spot_img

Ginés González García: un increíble homenaje al fracaso y la inmoralidad

Más leídas

Jujuy al día ® – “Es público y notorio que he debido tomar una decisión ante un hecho reprochable. Lo sucedido en el Ministerio de Salud fue un hecho que, aunque excepcional, no puede avalarse”, explicó Alberto Fernández el 21 de febrero de 2021, luego de despedir al ministro de Salud, Ginés González García, 24 horas después que estallara el escándalo del robo de vacunas y su aplicación a amigos del poder, conocido como el vacunatorio vip. En ese momento el país sufría alrededor de 2 millones de contagios y 51 mil muertes por la pandemia de Covid-19. La sociedad estaba alarmada por la escasez de vacunas ante un plan de vacunación deficiente y el desgaste máximo de los trabajadores de sanidad, que fueron postergados, poniendo en riesgo sus vidas por cada vacuna inoculada fuera del circuito de prioridades.

Éste es el contexto en el que Ginés González García fue obligado a dejar el cargo frente al Ministerio de Salud, pero no fue por ninguno de estos motivos, sino por la revelación que había realizado unas horas antes el periodista Horacio Verbitsky, quien dijo que llamó “a su viejo amigo Ginés” para vacunarse en el ministerio.

El resto es historia conocida, Carlos Zannini y su esposa, Hugo Moyano, Eduardo Duhalde y familia, Eduardo Valdés, Jorge Taiana, el exministro Martín Guzmán y varios de sus jóvenes colaboradores, Hugo Curto, Julio Vitobello, otros funcionarios, choferes, amigos, militantes, formaban parte de una lista de 70 personas que difundió el gobierno. Con todos ellos se cometió un delito desde el vamos: los hicieron pasar por personal de salud. De todos modos, resultaron ser muchos más de 70 los “privilegiados”. La Fiscalía que entiende en la causa había detectado 385 vacunados que no correspondían al personal sanitario e inoculados en el Hospital Posadas, además de las dosis que fueron a El Calafate misteriosamente, para vacunar a amigos y personal de servicio de Cristina Kirchner. Hoy, según la diputada Graciela Ocaña, existen más de 3000 sospechados de haberse salteado la fila.

Recordemos que Ginés González García había dicho en enero de 2020 que “China quedaba lejos” y que el virus no iba a llegar. Y en marzo de ese año afirmó que le “preocupaba más el dengue que el Covid”, a pesar de que dos semanas después el gobierno daba comienzo a una de las cuarentenas más extensas e inexplicables del planeta. Recién en marzo el Ministerio de Salud salió al mercado a comprar test de Covid, tarde para conseguirlos en un mercado saturado. Chile había comprado el 11 de febrero un millón de test y Uruguay 200 mil una semana más tarde. Las llegadas de vacunas estuvieron siempre empañadas por acompañar “el acuerdo y el proyecto político de Putin”, según palabras de Cecilia Nicolini. Rusia no cumplió, no se compraron otras, como Pfizer, y se vacunó tarde, permitiendo así muertes evitables.

Esa fue la gestión sanitaria de González García y también de su segunda y sucesora, Carla Vizzotti. Una de las peores estrategias del mundo, con resultados trágicos para el país donde, además, existieron otros privilegios fuera de las vacunas, para circular o reunirse mientras le gente estaba encerrada, no podía ver a sus adultos mayores o despedirlos dignamente. La actual ministra también es responsable. De hecho, cinco funcionarios de su entorno, todos menores de 50 años, recibieron la Sputnik V bajo el paraguas del vacunatorio vip: Analía Rearte, directora nacional de Epidemiología; Juan Pablo Saulle, coordinador logístico de la Secretearía de Acceso a la Salud; Analía Aquino, asesora de la Secretaría; Alejandro Costa, subsecretario de Estrategias Sanitarias, y Juan Manuel Castelli, director nacional de Control de Enfermedades Transmisibles. Costa, además, fue el encargado de vacunar a domicilio a la familia de Eduardo Duhalde. Pero no fue solo eso: un día antes de que se conociera el escándalo, los padres de la actual ministra de Salud fueron vacunados en la localidad de Escobar, según surgió en el Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (SISA) al que accedió LA NACION en su momento. Además de tener la suerte de estar entre los primeros argentinos que se vacunaron, sería bueno saber dónde votaron los padres de la funcionaria en las elecciones del año pasado, ya que en ese momento figuraban con domicilio en CABA, muy lejos de Ingeniero Maschwitz, donde recibieron la dosis. Una irregularidad más que aparece en esta película de terror que significó uno de los hechos más indignos que nos regaló la política, como fue el robo de vacunas. La Argentina está minada de hechos de corrupción, pero sustraer vacunas en el contexto en que se hizo lo convierte no solo en una enorme inmoralidad sino también en el peor hecho de corrupción de la historia. Con buenas leyes y jueces probos, la plata puede recuperarse, las vidas que se perdieron no.

También hubo privilegios en varios distritos manejados por el oficialismo, donde jóvenes militantes kirchneristas se vacunaron mientras nuestros adultos mayores esperaban en sus casas encerrados por miedo a un contagio que para ellos podría ser letal. Así fue como pudimos ver a cientos de militantes camporistas celebrando con los dedos en V posando para las fotos. Sin temor a exagerar, estos procederes replican lo que hemos visto en muchas películas o leímos en novelas que hablan de pandemias o de situaciones cercanas al apocalipsis. Allí, las castas del poder, los tramposos, los corruptos, los adinerados, imponen su autoridad para llevarse una vacuna o facilitar al resto de los suyos su salvación. Aunque irrite la comparación, algunos de los comportamientos observados cuando las vacunas escaseaban se asemejan a eso.

Vale recordar esto ahora, porque esta semana el exministro de salud, Ginés González García, que fue despedido por ser responsable de “un hecho reprochable e inadmisible” según el propio Presidente, fue homenajeado en la Casa Rosada por sus décadas dedicadas a la política sanitaria. En un gobierno donde la vicepresidenta habla en un acto como opositora siendo presidenta en ejercicio, acompañada por ministros y funcionarios que cantan “vamos a volver” al gobierno, cuando ya están en él hace casi tres años, no debería sorprender que los funcionarios despedidos por ineficaces, un año y medio después sean homenajeados por sus tareas por el mismo presidente que los removió.

En el homenaje se habló de los medicamentos genéricos, del Plan Remediar y la Ley de Salud Reproductiva. Un dato más, ni el homenajeado, ni quienes oficiaron el tributo, hablaron de su gestión durante la pandemia. Un gesto de humildad o, quizás también, teñido de vergüenza.

Daniel Santa Cruz

Fuente

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo