Milei no cede nada y ajusta todo, fuego amigo contra Cristina y Máximo

El presidente no abrirá su núcleo íntimo de poder ni depositará confianza más allá del triángulo formado por su hermana Karina, Santiago Caputo y Nicolás Posse. Crece la pelea entre el gobernador de Buenos Aires y Máximo Kirchner.

Jujuy al día ® – No habrá cogobierno de Milei con Macri. Y, en otro plano de importancia, pero no desdeñable, tampoco habrá cogobierno entre Kicillof y Máximo Kirchner, una disputa cada vez más franca y virulenta. Pareciera tratarse de dos situaciones diferentes, aunque en su campo algo equivalentes, que tienen importantes puntos de contacto y consecuencias derivadas.

El presidente ha sido claro: no abrirá su núcleo íntimo de poder ni depositará confianza más allá del triángulo formado por su hermana Karina, Santiago Caputo, su asesor estrella, y el jefe de gabinete, Nicolás Posse. Sobre ese trípode apoya su gestión. En otro círculo, cercano, pero no tanto, están por ahora Guillermo Francos y el ministro de Economía Luis Caputo, que juega a ser un duro entre los duros, apostando a que la intransigencia le estirará su ciclo de vida útil en el gobierno.

Fuera de ese grupo, Patricia Bullrich pugna por ser admitida en ese cerrado club. Su principal argumento, además de controlar la calle que es fundamental para Milei, es que el núcleo duro del PRO está con ella. No es menor el objetivo de tratar de evitar que le ganen la calle como también es muy importante para Milei el control de la emisión y el déficit, como mostró en enero. Esos números, publicitados como el escape de la amenaza de híper, nos mantiene cómodos como campeones mundiales de inflación. Bullrich sabe que su margen es muy estrecho si se mete en otros temas que no sean los de su incumbencia, aunque de vez en cuando pareciera que todavía sigue con la inercia de su campaña electoral. Dos gobernadores, por ejemplo, compañeros de ruta de la ministra, intentaron encontrar en Bullrich la persona que lleve sus mensajes a Milei, ya que la vía de Guillermo Francos les parece ineficaz. No hubo eco: Bullrich prefiere -y quizá teme, y eso que ha demostrado coraje en tras ocasiones- no sufrir las rabietas de Milei.

La mención que hizo Milei de sus primeras espadas ha sido una respuesta a las presiones que, según dicen en la LLA, vienen de Macri sobre Caputo, el joven, y Posse, el silente jefe de gabinete, según los gobernadores. Con lo cual, el posible acuerdo de gobierno con Milei se reduce al Congreso, donde Ritondo vio la oportunidad de coronar su jugada como presidente de Diputados, tal como era el plan original de Macri. Eso no pasó.

La realidad es que el núcleo más duro de los votantes del PRO ya está con Milei: la fusión se ha producido de hecho. Otra conclusión fácil de alcanzar es que Milei no está dispuesto ni siquiera a parecer que comparte poder con Macri. El posible acuerdo en Diputados para aumentar el anémico volumen legislativo oficialista se está dando en los hechos, pero todavía le falta un largo camino para construir una mayoría. Los otros grupos de JxC -UCR, Coalición Cívica, el heterogéneo bloque de Pichetto- tienen una representatividad en Diputados que se hace notar por número y por experiencia legislativa. Por fuera, también ya está claro que Rodríguez Larreta está lejos de cualquier acercamiento a Milei.

El método de Milei de castigar indiscriminadamente a los legisladores y partidos que hicieron fracasar la Ley Omnibus no tiene como objetivo cosechar arrepentimientos para construir mayorías. Antes que eso, el presidente descansa en el apoyo popular todavía vivo, máxime si se enfrenta con sectores opositores que son amnésicos sobre el pasado reciente de un gobierno pésimo. La polarización –“no la ven”, antipueblo, coimeros, y otros adjetivos del acervo populista- es su estrategia.

Todavía la administración tiene que terminar de integrarse y la gestión sufre por esas ausencias, las internas y la inexperiencia. Para dar un ejemplo, todavía el ministro de Infraestructura Guillermo Ferraro no ha terminado de irse casi sin haber llegado. Los que saben dicen que Ferraro aspira a ser embajador en Chile en reemplazo del recientemente designado Jorge Faurie, que pasaría a embajador en Brasil. Faurie, ex canciller de Macri y hombre de experiencia en el Palacio San Martín, tiene mucha influencia en el ministerio a cargo de Diana Mondino y la ejerce, se comenta en esos ámbitos llenos de buenos modales y de inquinas dichas en voz baja.

En gestación natural hay otra casi certeza: muy probablemente, La Libertad Avanza y el PRO confluyan en la elección legislativa del 2025. Allí probablemente se consume la fusión (o la desaparición del PRO) por la que batalla Bullrich. Tiene un peligro para los Macri, Mauricio y Jorge, si es que tienen planes presidenciales. En el caso de una experiencia exitosa, el mérito será de Milei; en caso contrario, un fracaso impactaría también en Macri. Pero eso es adelantarse en un país que desde hace añares vive al día.

El acercamiento de Macri hacia Milei, con las dificultades y problemas expuestos, urgió la reaparición de Cristina, que dijo lo suyo esta vez no con una clase sino con un paper “magistral”. Nada que sorprenda: volvió a exhibir su cartilla de conceptos ya trillados. Lo que sí sorprendió es que su reaparición, además de marcar presencia, fue para comenzar a ponerle límite a una operación de desgaste producto del fuego amigo. Sorprendentemente, hay quienes apuntan a Kicillof y a Ferraresi, como fuentes o financistas de esa acción, aunque en ese ambiente de la política venenosa nada sea seguro y todo sea posible. Sea como fuere, es evidente que la pelea entre el gobernador de Buenos Aires y Máximo Kirchner está creciendo, y que la estabilidad del hijo de Cristina en la presidencia del PJ bonaerense está cada vez más jaqueada: los intendentes presionan para que se elija una nueva conducción y se habla de Espinoza, Katopodis o justamente Ferraresi para esa tarea.

Cristina salió al ruedo también para tratar de parar esa ofensiva contra Máximo y para ordenar el desconcierto. Ocurre que el presidente del PJ nacional es Alberto Fernández, que volvería esta semana de Madrid, dispuesto a renunciar si también lo hace Máximo. El peso de Fernández es nulo pero quiere que su paso al costado haga algún ruido.

Milei acierta cuando dice que por la situación del país se necesita algo de show. Sus debates con figuras del espectáculo, potenciadas en las redes sociales, distraen la atención de lo importante: la recesión, la vertical caída del valor adquisitivo del salario, los despidos en el sector privado. Nada que Milei no haya anunciado antes, pero las verdaderas penurias están comenzando a sentirse con intensidad. La inventiva presidencial para tratar de seguir conservando la iniciativa como si la campaña electoral no hubiera terminado apunta a sostener la adhesión de sus votantes que comienzan a impacientarse.

Ahora prepara una aparición estelar en una reunión híper conservadora en EE.UU., en la que el orador central será Trump, al que Milei admira, aunque está en sus antípodas: el estadounidense es proteccionista en lo económico y apoya a Putín en su agresión a Ucrania. Los unen otros rasgos como el desenfado, el desprecio a la política y el recelo, cuando no desprecio, al Congreso. Precisamente, la atención está puesta en el discurso que pronunciará Milei el 1º de marzo ante la Asamblea Legislativa: Martín Menem le aseguró a Pichetto que hablará en el recinto. Se desconoce si ese discurso será conciliatorio o atizará su verba de fuego contra los que “no la ven”.

Ricardo Kirschbaum

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

La actividad económica cayó 4,5% en diciembre y acumuló un retroceso de 1,6% en 2023

Vie Feb 23 , 2024
Según informó el Indec, la industria manufacturera terminó el año pasado con un desplome de casi 12 por ciento. Para este año el Gobierno espera una caída del PBI de 2,8 por ciento Jujuy al día ® – La actividad económica cerró el 2023 con una caída de 4,5% anual […]

TE PODRIA INTERESAR

Comentarios recientes