La Argentina y el síndrome de la mujer maltratada

Las víctimas de esta clase de violencia manejan la situación con una amplia variedad de métodos: minimizan los hechos, naturalizan la vida que les tocó, descreen de la posibilidad de un cambio.

Jujuy al día ® – La violencia con la que apalean los gobiernos autoritarios a la población la conocemos en carne propia y con mucho dolor.

Tenemos muy a mano varios tipos de violencia y de autoritarismo: desde los sanguinarios regímenes militares a estas modernas formas de feudalismo que fomentan la mala educación, el adoctrinamiento disfrazado de educación y ese premeditado nivel de pobreza que hace que la mayoría solo piense en cómo solucionar sus necesidades básicas urgentes.

Es una práctica que circula por ambas manos, el centro y las banquinas de las ideologías y cuyo fin es mantener al hombre y todas sus potencialidades, peligrosas para el poder político abusivo, en un estado muy cercado al primitivismo de los animales que deben dedicar su vida a encontrar una cueva en la que vivir y procurarse el alimento. Muchas veces, y vale la metáfora, lamiendo la mano del que lo mantiene en ese estado.

Si los miramos con atención, sin necesidad de ser un profesional en la materia, los comportamientos de víctima y victimario en este escenario son muy parecidos al de la mujer maltratada y su maltratador.

Lenore E. Walker es una psicóloga norteamericana que desarrolló el concepto círculo de la violencia: la violencia contra las mujeres aumenta de forma cíclica, o en un espiral ascendente, especialmente la ejercida por sus parejas.

Las fases son tres, pero antes hay una especie de noviazgo, de seducción por parte del futuro maltratador, intenta convencer que está muy interesado por su persona y su bienestar, y que hará todo lo que esté a su alcance, y más aún, para hacerla feliz.

Ese aparente interés muchas veces se va convirtiendo en acoso, vigilancia y control, como si el objeto de su deseo fuera una propiedad de la que se podrá disponer libremente en el futuro.

En la primera fase, cuando la relación ya está concretada y asegurada, aumenta la presión, comienzan las pequeñas crueldades, los comentarios descalificadores, las agresiones físicas leves.

En la segunda fase, cuando siente que su poder es absoluto, el maltratador es más difícil de controlar, aumentan sus enojos, no tolera que se le discuta ni lo más mínimo, y agrede físicamente con violencia cualquier amague de desobediencia o rebeldía.

La tercera fase es la del arrepentimiento del maltratador, se vuelve amable, se disculpa y promete que no volverá a suceder. Su comportamiento es muy similar a la etapa previa de las fases, la de las promesas. Las víctimas del maltrato le creen, pero las fases son cíclicas y se repiten y se repiten.

Y en este punto sucede lo que les parece más incompresible de las víctimas, sean sus parejas o sus votantes, a quienes no han llegado a ese estado: le vuelven a creer una y otra vez.

La psicóloga Lenore Walker define el síndrome de la mujer maltratada como el patrón de signos y síntomas que sufre una mujer (también un varón, le aclaro a la psicóloga con espíritu gremial) después de haber sido objeto de abusos físicos, sexuales, psicológicos cuando su pareja ejerce el poder y control y es capaz de coaccionar para que se haga su voluntad, con desprecio de los derechos y sentimientos de la otra parte.

Las víctimas de esta violencia manejan la situación con una amplia variedad de métodos: minimizan los hechos, reprimen sus sentimientos, naturalizan la vida que les tocó, descreen de la posibilidad de un cambio.

En menos palabras, niegan la realidad evidente que viven en sus hogares o en su país.

El sistema de gobierno populista llamado kirchnerismo tiene una larga tradición de maltrato de la población, en especial de lo que consideran su más fiel sector social de votantes, al que llaman “los más necesitados” como si fuera una casta inferior, y que cada día que pasa necesitan un poco más, justamente, debido al gobierno al que siguen votando.

Quizás el punto más alto de ese maltrato, y más evidente, se haya dado durante la pandemia, pero no es necesario poner como ejemplo una situación extrema.

Las hay a montones, y cada uno de manera personal, o cada sector de la sociedad que no padezca el contagioso síndrome del ciudadano maltratado, conoce su propio maltrato: los jubilados, los productores agropecuarios, las pequeñas industrias, los estudiantes que no pueden cumplir con las horas de clase; las víctimas de la inseguridad, del narcotráfico, de las muertes ocasionadas por la corrupción en la estación del ferrocarril Sarmiento y de la generalizada y obscena que ni se disimula en el PAMI, Anses, Aerolíneas… de la lenta justicia, de la inflación que se come su salario.

O la mayoría de los habitantes del conurbano que todavía no tienen cloacas y ven las fotos de las vacaciones de Insaurralde en Marbella con la misma pasividad e impunidad en la condena social con la que vimos rebolear los bolsos de López y contar dólares en La Rosadita.

Pero todo postre tiene su frutilla. Y la acabamos de comer.

Las promesas de Sergio Massa cuando asumió como superministro de Economía (como les sugirió a ciertos periodistas que lo denominaran) son muy parecidas a las que hacen los futuros maltratadores antes de entrar en las tres fases que Lenore E. Walker denomina círculo de la violencia.

Lo que sucedió desde agosto de 2022 hasta el día anterior a las elecciones equivale a la primera y segunda fase del síndrome de la mujer maltratada: del 3 % que prometió de inflación para abril de 2023, llevó la que había cuando asumió (7,0% mensual y 78,5% interanual) a casi el doble; el dólar real, mal llamado blue, pasó de menos de 300 pesos a más de 1000; el índice de pobreza superó el 40%, pero no es lo importante el porcentaje, sino que convirtió en pobres a dos millones más de personas, amenazó con aumentos desaforados a los usuarios de trenes y colectivos si osaban dejar de ser maltratados… ¿Suficiente? Porque cada uno podría agregar algo más a esta breve muestra.

Ahora estamos entrado en la tercera fase. ¿Le volverán a creer? A muchos les parece que la opción es cambiar de maltratador.

Néstor Barreiro

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Con la solidaridad de muchos: familia jujeña podrá traer de cuerpo de una pariente que murió en Buenos Aires

Jue Oct 26 , 2023
Jujuy al día ® – Fernanda Chaparro, de 41 años, oriunda de Fraile Pintado, falleció los últimos días en Buenos Aires, donde luchó durante meses contra de una enfermedad. Tras la triste noticia, su familia quería traer su cuerpo a su pueblo natal para darle el último adiós, pero su […]

TE PODRIA INTERESAR

Comentarios recientes