El ruido político arrastra la economía

1

No hay por qué suponer que el hombre que maneja los destinos del país no sabe de qué está hablando. Alberto Fernández maneja sus contradicciones a plena conciencia

Jujuy al día ®- Alberto Fernández vivió esta semana una epifanía. Le fue concedida una revelación que hizo propia y pública en modo de advertencia. Al dejar inaugurada la desapacible cumbre de la CELAC dio a conocer urbi et orbi la razón de su desasosiego.

“La democracia está en peligro”, dijo el Presidente. Algo en lo que no solo ya sabemos y en lo que podemos coincidir, sino que está en línea con lo que politólogos, analistas nacionales e internacionales, gurúes, pitonisas y nigromantes vienen anunciando. Lo curioso del caso es que, en el mismísimo y único acto, se dedicó a defender y ponderar a los regímenes menos democráticos del continente.

“La ultraderecha que se ha puesto de pie y está amenazando a cada uno de los pueblos. No debemos permitir que esa derecha recalcitrante y fascista ponga en riesgo nuestros pueblos”, dijo en el discurso inaugural de la CELAC. Casi parafraseando a Nicolás Maduro, siempre dispuesto a subsumir bajo el concepto de “derecha neofascista” a todo lo que se le opone.

A pesar de los recurrentes derrapes discursivos que lo llevaron a nombrar a Hugo Chávez para referirse a Nicolás Maduro y dejar eufóricamente inaugurada la “Cumbre de las Américas”, cuando se trataba de la Celac, hay que decir que el Presidente está absolutamente ubicado en tiempo y espacio.

No hay por qué suponer que el hombre que maneja los destinos del país no sabe de qué está hablando. Alberto Fernández maneja sus contradicciones a plena conciencia.

Llamó a defender la democracia y las instituciones mientras fogonea un enfrentamiento con la Corte de Justicia de la Nación como parte de una estrategia pensada y diseñada por CFK contra la justicia que la condenó. Se pavonea con la defensa de las instituciones cuando no vaciló en abrir el año calendario llamando a desconocer un fallo del mas alto tribunal mientras pretende hacer equilibrio en la cornisa de un conflicto de poderes.

El procedimiento parlamentario en comisión para llevar a la Corte al juicio político ya está en marcha. La primera sesión se vivió en medio de chicanas y tensiones. El trámite va para largo, una situación que se celebra en el Gobierno.

El debate prolongado e intenso está en línea con el objetivo del oficialismo de erosionar la imagen de los jueces y de desgastarlos frente a la opinión pública. Las posibilidades de que la iniciativa se imponga en el recinto son nulas. El FdT no dispone de la mayoría especial necesaria para remover a los jueces. El Gobierno lo sabe, pero mantener el debate abierto a lo largo del año electoral es pura ganancia desde la mirada del kirchnerismo.

Sus posiciones más aberrantes, muy especialmente las que tienen que ver con las relaciones exteriores y la justicia, parecen señales de paz y amistad hacia el núcleo duro K, un sector de la militancia que desde hace rato lo abandonó y lo desprecia.

Empeñado en tomar distancia de Cristina Kirchner, con quien todos los lazos están cortados, se mete, no obstante, en tremendos berenjenales para contentarla a la distancia. Parece no resignarse a haberla perdido. En algo es absolutamente consecuente. “Yo nunca más me voy a pelear con Cristina”, se cansó de repetir y hay que aceptar que cumple. El tema es que la que cortó con él es ella y esta situación parece no tener retorno.

Es curioso el modus operandi del jefe de Estado: juega a desmarcarse, pero, al mismo tiempo, hace uso y abuso de la narrativa K. Pretende estar en misa, pero no se quiere perder la procesión.

El enojo de “Wado” De Pedro, ofendido por no haber sido invitado a una reunión con Lula Da Silva y los representantes de las organizaciones de derechos humanos, es más de lo mismo. Lo grave es que Eduardo De Pedro es ministro del Interior y por lo tanto parte de este Gobierno, el del Frente de Todos, que con este nivel de recelos, mezquindades y reproches profundiza día a día su disfuncionalidad.

“En todo caso quienes están dentro del Gobierno y critican como si estuvieran afuera, hay que definirse. O estás adentro o afuera”. La ministra Tolosa Paz, desafiante, fue la primera en referirse públicamente al asunto. Más leña al fuego.

Enero empezó mal y termina peor. El enojo de De Pedro deja en evidencia lo que ya se viene materializando en los reiterados desplantes, ausencias y ninguneos que los funcionarios referentes de La Cámpora someten al jefe de Estado. Lo van dejando solo a todos los efectos. Solo y aislado.

En orden a recuperar posiciones frente a ese sector, Alberto Fernández no para de disparar contra sus propios pies. La dedicación y empeño que le pone a la embestida contra la Corte no solo no le resuelve sus asuntos con CFK sino que a la vez tiene un impacto dañino sobre la gestión económica.

Nada ayuda menos a salir de la situación de extrema fragilidad económica en la que nos encontramos que el empecinamiento presidencial por defender los regímenes más autoritarios de la región y cargarse la seguridad jurídica arremetiendo contra el máximo Tribunal de Justicia de su país.

Los empresarios nucleados Asociación Empresaria Argentina (AEA) lo advirtieron con toda crudeza: “Iniciar un proceso de juicio político a los miembros de la CSJN por no compartir el contenido de sus sentencias, altera muy negativamente tanto la esencia del pacto constituyente sobre el que se edifica nuestra convivencia, como las perspectivas de crecimiento, de inversiones y de generación de empleo”.

Enero acusó el impacto que el ruido político generó sobre las expectativas económicas. La ferocidad discursiva de CFK contra la Justicia, apenas después de conocerse su fallo condenatorio, sumó incertidumbre en un contexto de extrema fragilidad económica.

La continuidad que Alberto Fernández dio a esta estrategia de autodefensa -”no hay mejor defensa que un buen ataque”- implementada por su Vice solo aceleró, para mal, el cambio de expectativas.

La decisión de desconocer de manera lisa y llana el fallo de la Corte en el caso de los fondos coparticipables que pretendió imponer Alberto Fernández, y de la que tuvo que dar marcha atrás, sumó inseguridad jurídica y se tradujo en inestabilidad cambiaria, profundización de la brecha, desconfianza y dolarización. Los planes de Massa, complicados.

Los referentes K del Frente de Todos deberían tomar nota urgente de lo que está ocurriendo. El consentimiento pasivo y silencioso que parecen haberle otorgado a Sergio Massa para ir adelante con sus medidas económicas no va a llegar a buen puerto en medio de este barullo político.

La tensión política interna desarticula cualquier intento de estabilizar la economía.

Alberto Fernández habló esta semana de la inflación. Se despachó con el argumento de que es “autoconstruída” y, como si se tratara un fenómeno cuasi psicológico, plantó su convencimiento de que está “en la cabeza de la gente”.

La irrupción del papa Francisco, quien dijo que la inflación en Argentina “es impresionante” y atribuyó su consecuencia más dolorosa -la pobreza- a la “mala administración” y a las “malas políticas” tomó por sorpresa al Gobierno.

Imperturbable, Alberto Fernández no tardó en responder. “El Papa tiene razón”, sostuvo en diálogo con Infobae. La culpa es de Macri y de todos los gobiernos desde 1955 hasta acá, menos de los de Néstor, Cristina y obviamente el suyo propio. O del 94,8% de inflación del 2022, ni el 300,3% de incremento de los precios de alimentos y bebidas en lo que va de su gestión, ni el 52% de pobreza que le atribuye el Papa tienen nada que ver con su responsabilidad como Presidente.

El esfuerzo de imaginación que el Gobierno aplica para excusarse de las penosas consecuencias de las políticas aberrantes que nos condujeron hasta aquí termina siendo ofensivo para con la sensibilidad y el sentido común de las mayorías.

Organizar la propia vida es cada vez más difícil en la Argentina. A la incertidumbre económica y el desmadre social se suman los dramas que se abren paso en un contexto de una sociedad que chapalea entre la pobreza y los valores extraviados.

El juicio por el brutal crimen de Fernando Baez Sosa acaparó la conversación pública en enero y obligó a mirar el contexto.

La banalización de la violencia, la cultura del enfrentamiento y la prepotencia, la pérdida de todo respeto por la autoridad, la dificultad para poner límites, la devaluación de la palabra y la impunidad garantizada para las peores aberraciones de la conducta humana, como trasfondo de una sociedad fragmentada y enferma de incertidumbre y desesperanza.

Mónica Gutiérrez

Fuente

One thought on “El ruido político arrastra la economía

  1. Dos cosas: Primero; a alberto fernandez ni a cristina les importa un rábano la situacion critica del pais, ni el brutal sufrimiento de los que menos tienen. ELLOS dicen que defienden a los pobres…??
    Segundo: No creo que luego del infame, perverso e inmoral ataque a la corte suprema y a la justicia en general, que esta llevando adelante al gobierno de cristina y alberto fernandez, la Justicia termine envilecida y degradada por esta canallada del juicio politico. Al contrario, me supongo que los cimientos democraticos y republicanos de la Justicia, terminaran intactos y fortalecidos porque las mentiras no triunfaran sobre la verdad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

La deuda pública escala a ritmo récord

Lun Ene 30 , 2023
En tres años el saldo de préstamos tomados por la Administración Central aumentó en USD 83.200 millones Jujuy al día ®- El dólar soja incrementó la recaudación y la aceleración de la inflación licuó parte del gasto, logrando cumplir con la meta fiscal establecida con el FMI, de no superar […]

TE PODRIA INTERESAR

Comentarios recientes