spot_img

El conflicto de poderes avanza y paraliza la política

Más leídas

El contexto poco propenso para los acercamientos se volverá aún más hostil cuando oficialistas y opositores comiencen a dedicarse a tiempo completo a la campaña electoral

Jujuy al día ® – Al contrario de lo que le ocurre a la rana del cuento que no logra percibir que le van calentando el agua de la cacerola en la que flota, la política argentina se mueve desde hace meses en niveles de conflicto que sorprenden a cualquier persona que decida -por la razón que sea- observarla por algunos minutos.

En el centro de esa escaramuza está, como sucede con cualquier figura histórica que ordena o divide una sociedad entre quienes la aman y quienes la detestan, Cristina Kirchner. Conocedora de que, por decisión propia o por impotencia, Alberto Fernández no conseguirá acomodar los tribunales al modelo que tiene en su cabeza, la vicepresidenta aceleró su intento de controlar el organismo que pone y saca los jueces. Para conseguir eso, dividió artificialmente a su bloque en el Senado y, cuando la Corte Suprema ordenó corregir la injusticia que generó esa jugarreta, decidió no acatar la decisión del tribunal, lo cual puso al Senado y la Justicia al borde de un conflicto de poderes cuyas consecuencias todavía se desconocen.

Ahora ese choque se trasladó a Diputados, una cámara que también ingresó en una dimensión inexplorada. Hace ya largo tiempo que de ese recinto sólo salen las muy pocas leyes que logran saltear la división irreductible entre el oficialismo y la oposición. Allí se ve más claramente que en otros ámbitos la consecuencia paralizante que tiene la combinación de grieta y paridad. Como ni el Frente de Todos ni Juntos por el Cambio tienen la cantidad de diputados suficiente para imponer proyectos por sí solos, en los últimos años sólo se votaron allí las leyes que obtuvieron alguna clase de consenso.

Hoy, la posibilidad de conseguir esos acuerdos parece clausurada: la decisión de la presidenta del cuerpo, Cecilia Moreau, de revertir el decreto que postuló a los representantes de la cámara ante el Consejo de la Magistratura luego de que una jueza fallara contra el nombramiento de una diputada opositora terminó por quebrar los pocos puentes que existían entre las bancadas.

Moreau pudo comprobar la profundidad de esa fractura cuando este jueves se quedó sin posibilidad de renovar su cargo porque la oposición decidió dejar sin quórum la sesión prevista para cumplir con ese trámite.

Hoy es difícil avizorar de qué modo pueden recuperar puntos de contacto opositores y oficialistas, sobre todo teniendo en cuenta la agenda judicial que deberá enfrentar Cristina en lo que queda del año y el deterioro de la situación económica y social. Salga como salga, la decisión del Tribunal Oral que tiene en sus manos la investigación sobre los desvíos de fondos para las empresas de Lázaro Báez durante la gestión presidencial de Cristina generará un maremoto. Esa agenda, que sólo sigue en detalle una pequeña parte de la población, queda cruzada por las preocupaciones económicas que comparte la enorme mayoría de los argentinos.

Ese contexto poco propenso para los acercamientos se volverá aún más hostil cuando oficialistas y opositores comiencen a dedicarse a tiempo completo a la campaña electoral.

¿Qué opositor querrá hablar con un oficialismo que lleva varios meses de declive entre la opinión pública? ¿Qué incentivos habrá para que un político avance en una dirección que puede enojar a sus propios votantes? Cuesta encontrar una palabra diferente a “ninguno” que sirva como respuesta a esas dos preguntas.

Ignacio Miri

Fuente

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo