya las palabras resultar horrendas. Este inciso es el que llevo a los mayores problemas ya que únicamente prevé el aborto no punible en el caso de la mujeres, hablando en otra terminología, con capacidades diferentes, pero qué pasa con las otra mujeres víctimas de violación que pedían realizarse el aborto porque no querían tener el producto de una violación, y por supuesto que los médicos sistemáticamente se negaban a practicarlos por lo que volvió a recurrir a instancias judiciales, con el tiempo que eso implica, o bien recurría a métodos en los que ponía en peligro su vida, o tenía que tener a ese bebé producto de una violación”.

Prosiguió “esto fue así hasta que el fallo conocido como ‘AF: sobre medidas autosatisfactivas’ del 2010, donde la Corte Suprema da 4 pautas. La 1º dice que ni la Constitución ni los tratados de Derechos Humanos, no solo no prohíben la realización de este tipo de aborto si no que impide castigarlo”.

Agregó “en 2º lugar indica que los médicos no deben pedir autorización judicial, ese es el gran tema, podrán tener su objeción de conciencia, su juramento hipocrático, pero que pasa, no hay que ser hipócritas, porque esto pasa con las mujeres pobres, forma parte de lo que llamamos ‘femenización de la pobreza’, porque la mujer que tiene dinero va a un médico especialista que no tiene ningún tipo de objeción de conciencia y se lo practica pero una mujer pobre no va a esos médicos sino al hospital donde empieza el derrotero, por eso este fallo dice que no deben pedir autorización judicial tiene que pedir un declaración jurada de la mujer o su representante legal que diga que fue producto de un violación”.

Indicó que este fallo rector “también dice que la justicia tiene la obligación de garantizar y su intervención no debe ser un obstáculo. Si la mujer va a la justicia y se abre un procedimiento, tiene que resolverse. Y finaliza exhortando a las autoridades nacionales y provinciales a que tengan un protocolo sobre el aborto no punible, que es lo que no tiene la provincia de Jujuy”, sostuvo.

Recalcó que “no hay un protocolo en nuestra provincia, sabemos la situación de los hospitales, sabemos que los quirófanos están permanentemente ocupados por pobres mujeres que se realizan los abortos por medios donde ponen en peligro su vida, por lo que llegan al hospital muriéndose y obviamente ahí si deben terminar con la intervención”.

Acerca de las estadísticas de abortos realizados o mujeres que fallecen productos de infecciones por la realización de abortos clandestinos, la legisladora mencionó “no tengo las cifras y estoy peleando bastante con el tema porque no se dan a conocer cifras de la cantidad de abortos que se realizan, cuando uno conoce que por día en el hospital hay tres quirófanos ocupados por mujeres que llegan moribundas a las que hay que terminar el procedimiento si no se mueren”.

Sobre la falta de este protocolo de intervención en Jujuy, Altamirano expresó “esto nos preocupa porque el fallo que es clarísimo, habla de que las autoridades nacionales y provinciales tienen que tener este protocolo y Jujuy no está cumpliendo con este fallo rector”.

Añadió “el hecho que no haya un protocolo se deben plantear este tema, los médicos y las objeciones de conciencia, cuando se hacen, si se hacen, o si esto lleva a judicializarlos mientras que si hay un protocolo seria una cuestión más fácil, un medico podría responder con mayor precisión lo que es un protocolo de aborto”.

Respecto a las razones por las cuales Jujuy no cuenta con este protocolo, Beatriz Altamirano manifestó “porque en materia sanitaria no se están haciendo las cosas bien en general, en materia de salud hay graves falencias, el tema de los abortos es uno de los temas de los tantos que no se ocupan”.

JUJUY AL DÍA® consultó a la legisladora provincia si estima que la falta de un protocolo de acción para estos casos generado por el gobierno, lo único que produce es que proliferen la clandestinidad de estas maniobras y la muerte de las mujeres, Beatriz Altamirano sostuvo que “sin lugar a duda, ayudaría muchísimo tener un protocolo que sea rector como el fallo, pero deben tener en cuenta que nadie sale a hacerse un aborto alegremente”.

Explicó “esto me hace acordar cuando se debatió la ley sobre el divorcio donde uno de los argumentos era que si se aprobaba la ley la gente iba a salir a divorciarse alegremente y no fue así, la gente salió a regularizar su situación, no aumentó el número de divorcios, porque una ley no lo aumenta, no genera conductas, las conductas nuevas deben ser contempladas en el derecho”.

Agregó “en esto es lo mismo, garantizar abortos con seguridad no significa que la mujer va a salir a abortar ni que habrá un mayor número de abortos. Los abortos existen, no podemos negarlos y generalmente terminan en un hospital donde le salvan la vida a una mujer”.

Para finalizar, nuestro medio, consultó a la legisladora provincial sobre su consideración hacia la educación sexual, bastión principal para evitar embarazos no deseados que pueden inferir en una práctica abortiva, Beatriz Altamirano expresó “un día leí un lema que dice todo: ‘educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir’. En general en toda en toda la Argentina si habría una buena educación sexual en los colegios, con información a través de todos los medios, no estaríamos hablando de abortos, hablamos de aborto porque no hay una buena educación sexual, tenemos que hablar primero de la educación sexual y se terminaría la discusión del aborto”, concluyó.