De cuando ser cínico era algo bueno: Un vistazo a la virtud en la desvergüenza

1

La capacidad de cambiar de ideas es una virtud humana. Cuando la reflexión nos muestra que estábamos equivocados, el cambio es señal de crecimiento. Sin embargo, cuando este cambio se basa en el interés personal, se convierte en una forma de cinismo, una enfermedad social que corroe la confianza y la verdad.

La Escuela Cínica: Una sombra sobre la verdad

En la antigua Grecia, la palabra «cínico» se utilizaba para referirse a los miembros de una escuela filosófica que propugnaba la búsqueda de la virtud y la autenticidad. Los cínicos, como Antístenes y Diógenes de Sinope, vivían una vida sencilla y contraria a las convenciones sociales, consideraban que éstas últimas alejaban al ser humano de su naturaleza racional. En este sentido, eran rebeldes que cuestionaban las normas establecidas y vivían de acuerdo con sus propios principios éticos. En este contexto, ser cínico no solo era aceptable, sino un llamado a la autenticidad en un mundo que a menudo se perdía en la superficialidad de las apariencias.

El cinismo moderno: Una danza con la mentira

En algún momento de la historia, este término tomó un giro inesperado, transformándose de una búsqueda honesta de la virtud en una acusación de comportamiento deshonesto. El cínico, que en sus inicios desafiaba las normas para vivir de acuerdo con principios éticos rigurosos, se convirtió en sinónimo de alguien descarado, desvergonzado e incluso hipócrita.

¿Cómo llegamos a este punto? En parte, la evolución semántica se debe a la interpretación y apropiación del término por diversas corrientes culturales a lo largo del tiempo. Durante el Renacimiento, por ejemplo, las ideas humanistas reinterpretaron el concepto de cínico, desviándolo de su connotación original hacia un tono más crítico.

El concepto de cinismo fue mutando, generando nuevas acepciones del término más académicas que coloquiales. Hoy se asocia a la tendencia a no creer en la sinceridad o bondad humana, ni en sus motivaciones ni en sus acciones, así como una tendencia a expresar esta actitud mediante la ironía, el sarcasmo y la burla.

En la obra contemporánea «El cinismo y la mentira», Zygmunt Bauman analiza el cinismo como una característica dominante de la sociedad posmoderna. Según Bauman, el cinismo se nutre de la incertidumbre y la fluidez de la realidad, donde las verdades se diluyen y las promesas se convierten en palabras vacías.

En el libro, Bauman sostiene que la política actual está caracterizada por la mentira y el cinismo, es decir, por una falta de sinceridad y una actitud desconfiada hacia la palabra del otro. Según Bauman, esto se debe a la falta de compromiso ético de los actores políticos, quienes se han desvinculado de las demandas de la sociedad y se han enfocado en su propio interés. Aquí es entonces donde el título de esta columna comienza a cobrar una representación racional pues, desde aquellos que dieron nombre a su forma de vida hasta el posmodernismo que lo resemantiza, dándole un carácter, una interpretación académica, pero que al final no dice otra cosa que, en la actualidad, el cinismo se asocia con la falta de escrúpulos y sinceridad. Se utiliza para describir a personas que no creen en los valores o principios que profesan, o que se aprovechan de los demás sin importarles las consecuencias.

Algunos ejemplos contemporáneos me vienen a la memoria exactamente ahora. ¿A usted también?

¿Es el cinismo una respuesta inevitable a la realidad?

En el contexto de la actualidad política y social en Argentina, esta pregunta adquiere una relevancia especial. En un país marcado por la corrupción, la impunidad y la falta de credibilidad en las instituciones, el cinismo se ha convertido en una actitud socialmente generalizada, según aquella acepción que nos asegura como cierta “la tendencia a no creer en la sinceridad o bondad humana”. Cuando particularizamos y vemos que políticos claramente corruptos (algunos sospechados, otros denunciados y algunos hasta condenados) mantienen una vigencia que solo se sostiene, según Bauman, “en que la sociedad actual es cada vez más individualista y fragmentada”, es allí donde observamos que el cinismo puede y es una respuesta natural e inevitable a la realidad ya que siendo testigos de cómo los poderosos se benefician a costa de los demás, es fácil llegar a la conclusión de que la vida es una estafa.

El cinismo también puede ser una forma de defensa: Cuando nos sentimos impotentes ante la realidad, podemos refugiarnos en el cinismo como una forma de negarnos a aceptarla.

En el mismo contexto, el cinismo es una respuesta comprensible a una realidad que es, a menudo, desalentadora. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el cinismo también puede tener consecuencias negativas.

El cinismo en el poder: Una amenaza a la democracia

El tema del cinismo en el ejercicio del poder es de suma relevancia en el análisis sociopolítico contemporáneo, especialmente en el contexto de la democracia. El cinismo en el poder representa una amenaza significativa para los fundamentos mismos de la democracia, ya que socava la confianza pública en las instituciones y en el proceso democrático en su conjunto.

Para ejemplificar diré que en regímenes populistas (entre otros), el cinismo es una herramienta común para mantener el control. Los líderes cínicos manipulan la verdad, de distintas maneras reprimen la disidencia y corrompen las instituciones para perpetuarse en el poder. En el tránsito hacia una democracia plena los cínicos suelen sobrevivir e incluso medrar gracias a sus habilidades adaptativas.

Como testigo de un claro ejemplo del cinismo en el poder puedo mencionar el de nuestro país que, bajo un régimen populista, mostró su cara cínica manipulando y corrompiendo a personas e instituciones cooptándolas, otorgándoles privilegios y dádivas, generando así desigualdad e injusticia social, ya que aquellos que detentaban el poder utilizaron su posición no sólo para dividir entre amigos y enemigos sino también para aumentar su propia riqueza y privilegio a expensas de los menos privilegiados, dándole entidad a aquella advertencia que nos ilumina cuando dice que “las reglas las hacen los poderosos porque esas reglas los hacen más poderosos”. Sin duda esto alimentó la desconfianza y el resentimiento entre la población, lo que dio lugar a tensiones sociales y políticas que amenazaron la estabilidad democrática.

Para ilustrar lo anterior, nada mejor que mencionar algunos ejemplos de cómo el cinismo puede ser una amenaza para la Democracia: El cinismo puede llevar a la gente a no votar en las elecciones, porque creen que no importa quién gane, que las cosas seguirán igual. Entonces nos preguntamos ¿Qué pasaría si las elecciones no fueran obligatorias?

También puede llevar a la gente a no participar en la sociedad civil, porque creen que es una pérdida de tiempo. Aquí encajaría perfectamente la noción de “densidad política”, este es un concepto que se refiere a la cantidad y calidad de la participación ciudadana en la vida política y pública de una sociedad. Se trata de una medida de la salud democrática de un país o una región, ya que indica el grado de compromiso y reflexión de los ciudadanos en la toma de decisiones que afectan su vida y la de su comunidad y que en nuestro país fue desbastada. En ambos casos, el cinismo puede impedir que la gente haga una diferencia en su propio ecosistema.

La impunidad: El caldo de cultivo del cinismo

Por estos días está en la tapa de todos los diarios, las pantallas de todos los canales y en las homepage de los diarios digitales, la controvertida propuesta del gobierno nacional, el que en medio de tensiones sociales, políticas y económicas promueve completar la composición de la Suprema Corte de Justicia impulsando a dos reconocidos juristas -uno de ellos académico- hecho este que los expuso y expone a los filtros naturales que la Constitución determina, tanto así como a las opiniones y reparos de instituciones y personalidades ligadas a la justicia. Nada bien le estaría yendo a uno de ellos pues pareciera que este sería la fiel representación del cinismo en el ámbito judicial ya que habría sospechas de que garantizó, garantiza y garantizaría la impunidad de determinados actores políticos y empresariales tan cuestionados como lo está él hoy mismo, es por eso que se podría sostener que “la impunidad” es el caldo de cultivo del cinismo. Si los cínicos poderosos no son castigados por sus actos, se sentirán inmunes y libres para actuar sin importar las consecuencias. El respeto a los demás deja de ser un valor, y la convivencia se vuelve cada vez más difícil. Como ejemplo y muestra de lo dicho podemos tomar las declaraciones del, tristemente, reconocido empresario, Alfredo Yabran, allá por 1997, cuando un periodista de Clarin le pregunto ¿Qué es el poder? Este le respondió: El poder es tener impunidad. 

¿Es posible encontrar formas de vivir una vida auténtica y virtuosa sin caer en el cinismo?

La respuesta es sí. En Argentina, la actualidad política y social es un caldo de cultivo perfecto para el cinismo. La corrupción, la impunidad, la desigualdad y la violencia son realidades cotidianas que han erosionado la confianza de los ciudadanos en las instituciones y en los líderes.

En este contexto, es fácil entender por qué cada vez más personas se sienten desilusionadas y desencantadas con la política y la sociedad. Es fácil entender por qué se resignan a pensar que todo está purulento y que nada va a cambiar.

Sin embargo, el cinismo no es una solución. El cinismo es una forma de autoprotección que nos impide ver la realidad tal como es. El cinismo nos impide creer que es posible un mundo mejor.

Necesitamos encontrar formas de superar el cinismo. Necesitamos encontrar formas de creer de nuevo en la bondad y la sinceridad de los demás.

Una forma de hacerlo es recordar que el cinismo no es algo nuevo. El cinismo ha existido siempre, incluso en la época de los cínicos. La diferencia es que, en la actualidad, el cinismo se ha convertido en una actitud generalizada.

Si queremos superar el cinismo, necesitamos ser conscientes de que es una opción. Necesitamos ser conscientes de que podemos elegir no ser cínicos.

Para finalizar, estoy seguro de que, como dijo alguna vez Jorge Luis Borges, tal vez sin saber que sintetizaría una forma de vida contemporánea, “Cualquier destino, por largo y complicado que sea, consta en realidad de un solo momento. El momento en que el hombre sabe para siempre quién es”.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día (En paulatino retiro)

One thought on “De cuando ser cínico era algo bueno: Un vistazo a la virtud en la desvergüenza

  1. La nota es clara didáctica y dolorosa. Felicito al Lic. Calvo por recuperar la modalidad expresiva de un verdadero periodista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Mineras donaron una camioneta moderna al Hospital de Susques

Mié May 29 , 2024
Jujuy al día ® – En un acto de colaboración y compromiso con la atención médica, el Gobernador, Carlos Sadir, formalizó la entrega de una camioneta moderna donada por las empresas mineras EXAR y COOKINS, al Hospital “Nuestra Señora de Belén” de Susques. La donación se concretó en una sencilla […]

TE PODRIA INTERESAR

Comentarios recientes