spot_img

El Mundial K del disparate arrancó antes que Qatar

Más leídas

Si «los argentinos debemos pensar cómo ganamos el Mundial», según Fernández, Scaloni podría pensar cómo bajar la inflación.

Jujuy al día® – Un espectador sentado fronteras afuera lo podría apreciar como un gran programa cómico, o como una antología del disparate. Aquí adentro, para los ciudadanos de a pie, el paso de comedia adquiere ribetes decididamente dramáticos. El punto cúlmine de la puesta en escena del gran dislate nacional fue el acto del jueves pasado en La Plata. Convertida en Presidenta en ejercicio en virtud del viaje de Alberto Fernández, Cristina Kirchner se presentó como la más consumada candidata de la oposición… del Gobierno que integra. Es difícil concebir absurdo mayúsculo. Aunque tratándose de Argentina 2022, nunca está dicha la última palabra.

Si hay un ejercicio habitual de resolución casi imposible, como intentar explicarle a un extranjero la realidad local, lo del jueves superó todas las expectativas. “La fuerza de la esperanza” era lema central de la convocatoria de una oradora a la sazón número dos del actual Gobierno, responsable de haber ungido candidato al número uno. ¿La esperanza de qué? ¿Cómo pueden presentarse como “el cambio” los mismos que hoy detentan el poder? ¿Cómo es eso de ser Gobierno y oposición al mismo tiempo? Si tienen todo claro y saben lo que hay que hacer, ¿por qué no aprovechan que ocupan el Ejecutivo y lo hacen de una vez? ¿No es un poco perverso dejar que todo se hunda cada día un poco más para recién, en un hipotético nuevo período, a más de un año vista, ponerlo en práctica? ¿Quién, en su sano juicio, puede plantear algo semejante sin ponerse colorado? ¿Y quiénes, en su sano juicio, pueden salir a convalidarlo? Milagros y misterios de la Argentina 2022 versión kirchnerista.

Por cierto, no son los únicos. Para la ministra de Trabajo, Kelly Olmos, ganar el Mundial es más importante que bajar la inflación. “Después seguimos trabajando con la inflación, pero primero que gane Argentina”. Lo dijo sin ponerse colorada y lo peor es que , obligada ante la catarata de reacciones, cual Cerruti hablando de los muertos de Covid “de la derecha”, intentó explicar lo que había querido decir. Igual que en el caso de la vocera presidencial, el remedio fue peor que la enfermedad: tratando de dar marcha atrás con sus declaraciones, terminó ratificándolas. El famoso “no aclares que oscurece”. Pero es Argentina hoy, y aquí no ha pasado nada. La ministra sigue en su puesto.

No le fue en zaga Alberto Fernández: en plena gira, antes del episodio de su gastritis erosiva, se animó con un “Lo que debemos pensar los argentinos es cómo ganamos con Messi el Mundial”. Siguiendo la recomendación presidencial, por ahí habría que pedirle a Scaloni que, entre partido y partido, allá en Doha, se ponga a pensar cómo bajamos la inflación, aumentamos las reservas del Central y generamos trabajo genuino. Hoy por ustedes, mañana por nosotros.

Fue casi en simultáneo con los dichos de Gildo Insfrán, el polémico y eterno gobernador de Formosa, que descalificó a María Eugenia Vidal hablando de su “retraso mental”: dos actitudes discriminatorias al hilo, a falta de una. Lo peor, después del exabrupto, fue el silencio oficial del Inadi y de la ministra de Mujeres, Género y Diversidad al respecto.

Antes de su acto estilo lanzamiento de candidatura pero no, Cristina tuvo tiempo para perpetrar otra de sus arbitrariedades en el Congreso: arrastrando al Senado en su pelea con la Justicia, logró que el bloque, con la ayuda de tres aliados, aprobara la designación de tres representantes K para el Consejo de la Magistratura, entre ellos Martín Doñate, desconociendo el fallo de la Corte Suprema que había anulado el nombramiento de Doñate y designaba en ese lugar a Luis Juez, por la oposición. Una maniobra previa de la vice, según estableció el Tribunal, había dividido artificialmente el bloque oficialista para quedarse con los consejeros que corresponden a la primera y la segunda minoría, impidiendo la llegada del candidato de Juntos por el Cambio al Consejo y consiguiendo así una banca más en el organismo que nombra y controla a los jueces.

Apenas una versión remozada de aquel “Vamos por todo” de Cristina, que el jueves volvió a calificar de “rémora monárquica” que los jueces tengan cargos vitalicios y que, entre otras afirmaciones entusiastas, refiriéndose a su segundo mandato en la Rosada, prometió que “podemos volver a ser esa Argentina”. Palabra de Vicepresidenta, en ejercicio.

Silvia Fesquet

Fuente

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo