spot_img

El infra-presidencialismo argentino

Más leídas

Una nueva forma de gobierno que se caracteriza por la pérdida del poder presidencial a manos de nadie.

Jujuy al día® – La actual experiencia político-institucional en nuestro país ha creado el sistema infra-presidencialista, una nueva forma de gobierno que se caracteriza por la pérdida del poder presidencial a manos de nadie, es decir, sin la emergencia o competencia efectiva de una autoridad tutelar que ocupe su lugar o capture sus funciones constitucionales, sin subvertir el orden democrático.

Otrora ejemplo de hiper-presidencialismo, Argentina se desliza hacia un régimen cuyo jefe de Estado renunció al uso extensivo de las funciones de liderazgo y mando que la Constitución le reserva. Nótese que esta novedad no se debe a una reforma constitucional sino a un cambio sustancial en las prácticas institucionales.

Hasta ahora los sistemas de gobierno se agrupaban en dos grandes categorías, presidencialistas y parlamentarios, en función de quién ejerce la función ejecutiva y en nombre de quién.

En el primer caso, como el nuestro, un presidente elegido directamente por el pueblo es el jefe del Estado y de la administración; en el segundo, un primer ministro, cuya autoridad proviene del Parlamento -donde reside la soberanía popular- está a cargo de la administración y de la conducción del país. Las experiencias históricas también muestran sistemas híbridos, como el semi-presidencialismo, que combina elementos de ambos modelos.

Al amparo del sistema presidencialista, Argentina ha tenido jefes de Estado débiles y fuertes, caracterizados por su liderazgo y la conformación política en el Congreso. Carlos Menem y Néstor Kirchner son dos ejemplos de presidentes fuertes: jefes partidarios y conductores políticos, con mayorías propias en el Congreso, o sin ellas pero con capacidad de construir consensos para la aprobación de la agenda legislativa del Ejecutivo. Fernando de la Rúa es el caso opuesto.

El infra-presidencialismo que encarna Alberto Fernández es otra cosa, algo totalmente nuevo: surge de la anomalía institucional de ser delegado de un poder que no le pertenece ni le es compartido -que encarna Cristina de Kirchner- y de su incapacidad de sortear esta situación apelando a las importantes herramientas que le ofrece la Constitución.

Fernández no es jefe político ni tiene anclaje electoral propio; carece de liderazgo ni muestra voluntad de conducir. La mayoría de los ministros de peso de su gabinete responden políticamente a otros líderes de la coalición, al igual que buena parte de los legisladores oficialistas.

El actual infra-presidencialismo también se refleja en el proceso de toma de decisiones. Las amenazas no surgen por el hecho de no haber logrado mayorías propias en ambas cámaras del Congreso (que define a los gobiernos débiles) sino de la fragmentada coalición que Fernández integra y que no lidera. El sistema de vetos cruzados entre el presidente y la vicepresidenta paraliza la gestión, impide acordar un rumbo y profundiza la crisis política y económica.

Indicador de infra-presidencialismo es también que la vicepresidenta se haya negado a ocupar en los hechos el lugar que dejó vacante el presidente, y que no haya capturado funciones centrales del Ejecutivo; del mismo modo, que el presidente renunciara a construir un espacio propio que le diera la necesaria sustentabilidad política.

Así, la competencia entre ambos se circunscribe a los intentos de remoción de altos funcionarios que no son del agrado de Cristina Kirchner y a la puja por las decisiones que ella no comparte. Por eso, las reiteradas declaraciones de líderes del kirchnerismo reprendiendo al presidente por no haber consultado ciertas decisiones y designaciones, deben ser leídas no como intentos de revertir o influir sino como recordatorios de que la vicepresidenta no comparte esas iniciativas, que no se siente parte del gobierno.

En el infra-presidencialismo la oposición tampoco se constituye en una amenaza. Juntos por el Cambio no busca aprovechar anticipadamente la pérdida del poder presidencial vaciando el Congreso, sino que su principal incentivo está orientado a ganar las elecciones y sustituir a un gobierno que, debido a estas características, considera irrecuperable. Algo parecido surge en la coalición oficialista: la mayoría cree que podrá recuperar sus chances volviendo a competir en las próximas elecciones, para lo cual renuncia a un salvataje imposible del gobierno del que intenta disociarse.

Esta situación es importante para comprender la dinámica que ha tomado el proceso. Las dos principales coaliciones políticas -el Kirchner-peronismo y Juntos por el Cambio- entraron en letargo a la espera de que la elección presidencial de octubre de 2023 defina las nuevas conducciones y despeje la incertidumbre.

Mientras tanto, la imagen que nos devuelve el infra-presidencialismo es de crisis de liderazgo: en el oficialismo, con la parcelación del poder y la incapacidad de tomar decisiones; en la oposición, por la explosión de candidaturas y la ausencia de posiciones unificadas entre sus socios.

Es una escena que transcurre recién su primer acto, donde ambas coaliciones están cruzadas por notorias diferencias internas de visión y de método, lo cual lleva a interrogarnos si podrán mantenerse unidas y presentar candidatos que las representen y, en el mediano plazo, si serán capaces de devolverle al país gobernabilidad y eficacia a la gestión pública.

Matteo Goretti

Fuente

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo