spot_img

Peligro, otra vez llegó diciembre

Más leídas

Inflación, deterioro institucional y un Mundial en curso, cóctel inquietante

Jujuy al día ® – Primero es la creencia, luego el temor que puede inspirar ese prejuicio. Y para confirmar esa secuencia tan argentina, llegó diciembre, el mes que comienza siempre antes por las inquietudes que anticipa. Los dirigentes siempre encuentran motivos para esperar con preocupación el último mes del año. Y cada vez son peores las razones que explican sus miedos.

La versión 2022 de diciembre arranca con una amenaza de desestabilización institucional desde el propio Gobierno. A eso se agrega la importancia para la construcción imaginaria del desastre del impacto que tiene en los argentinos el cielo o el infierno de los mundiales.

El miércoles, la selección evitó con creces el bochorno de regresar sin pasar a octavos de final, una posibilidad que estremeció al Gobierno, pero que fue despejada con solvencia por Messi y compañía.

«Veinte años después, con indicadores de pobreza que se acercan a los de entonces, los líderes piqueteros han cambiado de nivel de vida, muchos ocupan cargos públicos»

Los políticos y en particular los que están en tránsito en el poder construyen el futuro inmediato de las próximas semanas con datos reales, pero también basados en supuestos y según su conveniencia circunstancial.

Los indicadores sociales empeoran en forma casi constante en la última década. Esos datos de pobreza son usados por los gerenciadores de las desgracias para acumular fondos de ayuda social que no siempre se reparten y llegan a los marginados.

Mientras, la inflación construye un descontento generalizado motivado en el obligado ajuste de gastos que cada familia hace. Llegar a fin de mes con algo en la billetera es un desafío incumplido para la mayoría de los argentinos y ya empezó a registrar un menor consumo en los registros macroeconómicos.

Menos comprobable es que en diciembre el ánimo de la gente empeora respecto de meses anteriores, aunque el recuerdo equívoco de 2001 colaboró para agregar dramatismo en los años posteriores.

El estallido de entonces no fue una revuelta de empobrecidos, sino una reacción de ahorristas por la imposibilidad de retirar dólares de los bancos y el consecuente final de la convertibilidad. Lo que siguió entonces al anuncio del ministro Domingo Cavallo fue un aprovechamiento del peronismo que jaqueó y tumbó a un muy debilitado presidente Fernando de la Rúa con la agitación, las movilizaciones motorizadas desde el conurbano y las todavía hoy inexplicadas muertes de decenas de personas.

Derrumbado el gobierno de la Alianza, llegaron los piquetes callejeros durante el interinato de Eduardo Duhalde. Ahí se hizo visible lo que luego se llamaría “organizaciones sociales”, que Néstor Kirchner incorporó al oficialismo a fuerza de billetera. Esos movimientos piqueteros reconfiguraron la representación política y desplazaron en parte a los gremios como entidades orgánicas de los trabajadores. Ocurrió dentro del peronismo e impactó en todo el sistema político.

Veinte años después, con indicadores de pobreza que se acercan a los de entonces, los líderes piqueteros han cambiado de nivel de vida, muchos ocupan cargos públicos y han multiplicado la cantidad de personas a las que les reparten algún que otro plan social.

La izquierda dogmática también aprovechó esa oportunidad y a sus empresas como soporte invisible de su funcionamiento añadió la administración de parte de la ayuda social que capta del Estado. Es una fracción suelta que ahora que el kirchnerismo regresó al poder parece autónoma del actual oficialismo.

Sobre el temor que expresan sus amenazas, los jefes de esas organizaciones sociales edifican y consolidan sus ingresos. Diciembre es temporada alta para esa tarea.

Por primera vez, coinciden otras dos circunstancias para agregar inquietud. Descontado el cambio de humor que la dirigencia cree que provoca la actuación argentina en el Mundial, las amenazas de la vicepresidenta Cristina Kirchner en función de la sentencia que se dictará el martes aparecen como un factor de riesgo.

Una muestra gratis fue ofrecida por la jefa del peronismo y sus incondicionales en los últimos días de agosto, luego de los alegatos de los fiscales en el juicio de la obra pública en Santa Cruz en los que pidieron su condena.

Esa secuencia de movilizaciones frente a su departamento en Recoleta incluyó consignas y declaraciones a modo de advertencia: Cristina no puede ser condenada por el poder que tiene. Luego hubo un obligado corte de la movida callejera por el atentado contra la vicepresidenta, cuya secuela fue de inmediato utilizada por el kirchnerismo para incentivar su eterno conflicto con el macrismo.

«Si de comparar se trata, se podría decir que Cristina tiene respecto de su enjuiciamiento la misma actitud que Jorge Videla, Emilio Massera y el resto de los dictadores»

La propia vicepresidenta usó su última palabra antes de la sentencia, el martes último, para reincidir en el uso del pasado y presentarse como una condenada frente a un “pelotón de fusilamiento”. Otra vez, equiparó al Poder Judicial con el partido militar que durante 50 años desalojó por la fuerza a gobiernos civiles en el siglo pasado. Es un parangón por lo menos inoportuno a poco que se observe la recuperación que hizo la película de Santiago Mitre del juicio a los comandantes de 1985.

Si de comparar se trata, se podría decir que Cristina tiene respecto de su enjuiciamiento la misma actitud que Jorge Videla, Emilio Massera y el resto de los dictadores.

Aquellos pretendieron desconocer la legitimidad para juzgarlos de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal de la Ciudad de Buenos Aires. Cristina, como los comandantes, se presentó como una perseguida política. “Por haber ganado una guerra”, como argumentó en su testimonio Massera. “En venganza por haber beneficiado al pueblo”, repitió la vicepresidenta.

La eventual reacción a una posible condena no es solo un ingrediente para agregar picante al mes de diciembre. Apuntaría, además, un elemento tan desconocido como insólito: el riesgo de detonar un conflicto social y político desde el propio poder.

Aunque el kirchnerismo insista en negar que decide en un gobierno del que maneja más del 70 por ciento de sus recursos, es más que obvio que un movimiento de insurgencia impactaría antes que nada en contra del propio oficialismo.

El mundo seguirá después de los goles en Qatar y luego de las reacciones que ordene Cristina si resulta condenada. Y otro diciembre habrá pasado luego de los temores justificados e inventados que despierta.

Sergio Suppo

Fuente

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo