spot_img

Finanzas personales en 2022 y qué esperar para 2023

Más leídas

Se acerca el fin de un año que, sin dudas, quedará en la historia. Guerra, inflación y mundial son algunas de las palabras clave

Jujuy al día ® – En los mercados financieros, en 2022 predominó la volatilidad. Niveles de inflación no vistos en décadas en los países desarrollados llevaron a un ajuste dramático en las tasas de interés a nivel mundial (la tasa de un bono norteamericano a 10 años subió de 1,48% a 3,55% en el último año.

Esto, a su vez, produjo algunas circunstancias impensadas para los inversores, como el hecho de que los bonos de alta calidad crediticia (investment grade) tuvieran rendimientos más negativos que las acciones en algunos casos (rendimiento S&P 500 -15,7%, LQD iShares iBoxx $ Inv Grade Corporate Bond ETF -18,1 por ciento).

El ajuste producido en los mercados este año conlleva, sin embargo, una mejora en las perspectivas para el futuro. Las valuaciones actuales de las empresas se encuentran ahora a niveles mucho más razonables y los bonos ofrecen rendimientos nominales que vuelven a lucir atractivos.

La evolución de los activos dependerá en el corto plazo de la resolución, o falta de la misma, de los principales desafíos que hoy enfrenta el mercado, la guerra ruso-ucraniana, el Covid-19 (que hoy impacta principalmente a China) y la inflación en las economías desarrolladas. Esta última está, a su vez, influenciada por las primeras dos.

El mercado de hoy presenta buen potencial. No obstante, es importante contemplar que la década que nos espera no será igual a la que hemos experimentado. La era de política monetaria expansiva parece haber llegado a su fin y con esto, el exceso de liquidez que se trasladaba al mercado. En contextos como este, es ideal acudir al manejo activo de la cartera, mediante el asesoramiento o la inversión en fondos de gestión activa.

En renta variable, podemos tomar exposición en activos del exterior mediante Cedear. Específicamente, los de ETFs nos pueden brindar un alto grado de diversificación con costos y montos mínimos de inversión bajos, además de ciertas ventajas impositivas por sobre sus activos subyacentes en algunos casos.

Esta cartera, pensada para un inversor de largo plazo con apetito por riesgo, diversifica sectorial y geográficamente mediante 5 Cedear:

SPY: El activo de mayor ponderación dentro de la cartera sigue el desempeño del principal índice americano, el S&P 500. Incluye las compañías de mayor capitalización de EEUU que básicamente representan a los líderes de las principales industrias del país.

QQQ: Replica el índice Nasdaq-100, dando exposición a empresas que están a la vanguardia de temas transformadores a largo plazo, como Realidad Aumentada, Computación en la Nube, Big Data, Pagos Móviles, Servicios de Streaming, Vehículos Eléctricos y más.

XLF: Incluye principalmente compañías de servicios financieros, mayormente bancos. También incluye compañías de seguros, servicios financieros, REITs (Real Estate Investment Trusts) y empresas cuyo negocio se focaliza en créditos al consumo, entre otras.

XLE: Está compuesto por compañías de la industria de la energía. En gran parte empresas que desarrollan y producen petróleo crudo y gas natural,ofrecen perforación y otros servicios relacionados con el sector. Cerca del 100% de su asignación corresponde a empresas de EEUU.

EWZ: Sigue el desempeño del MSCI Brazil Index. Está altamente diversificado sectorialmente dentro de Brasil, aunque el mayor peso lo tienen los sectores de bancos y alimentos.

En renta fija, continuamos viendo atractivo en algunos créditos corporativos y provinciales en dólares que han demostrado muy buenos resultados en este año adverso para las inversiones.

Los créditos favorecidos hoy son:

Telecom 2025 (TLC5D), se encuentra rindiendo alrededor de 9% anual en dólares, a precios actuales.

Genneia 2027 (GNCXD), Obligación Negociable con rendimiento cercano al 10% anual en dólares. Es una de las empresas líderes en la generación de energías renovables en Argentina.

Mendoza 2029 (PMM29), con rendimientos en torno al 15,5% anual en dólares de los títulos de la provincia con mayor solidez fiscal del país, alcanzó en el último mes su mayor superávit primario y final desde 1998.

Neuquén 2030 (NDT25), la provincia viene gozando del crecimiento de Vaca Muerta, que batió varios récord históricos de producción de petróleo este año, creemos que continuará esta tendencia, el bono rinde en torno al 18% anual en dólares a niveles actuales.

Eduardo Reynolds Cox

Fuente

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo