spot_img

Lázaro Báez y los bolsos de López, los karmas que Cristina nunca puede explicar

Más leídas

La vicepresidenta los evita al defenderse y elige en cambio armar un relato de de novela que vincula la posible condena por corrupción con el fallido atentado en su contra.

Jujuy al día ®- Cuando el 23 de julio del 2008 Alberto Fernández, ahora Presidente, renunció como jefe de Gabinete de Cristina Fernández, ahora vicepresidenta, le hizo una recomendación en privado: que oxigenara el Gabinete.

Sobre todo, el ministerio de Planificación que comandaba Julio De Vido, con quien siempre, incluso en las épocas de Néstor Kirchner, había tenido diferencias. Sospechaba que algo oscuro que venía incubando en un área que administraba el mayor presupuesto del Gobierno.

La referencia vale después de las “últimas palabras” que pronunció Cristina frente al Tribunal Oral Federal 2, antes de la sentencia que será divulgada el martes próximo en la causa por la adjudicación de la obra pública en beneficio de Lázaro Báez (2003-15). El fiscal Diego Luciani pidió 12 años de prisión para la vicepresidenta. Igual cantidad para el empresario K. En cambio, reclamó 10 para De Vido y el ex secretario de Obras Públicas, José López, el mismo de los bolsos con millones.

Al margen que existen otro nueve involucrados con pedidos de condena, parece claro que aquel dispositivo sobre el cual había alertado Alberto fue la pista principal de las investigaciones que llegaron al juicio oral y público.

Cristina no aludió en sus “últimas palabras” a nada de eso. No tendría mucho para decir. Tampoco lo tuvo el timón de su defensa, Carlos Beraldi, durante el desarrollo del juicio. La sombra de Báez en cada acusación resultó para su trabajo un martirio. Nunca pudo negar la relación comercial entre los Kirchner y el empresario K.

Varias veces se ocupó de remarcar que, pese a eso, no había constituido delito. Es lo que deberá probar el TOF2 para declarar culpable a Cristina y a aquel séquito.

Profundizando la línea argumental de su primera intervención y del alegato, la vicepresidenta terminó de conformar una exposición casi alucinante. Digna de la mejor novela. No se trataría, a esta altura, de una persecución judicial en su contra por un delito que, según ella, nunca cometió.

La confabulación estaría conectando una condena por corrupción que da por consumada con el atentado fallido del que resultó víctima el primer día de septiembre. ¿Cómo sería el puente? La existencia de un partido judicial sustituto de las antiguas Fuerzas Armadas y los golpes militares. Con el soporte de los medios de comunicación que no le son afines. Amén de la connivencia opositora.

En su derrotero sin brújula llegó a emparentar el comportamiento judicial y periodístico con lo que sucedía durante la dictadura con desaparecidos y secuestrados que eran arrojados al mar desde aviones fantasma. Increíble frivolización.

Semejante conjetura, tal vez, haya respondido a la imposibilidad de abordar cuestiones más sencillas. Capaces de alimentar las sospechas acerca de todas las irregularidades que fueron ventiladas en el juicio. Nunca explicó Cristina por qué razón, luego de la muerte de Néstor Kirchner, no se animó a desmantelar el dispositivo de corrupción que anidaba en su gabinete.

¿Pudo no haberse enterado durante cinco años (2010-15) de su existencia? El sistema funcionó de distintas formas. También con la recolección de coimas, según está registrado en la causa de los cuadernos. Ese trámite permanece trabado por recursos judiciales y la innegable pereza del tribunal que lo tiene a su cargo.

Tampoco la vicepresidenta se atrevió a explicar los motivos por los cuales se mantuvieron los negocios privados con Báez (hoteles y alquileres de inmuebles) mientras el empresario era favorecido con licitaciones por la obra pública.

Habría dos planos. Primero descubrir, tarea que atañe al TOF2, si aquellos negocios encubrían ilícitos. De no haber sido así, quedaría planteado como mínimo una cuestión de decencia ética. Tal vez un rasgo menor o invisible para el kirchnerismo. Hoy mismo cobija a dirigentes con condena firme. El ejemplo emblemático sería el de Amado Boudou.

El epílogo de este tramo del juicio llegaría en un momento singular. Vale recordarlo: se puede tratar de la absolución o de una condena en primera instancia. Quedaría la recurrencia a la Cámara de Casación. El dictamen definitorio cabrá a la Corte Suprema. La posibilidad de un traspié podría darse en medio del delineamiento de la escena electoral para el 2023.

El TOF2 conoce tanto ese significado que decidió no retrasar ningún plazo. Hará público su fallo y es probable, además, que divulgue un resumen de sus fundamentos cuyo conocimiento público completo está previsto recién para marzo. Esas deliberaciones aún no concluyeron entre los magistrados Rodrigo Giménez Uriburu, Jorge Gorini y Andrés Basso.

También ellos resolvieron desterrar cualquier especulación respecto de una causa conexa: el levantamiento o no del sobreseimiento de la familia Kirchner en Los Sauces-Hotesur. Un mecanismo presunto de lavado de dinero de la obra pública. Vialidad representaría el llamado “delito precedente”. Los abogados de Cristina pidieron la semana pasada que se mantenga aquel desistimiento.

El fiscal de Casación, Mario Villar, sostuvo que la causa debería ser llevada a juicio. Tendrá que resolver la Sala I de Casación que conforman Diego Barroetaveña, Ana María Figueroa y Daniel Petrone. Se trata del único pleito, entre tantos, en el que están implicados los hijos de Cristina. El diputado Máximo y Florencia Kirchner.

El armado para 2023 y las PASO

El oficialismo asoma en esta coyuntura dedicado a rearmar su estructura. La vicepresidenta encabeza un operativo de aproximación con sectores que la han sido esquivos. Es el caso de la reunión con Emilio Pérsico, jefe del Movimiento Evita y funcionario del ministerio de Desarrollo Social. Uno de los soportes principales que muestra el andamiaje presidencial. ¿Profundización de su aislamiento? Militantes del Evita subrayaron que no habrían podido negarse a la invitación que, a través de Máximo, formuló la vicepresidenta. Subrayaron algo: “Repetimos todas nuestras posiciones”. ¿También el mantenimiento de las PASO?

Tal discusión ha perdido vigor en el Frente de Todos. Quizás porque su derogación estaba apoyada sobre una plataforma frágil. La posible descomposición de Juntos por el Cambio. Que devolvería competitividad al oficialismo. El entusiasmo abolicionista disminuyó después de una reunión en la que Alberto interpeló: “¿Y quién les dice que el Frente no se romperá?”

La posibilidad de una condena a Cristina por la obra pública añadiría un condimento inconveniente de campaña. Además de la mala situación económico-social, la idea de la corrupción como otro eje. En ese punto, por otra parte, perdería fortaleza el “operativo clamor” impulsado por La Cámpora y el kirchnerismo. ¿Cómo hacer proselitismo con la líder condenada?, se preguntan en aquel mundillo. Resta una semana para saberlo.

Una hipotética condena diezmaría las pretensiones de la vicepresidenta. ¿Iría a una elección interna en esas condiciones? ¿Mantendría autoridad fuera del kirchnerismo para imponer listas y candidaturas? Son interrogantes que no tienen respuesta. Hasta tanto haya novedades, la vicepresidenta y los suyos insistirán con la denuncia de una supuesta persecución.

​Volverán a recoger solidaridades de caudillos, en especial en Buenos Aires. Hay quienes maquinan alguna manifestación en caso de un fallo adverso del TOF2. Nada que sea callejero resulta atractivo. Pesa la sombra del atentado fallido. También la imposibilidad de demostrar, por ahora, que detrás de la “banda de los copitos” haya existido algo capaz de darle al intento de magnicidio el lustre político que no posee.

Eduardo van der Kooy

Fuente

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo