Delitos Lesa Humanidad: revés para la defensa: Rechazan la recusación del Vocal Dr. Daniel Morín

Jujuy al día® – El Tribunal Oral Federal (TOF) rechazó la recusación al vocal Dr. Daniel Morín, planteada por la defensa de los acusados Eduardo Bulgheroni y Mariano Braga. En esta audiencia de debate testimoniaron seis testigos, entre ellos dos testigos víctimas, familiares, un agente de la Policía de la Provincia y del Servicio Penitenciario, todos propuestos por el Ministerio Público Fiscal.

La Dra. Fátima Ruiz López, asistió a la audiencia por video conferencia desde el Consejo de la Magistratura,  también  estuvo conectado por el mismo sistema el imputado Antonio Vargas desde la unidad Penal de Ezeiza.

RAÚL BARTOLETTI: “Este es un humilde homenaje a mis compañeros con quienes peleábamos por la justicia”

El primer testimonio fue el de Raúl Bartoletti, quien sufrió dos detenciones, la primera fue de una semana en el departamento  Central, la segunda detención fue el 4 de agosto de 1976 arrancado desde la casa de los padres, fue llevado vendado a la Seccional del Ingenio Ledesma, después al Centro Clandestino de Detención (CCD) de Guerrero, de ahí a la Central de Policía, luego al Servicio Penitenciario de Gorriti y posteriormente trasladado a la Unidad 9 de La Plata.

En cuanto al penal de Gorriti dijo que el trato en esa unidad era menos violento comparado con la situación al CCD de Guerrero. En Gorriti, destacó la actitud de un penitenciario que “nos daba unos minutos en el baño y para nosotros era un gran gesto” recordó el testigo. En esta unidad estuvo hasta el 7 de octubre, día de su cumpleaños, y luego fueron trasladados junto a un grupo de compañeros a la unidad de La Plata.

“En Gorriti no me golpearon, estaba alojado en la planta baja del penal”, recordó. En ese pabellón estaba detenida gente  de Libertador General San Martín, que no eran de la Noche del Apagón sino de antes del 24 de marzo, explicó. Entre ellos vio a Weisz, Alfaro, Cáceres, Saman con quienes compartieron el pabellón.

Bartoleti dijo “no tuve interrogatorio”. En Gorriti dormí vestido hasta que nos hicieron el traslado, por el temor de haber estado en Guerrero, relató ante el TOF. En una parte de su declaración dijo que cuando declaró antes en la sala de audiencia en los Juicios por la Verdad, “era una instancia distinta. Ahora veo un gran respeto al testigo, en la otra oportunidad era como acusado. Estar sentado acá es una mezcla de muchas emociones, luego de estar en Guerrero cuesta creer que un ser humano llego a un estado de deshumanizar a la persona. Con métodos para someter a una persona”.

Expresó que en Guerrero se escuchaban “gritos permanentes, torturas, simulacros de fusilamiento, estuve vendado y atado. Por un simple hecho como joven idealista que persigue el bienestar para todos, vida digna, estudio, Guerrero fue una experiencia cruel todos los que pasamos por ahí, me corresponde decir la verdad. Y por eso acudí hoy acá, que el TOF me permita este humilde homenaje a mis compañeros: peleábamos por la justicia”.

En Guerrero permanecí  todo el tiempo tirado en el piso, soportando frío, recordó el testigo: “Esa noche que llegamos, me dijeron: no tenés nombre, ahora tenés un número. Una persona siniestra recibió al grupo de detenidos de la noche del Apagón, el Capitán Jones Tamayo, con un látigo de hilos de acero en la mano, este represor está prófugo de la justicia, este personaje no tiene la voluntad de someterse a la justicia”.

“Este sujeto, Jones Tamayo, preguntó por Jhony Vargas Orozco a quien le dio azotes hasta dejarlo sin aliento. Ese látigo lo sufrí  cuando quise ir al baño”, agregó.

“Fue muy cruel, muy fuerte la detención en Guerrero y La Plata, Gorriti fue como una transición”.

En Gorriti, los detenidos estuvieron incomunicados, pero gracias a los familiares de los detenidos tuvieron contacto con las familias. En La plata si tuvo visitas y recién contacto directo con su familia. “Mi familia desde primer momento trato de ubicarme, pero en esa búsqueda eran amenazados”, explicó.

En la recepción del penal de Gorriti

“Estaba en una etapa para sobrevivir, tenía las defensas bajas. Fue un mecanismo de defensa, no preguntaba nada, para evitar la tortura y el terror. Los únicos nombres que registre fue de Jones Tamayo y del Jaig”

En la Central de Policía, recordó Raúl, les sacaron las vendas y las sogas de las muñecas que las tenían perforadas  “es allí donde conozco la fecha. Nos sacaron fotos, huellas digitales”.

La fiscalía le pidió si podía ubicarse en el plano de la Central de Policía y explicar ante el TOF donde estuvieron detenidos. Relató que ingresaron por calle Alvear, los bajaron en una galería que actualmente esta conservada, explicó el testigo, en esa galería esperaron, había una mesa y una máquina de escribir.

El traslado a La Plata fue realizado por el Servicio Penitenciario de Gorriti desde la celda hasta la puerta y el personal del Ejército hizo el traslado hasta el aeropuerto.

“Mi bautismo de vuelo”

El testigo contó que el traslado hacia La Plata fue violento, “fue mi bautismo de vuelo”, dijo, y describió que viajaron atados con grilletes, uno al lado del otro con la cabeza abajo y que ese traslado lo hicieron los gendarmes quienes los hacían cantar y los golpeaban de tal forma que uno de sus compañeros tuvo que ir directo a la enfermería.

Una vez que llegaron, recién pudo hablar con sus compañeros detenidos: “Cuando llegamos íbamos en un celular, no sabíamos dónde nos llevaban. Al llegar a esa unidad, vimos una fila del Servicio Penitenciario y personas de guardapolvo  blanco que también eran guardiacárceles.

Nos descienden del vehículo y nos hicieron el pabellón de la muerte, nos golpearon patadas, trompadas, pasábamos corriendo. En ese correr compartí celda con el Dr. Aredes, en ese momento, el grupo de jujeños, detenidos, estaba en esa ala”

Aredes asumió un rol paterno y me protegió

“Con Aredes charlábamos un poco sobre el traslado, y un poco la experiencia. Muy sutilmente siento que asumió, un rol paterno y me protegió” dijo Bartoletti por Aredes. “Me impulsó para que estudiara. Aredes tuvo una etapa de refugio en la espiritualidad, leía la Biblia”.

También, el testigo recordó que durante su detención vio a Weizs, quien paseaba a su hija menor en el penal “yo le cantaba y él se acercaba para que escuche la niña”.

Raúl obtuvo la libertad en agosto – setiembre de 1977. El Poder Ejecutivo Nacional había librado orden y se efectivizó en unos meses.

GERONIMO LAMAS: “Me detuvieron de upa”

Fue detenido en enero de 1976, contó que lo detuvo Emiliano Portal, porque decía que andaba en reuniones. “Me llevaron a la seccional 12 de Tumbaya, luego unos gendarmes lo llevaron a Humahuaca, de allí a la Policía Federal y a Gorriti posteriormente.

Estaba incomunicado, en la Central de Policía dijo que fue interrogado “poco y nada”

En el penal de Gorriti, Gerónimo vió uniformes verdes. Cuando le preguntaron por el motivo de la detención dijo “estuve detenido de upa”, nos tenían como animales, un guardiacárcel nos daba una lata para orinar en la celda”

Cuando sale en Libertad, compañeros de Tumbaya que habían recuperado la libertad le dijeron que el Teniente Bulgheroni los había golpeado en la Central. Los compañeros le decían que Bugheroni hacía lo que quería, “éramos corderos de ellos”, Bulgheroni le dijo en la celda ¿vos que esperas?, espero irme, le contesto Lamas, ¡Vas a ir a un 1 metro bajo tierra!, le contestó Bulgheroni.

Ante las preguntas de la fiscalía sobre si reconoció a algún militar dijo “Ellos tenían el fusil en el pecho, no podías decir nada” relató al tribunal.

En Gorriti destaco que un celador Sánchez les abría la puerta para que hablaran entre los detenidos y ahí vio al grupo de Tumbaya: Ramos, Lacsi, Guerra, Flores entre otros y sobre Santiago Aban dijo que estuvo detenido y hoy está desaparecido.

ROSALIA TOCONAS: Braga ordenó la detención de mi padre

Hija de Elías toconas, desaparecido de Tumbaya, fue un testimonio conmovedor, ya que Rosalía tenía 3 años cuando su padre fue detenido.

Recordó que su padre fue detenido en el mes de setiembre-octubre de 1976 en Tumabaya, “yo era chica, nos sacaron los señores Soto y Chauque. Estando en brazos de él- por su padre- en el campo. Me trajeron a Tumbaya,-con su abuelo. No me querían dejar” dijo la joven con mucho dolor.

La policía buscó a su padre en Tiraxi Chico, entraron al puesto y lo detuvieron.

“Mi abuelo me contó que desapareció mi papá” se quebró,  pido justicia.

Contó que luego de la detención, su abuelo, Teodoro Toconás, lo buscó en Volcán, preguntó, fue al penal, no lo vio, no supo nada de él y que en esa búsqueda lo amenazaron: “Si Ud. sigue molestando, va a caer también” le dijeron.

Rosalía dijo los vecinos le contaron que “lo llevaban apuntando con el arma en Tumbaya, en medio camino, yo lloraba, y me querían matar”. Su abuelo le contó que fue orden de Braga la detención de su padre.

MARTINIANO MAMANÍ: “A mi hermano le decían que era preso político”

En cuarto lugar declaró Martiniano Mamaní hermano del detenido desaparecido Rosa Santos Mamaní, quien manifestó que al momento de la detención de su hermano no estaba presente pero que si estaba su padre quien luego le contó lo ocurrido en ese momento. Dijo que a Rosa Santos Mamaní “lo detuvo la policía y le dijeron que era preso político”.

“Lo visitamos cuatro veces a mi hermano, hasta julio de 1977, después le dijeron a mi Sra que le iban a dar la libertad, que lo esperemos a la salida del penal a las 21 o 23 hs y estuvimos allí pero no salió. Volví a mi casa, pero no ví nunca mas a mi hermano”.

ORLANDO ALFARO: “Por el pasillo pasaban personas que parecían detenidos”

Luego declaró Orlando Alfaro quien trabajaba en la Policía de la Provincia, en la Central, en el Departamento de Logística, su testimonio fue confuso, dijo no recordar algunos hechos por los que se le preguntaron, dijo que su superior era el Comisario Jaig.

Después recordó que cumplía funciones en Coordinación y Enlace del Comando Radioeléctrico al mando de Jaig. Al ser preguntado por el año en que ingresó a trabajar dijo no recordar claramente y luego dijo que en el año 1973, y que cumplía siempre tareas administrativas durante el golpe militar.

“Yo veía que por el pasillo pasaban personas que parecían detenidos, antes y después de golpe, los ingresaban por jefatura hasta oficina de antecedentes”.

Cuando se le preguntó a Alfaro si sabía acerca del Área 323 dijo que “era una zona restringida nadie podía pasar, yo no ví nunca entrar a nadie a ese sector restringido”, luego agregó que tampoco podían ingresar a la oficina de Jaig.

ADRIÁN LIQUIN: “Había detenidas en la enfermería, después las trasladaban al Buen Pastor”

Liquín trabajó en el Servicio Penitenciario durante 1976 y contó que si conoció al imputado Antonio Vargas que pertenecía al Ejército, y que aplicaba la misma ley que en 1978 de ingreso y egreso de detenidos al penal, y que esa situación era normal.

Dijo que prestó servicios en el Pabellón 5 que se ubica al fondo del edificio, “yo hacía control interno, habían tres celadores, los detenidos tenían una rutina de aseo personal, desayuno, enfermería, también sacaban a los detenidos al hospital o al neuropsiquiátrico a las 8 hs, a las 9 hs los sacaban al patio, también habían talleres de carpintería, etc para los internos”.

Liquín dijo no recordar si se hacían traslados de detenidos, se le leyó una nota en el libro de novedades del penal de esa época donde se menciona el traslado de detenidos al RIM 20 y volvió a repetir que no recordaba, a pesar de que según lo que declaró, él llevaba los libros de novedades.

Al ser consultado si recordaba los nombres de sus superiores dijo no acordarse, que el Subdirector en esa época era Bellido.

Luego se le preguntó si había visto mujeres detenidas “había mujeres detenidas en la sección enfermería, yo no las ví, me contaron, no era normal que lleven mujeres allí, después las trasladaban al Buen Pastor”.

Al momento de finalizar la audiencia, Ricardo Vitellini, defensor del represor Mariano Rafael Braga hizo una serie de presentaciones documentales al tribunal, y pidió que se incluyan testimonios de: Jorge Rafael Videla, Martínez, Alais (perteneciente al Área 321 de Tucumán), Albornoz (Subjefe de policía de Tucumán), entre otros, cuyos testimonios darían indicios de donde encontrar los restos de Julio Rolando Álvarez García.