spot_img

¿Mini verano para el consumo?: cómo impactarán el Mundial, las Fiestas y los bonos de fin de año

Más leídas

El mercado de demanda masiva registró en octubre su segunda caída consecutiva y se proyectaba que se repita en noviembre y diciembre. Las últimas medidas para revertir esa tendencia y perspectivas

Jujuy al día ® -En los últimos meses el consumo comenzó a mostrar señales de fuerte desaceleración respecto de los niveles registrados el año previo. La aceleración de la inflación y la no suficiente recuperación salarial golpean los bolsillos y eso se registra en los niveles de demanda.

Los comercios empezaron a notarlo a partir de agosto y una clara muestra de esta tendencia es lo que pasó con el programa de financiamiento Ahora 30 o con eventos como el CyberMonday o el BlackFriday, que no generaron una explosión de ventas como en otros años.

El consumo masivo, de hecho, registró en octubre su segunda caída interanual consecutiva, según el informe de la consultora Scentia, y las expectativas para noviembre y diciembre no son más alentadoras, a pesar del Mundial, las Fiestas y los bonos de fin de año que suelen otorgarse para esta época. ¿Habrá en este último bimestre de 2022 un mini veranito? ¿Qué expectativas tienen los analistas para el año próximo?

“En la medida en que los aumentos tarifarios sean los prometidos, el ingreso disponible va a caer, especialmente en la punta de la pirámide. En la base, se sostendría bastante más porque las subas no son tan marcadas y porque, además, generalmente hacia fin de año, e incluso en 2023 por las elecciones, habría un robustecimiento de red de seguridad social”, manifestó a Infobae el economista de Ecolatina, Federico Moll.

Sin embargo, al mismo tiempo remarcó el economista que “la aceleración de la inflación come mucho esos ingresos de la base de la pirámide. La velocidad de ajuste de la AUH y de las jubilaciones y pensiones le corre muy por atrás a la inflación, que anualizada está por encima de los 3 dígitos. Y en ese marco, los bonos son una recuperación muy parcial de lo perdido”.

El Gobierno anunció días atrás que los jubilados y pensionados tendrán un incremento de 15,62% en diciembre, producto de la fórmula de movilidad, y que a eso se le sumará, por tres meses consecutivos, un bono de $10.000, además del aguinaldo previsto también para el mes próximo.

Así, en diciembre, los jubilados de la mínima percibirán $85.186. Quienes cobren hasta dos haberes mínimos también recibirán un bono que rondará los $7.000. La Asignación Universal por Hijo (AUH) y la Asignación por Embarazo (AUE) también están alcanzadas por el ajuste derivado de la movilidad previsional.

Por otro lado, el Gobierno también anunció un incremento del 40% en los montos de la Tarjeta Alimentar, que llevará los valores de $9.000 a $12.500 para quienes tienen 1 hijo, a $19.000 para las familias con 2 hijos, y de $25.000 para las que tengan 3 hijos o más. En cuanto a los trabajadores en relación de dependencia, todavía se mantiene la discusión al interior del Gobierno sobre si disponer o no un bono o suma fija. Por lo pronto, gozarán del medio aguinaldo.

Para el consultor Osvaldo del Río, de Scentia, “estas medidas son paliativas, pero no resuelven nada. Creo que en 2023 van a tener una situación muy compleja. Van a poner plata en la calle, pero en un proceso de inflación como el que estamos viviendo, esa mejora rápidamente se diluye”, precisó.

En Ecolatina coinciden en que los números negativos reflejados por Scentia en el consumo masivo se van a profundizar y sostener en los primeros meses de 2023, y que a pesar del clima electoral: “el Gobierno no tiene herramientas para poner a disposición una batería de medidas muy profundas, por lo que no se espera que los niveles de consumo crezcan en los próximos meses. Puede haber un mini veranito, ni siquiera parecido a lo que tuvimos a fines de 2021/ principios de 2022, pero en términos generales se ve caída de ingresos disponibles y del consumo”, dijo a Infobae Federico Moll.

El último dato de Scentia muestra que las ventas en supermercados y autoservicios tuvieron una caída de 4,5% en octubre respecto de igual mes del año anterior y que son los comercios de proximidad los que siguen liderando ese desplome. Aún así, ya las grandes cadenas no reflejan el mismo desempeño.

El mes pasado tuvieron un aumento en las ventas pero de apenas 1,7%. Hay que destacar que ya las bases de comparación comienzan a ser más altas, y más lo serán en noviembre, diciembre, y el primer semestre del año próximo. Por lo tanto, para Del Río, es muy probable que los próximos dos meses sean negativos, aunque el año cerrará con números positivos por lo sucedido en la primera mitad del año. Hasta octubre, el acumulado es positivo en 2,4 por ciento.

Las ventas en autoservicios vienen registrando un retroceso interanual desde hace varios meses producto del gap de precios que todavía hay entre canales, la desigual velocidad inflacionaria, las bases de comparación y una capacidad de compra cada vez más afectada, según remarcó Scentia en su último informe. El mes pasado tuvieron una caída de 9,8%, con mayor impacto en los locales del interior del país que en el AMBA.

Con respecto al programa Precios Justos, que lleva una semana de vigencia, todavía no se percibe un aumento en las ventas, según afirman en las cadenas comerciales. Lo que sucederá, sin dudas, es que en los próximos meses esos más de 1.800 productos incluidos quedarán baratos en comparación con el resto -que “inflacionará”, según lo acordado, al 4% mensual en las grandes cadenas-, por lo que seguramente serán más demandados y serán un ancla para otros de sus mismas categorías, según estimaron los expertos del mercado minorista, pero no se espera un impacto muy fuerte en los niveles agregados de consumo.

“Más que traccionar la demanda, estos programas generan un marco de referencia en donde el consumidor va decodificando si las promociones que se hacen son accesibles o no, o si un producto está muy encima de lo que puede llegar a pagar. Y puede ayudar a que los precios no se disparen tanto”, manifestó el director comercial de la consultora Nielsen, Javier González.

Para esta firma, el año también cerrará positivo entre 3,5% y 4%, cifras más optimistas que las de Scentia.

El directivo consultado por Infobae explicó que aunque el panorama en este segundo semestre no fue tan negro como se preveía, “sí se ve una desaceleración en términos interanuales y está muy golpeado el canal de autoservicios”.

Y agregó González: “Para el cierre del año, pueden jugar positivamente el aumento de las jubilaciones, los bonos y el cierre de paritarias algo más alto, a lo que se suma el Mundial, con su impacto sobre el rubro bebidas, y las Fiestas. Podríamos tener dos meses de sostenimiento de consumo, pero lo que estamos viendo es que las acciones comerciales que realizan las cadenas no tienen el mismo impacto que en año anteriores”.

Natalia Donato

Fuente

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo