spot_img

De 40 años sin Illia a una breve antología del disparate K

Más leídas

Nunca tocó un peso de los fondos reservados y rechazó la jubilación de privilegio. Cuando siendo Presidente su mujer enfermó de cáncer, Illia vendió el auto para costear el tratamiento.

Jujuy al día ®- El pasado miércoles 18, el mismo día en que con bombos y platillos Sergio Massa anunció la recompra de bonos de la deuda- en una jugada hasta ahora de vuelo cortísimo y bajo investigación de la Comisión Nacional de Valores ante ciertas sospechas-, se cumplieron 40 años de la muerte de Arturo Illia. El silencio de la conmemoración contrasta con el ruido con que desde el Gobierno se vienen promoviendo acciones que harían revolcarse en su tumba al ex presidente radical que el golpe de Estado de Juan Carlos Onganía derrocó antes de cumplirse el tercer año de su mandato. Un gobernante cuyo lugar en la Historia el tiempo se encargaría de ubicar, con el arrepentimiento incluso de alguno de los “salteadores nocturnos”, como los increpó él, que aquel 28 de junio lo desalojaron de la Casa Rosada.

“La democracia argentina necesita perfeccionamiento; pero que quede bien establecido que perfeccionamiento no es sustitución totalitaria. Así como entendemos que para salvaguardar el destino de nuestro régimen democrático republicano contra todas las desvirtuaciones de los grupos totalitarios es necesario prestigiar el Parlamento, afirmo que la libertad de juicio e imparcialidad de la Justicia constituyen la última y fundamental garantía de nuestro orden institucional”.

Esto decía Illia en su discurso de asunción presidencial, el 12 de octubre de 1963. Imaginemos qué podría pensar de la burda y ridícula maniobra del kirchnerismo en el poder promoviendo el juicio político a los miembros de la Corte Suprema, disgustado con el contenido de unas sentencias. Ni qué hablar de la inédita acción de llevar su reclamo y sus acusaciones de lawfare nada menos que a las Naciones Unidas, cuestionando la supuesta “falta de garantías” que, según el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla, afecta a Cristina Kirchner en las diferentes causas judiciales que la involucran.

Por supuesto que el criterio de la queja es selectivo: si falla a favor, no hay objeciones con la Justicia. Como en el caso del enriquecimiento ilícito, cuando en octubre de 2020 la jueza María Eugenia Capuchetti rechazó un pedido de la Unidad de Información Financiera (UIF) en tiempos de Macri para reabrir la investigación contra la Vicepresidenta cerrada con sobreseimiento en 2009 en tiempo récord por el entonces juez Norberto Oyarbide.

Como sea, Cristina sigue investigada por corrupción en otras causas, como Hotesur-Los Sauces, y fue condenada a seis años de prisión por ese motivo en el caso Vialidad.

Fue justamente Arturo Umberto Illia quien creó la figura del delito de enriquecimiento ilícito, que se incorporó al Código Penal bajo su presidencia., con el objetivo de combatir y prevenir la corrupción de los funcionarios públicos.

Cuentan que cuando su mujer y madre de sus tres hijos, Silvia Elvira Martorell, enfermó de cáncer durante su presidencia y fue a tratarse a un centro especializado en Houston, Illia no aceptó los fondos que el gobierno había dispuesto para el viaje: adujo que usarlos sería como robarle el dinero al pueblo, y vendió su auto para costear el traslado. La mujer murió el 6 de septiembre de 1966, a los 50 años, apenas meses después del derrocamiento de su marido.

Las crónicas señalan que nunca tocó un peso de los fondos reservados y que rechazó cobrar la jubilación de privilegio. En Cruz del Eje, donde vivió y ejerció la medicina antes de asumir la Presidencia, está la única casa que alguna vez tuvo; es la que le regalaron los vecinos gracias a una colecta, en agradecimiento a ese médico que atendía a todos por igual y sin cobrar un peso. No es casual que en distintas encuestas a lo largo de los años Illia haya figurado en los primerísimos puestos a la hora de elegir a los más honestos, del país y del mundo, llegando a superar a la Madre Teresa, a Mandela y a Gandhi.

Aquello de “cualquier semejanza con la realidad es pura coincidencia” no corre, porque no hay coincidencia posible entre aquello y esta realidad.

A propósito, la última semana fue pródiga en páginas para sumar al manual del disparate K. Desde la idea de poner a camioneros y piqueteros a controlar precios en supermercados, pasando por la indignación de Pablo Moyano ante las críticas por este mecanismo, un virtual apriete, y la participación de patoteros con causas en la Justicia, hasta la entusiasta invitación a dictadores de la región probados y comprobados, como Nicolás Maduro, Daniel Ortega y Miguel Díaz Canel, para la cumbre de la CELAC en Buenos Aires, el Gobierno no dejó papelón por protagonizar.

Párrafo aparte merece la declaración de la inefable vocera presidencial Gabriela Cerruti sobre Venezuela: “No es que nos parece todo bien lo que está sucediendo, pero mucho menos nos parece todo mal”, apenas superada por “El pueblo argentino va a reconocer la verdadera epopeya de este Gobierno. Sólo tenemos dificultades en algunas áreas”. Junto con don Arturo, pensando en epopeyas, también debe estar inquieto San Martín en su sepulcro.

“¿Es difícil gobernar?”, le preguntaron alguna vez a ese hombre honesto y austero, que destinó más del 23% del Presupuesto a Educación, de cuya muerte acaban de cumplirse 40 años. “No -contestó Illia-. Es muy fácil. Sólo hay que ser honrado y cumplir con la Constitución”.

Silvia Fesquet

Fuente

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo