La verdadera raíz de nuestros males

Jujuy al día ® – Hace un año, la foto de Ricardo Quintela extendiendo dos billetes desde arriba de su auto a una familia de un barrio pobre recorrió el país. Fue la imagen de la humillación y la dependencia. Clientelismo obsceno, explícito. Los rehenes de la pobreza recibían la dádiva con una sonrisa. También el gobernador de La Rioja sonreía. Ahora el que necesita plata es él. Se le cortó el chorro y está a punto de emitir una cuasimoneda. Presumo que Quintela no sospecha que el responsable de su actual indigencia es él mismo. Aquella escena cifra en pequeño aquello que, a gran escala y a lo largo de todo el país, trajo a la Argentina a la agónica crisis del presente: el modo en que políticos venales consideran suyo el dinero público que les toca administrar para enriquecerse y mantenerse en el poder. Aquí el Estado, en sus tres niveles, es un botín a conquistar. La consecuencia es un empleo público desmadrado, escasa productividad y dependencia de fondos externos para insuflar oxígeno a una economía enferma, inviable. Ahora que no hay plata, reconozcamos que el problema no es económico, sino moral. El problema es la corrupción, que creció entre nosotros al calor de una impunidad pasmosa.

“La Argentina es el país donde el sentimiento de la justicia está más lejos de la conciencia pública y donde la injusticia y la inseguridad reinan en su mayor alcance”. Quien escribió estas líneas enumeró las causas de tan lapidario diagnóstico: “La indescriptible dilapidación del dinero público, la confusión de los poderes y la corruptela política, el abandono de la justicia, una profunda ignorancia y un funesto orgullo, que le impiden [al país] la conciencia de su exacta situación en el mundo, de sus gravísimas condiciones de nación deudora”.

De rigurosa vigencia, esto fue dicho hace más de 110 años. Lo escribió el italiano Genaro Bevioni, uno de los invitados extranjeros a los actos del Centenario, quien tras su estadía publicó en 1910 un libro titulado L’Argentina. Allí describe una serie de males que con el tiempo se han agravado y que hoy rescata el incansable Pedro Luis Barcia en La identidad de los argentinos, flamante obra de 700 páginas en la que el erudito profesor busca ordenar los elementos supuestamente constitutivos de nuestra identidad valiéndose de la mirada de viajeros, filósofos, ensayistas y narradores. De este libro fascinante (dedicado, no casualmente, “A Diego Luciani, héroe civil”) elijo transcribir algunas de las observaciones del visitante italiano que interpelan a los argentinos de hoy.

“El presupuesto argentino es devorado por la burocracia en la tercera parte del total”, dice Bevioni. “Para compensar a las clientelas electorales se multiplican los empleos pequeños y medianos en todas las reparticiones públicas. Hay una acumulación de cargos y estipendios en las mismas personas. (…) Muchos son empleados celestiales, que solo se dejan ver en el Ministerio cuando van a cobrar sus sueldos. (…) El único modo de obtener algo de la actividad burocrática es ofrecer una propina”.

«Hemos perfeccionado a tal grado nuestros vicios que ya no somos capaces de verlos como tales. ¿Será posible removerlos con un DNU y una ley ómnibus?»

Sigue: “Mi impresión sincera, y la escribo sin vacilar, es que en este país la coima corre siempre, ante todo cuando están de por medio los grandes negocios estatales. (…) Nos queda por ver una práctica muy difundida: la exageración de las cuentas y de los recibos. (…) La increíble dilapidación de los dineros públicos que he descripto se hace posible en la Argentina en cuanto los órganos de la vida constitucional sufren el más profundo proceso de desorden que se pueda imaginar. No hay país sobre la tierra donde la confusión de los poderes haya sido empujada a tan extremas consecuencias”. Por las dudas, Bevioni concluía: “La Argentina, y ninguna otra nación, es la culpable de las grandes plagas que hoy le corroen el cuerpo”.

Esto se observaba ya hace más de un siglo. Después llegó el peronismo. Hemos perfeccionado a tal grado nuestros vicios que no somos capaces de verlos como tales. ¿Será posible entonces empezar a remover males tan sedimentados con un DNU y una ley ómnibus?

Más vale advertir que el Presidente, esclarecido en muchas de las cosas que apuntó Bevioni, participa sin embargo de otros aspectos del indentikit argento que trazó el italiano. Tal vez el orgullo, que impide la conciencia de la situación que se ocupa en el mundo, haya llevado a Javier Milei a usar el atril de Davos para dar cátedra y enseñarle a la humanidad cómo deben ser las cosas. No habló por el país, sino en nombre de un liberalismo concebido como religión incuestionable. Más allá de sus errores conceptuales, su discurso en Davos tiende a confirmar las peores sospechas sobre su personalidad, pues refleja una megalomanía similar a la que han mostrado, con nefastas consecuencias, Donald Trump y Cristina Kirchner. Infalibles, su verdad es la única que cuenta.

Milei puede ser el cambio o, a su modo, más de lo mismo. Depende de cómo se lo mire. ¿Qué diría Bevioni si pudiera auscultar al país hoy? Algo es seguro: la imagen del Quintela clientelista de ayer, complementada con la del gobernador indigente de hoy, lo confirmaría en su viejo diagnóstico. La raíz de nuestros males no es económica, sino moral.

Héctor M. Guyot

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

“Extremar las medidas”: en qué sectores el Gobierno podría acelerar el ajuste si sufriera recortes fiscales la Ley Ómnibus

Lun Ene 22 , 2024
El 20% del plan de baja presupuestaria depende del Congreso. El Poder Ejecutivo analiza de qué manera compensaría un rechazo a la suba de impuestos que prevé el megaproyecto Jujuy al día ® – Con la Ley Ómnibus en zona de definiciones en la discusión política, algunos números críticos que […]

TE PODRIA INTERESAR

Comentarios recientes