spot_img

Presentación  del libro colectivo «Cantos de Miraflores

Más leídas

Jujuy al día® – Miraflores es un topónimo muy español pero también muy americano y muy jujeño, no existe lugar por estas comarcas que no tenga un barrio, un lote o un paraje que lleve el nombre de Miraflores.  La elección de ese nombre para este libro se vincula de algún modo con el amor de mi esposa por el Ingenio La Esperanza, su tierra, y con el cariño que esparce sobre los escritores del Taller merced a sus tazas de api caliente y a los bollitos con chicharrón. Todo ocurre en nuestra casa de la Quebrada de los Pájaros (que también se llama Miraflores). Y es desde ese Miraflores de Ariana y también mío que bajan los cantos de este libro como una secuencia eslabonada que vincula a los pájaros, a las flores de la casa , a mi esposa y a los escritores. Lo dije antes en el libro Ensayo de Pájaros y en este lo repito: Son personas que vienen de sus (un poco tristes) casas, también ellos un poco tristes como sus casas y entran a la subida obscena del cerro Miraflores con el desparpajo de abrir la puerta de un poema. Traen apenas unas gotitas de perfume para el que lo quiera recoger y una sonrisa poéticamente correcta. Pero hay más que eso. Vienen por sus almas dispersas y colgadas en pasados días muertos a recoger sus pedazos y pegotearlos en algún soneto. Pero les ocurre más que eso. Y a mí, también. Lo explico así. Quienes hayan edificado sus saberes culturales con las revistas D’artagnan, Intervalo, Fantasía y El Tony, apreciarán el mérito y las virtudes de este gallardo libro. Álamo Jim, el Cabo Sabino, Nippur de Lagash, Mi Novia y Yo, Dennis Martin, Jackaroe explican un poco de la osadía de desmantelar el estilo individual  privado y narcisista en un  libro colectivo que reproduce el formato de las revistas antes nombradas, porque aún siendo disímiles entre ellas guardaban entre sí un continuum estético y anecdótico que eslabonaba casi a todas las tiras o a sus personajes. Nippur y Jackaroe o Mi Novia y Yo eran distintos e individuales pero establecían entre sí un aire estilístico familiar,  una estética y hasta una ética entre los héroes o antihéroes de cada tira. El público lector también compartía rasgos similares. Iba derecho al personaje admirado pero terminaba leyendo toda la revista. Sobre la estructura lógica de esta presunción, estimo que esto mismo ocurrirá con el público que establezca un contacto con el libro que hoy presentamos, Canto de Miraflores. Los parientes leerán en principio los textos de sus parientes pero iterminarán luego admirando a todos los escritores.

 Ha cambiado la literatura, la forma de escribir y la forma de leer. Es muy difícil sustrarse al encanto de la diversidad y este es uno de los  valores distintuvos del libro: la complejidad de texturas diferenciadas que se disparan desde un tema idéntico. “La calle Belgrano”; “La bolsita de Jardín” o la relación con los padres. Un trabajo práctico muy básico: “El amor por la tierra” produjo Romances que ponderan a Belgrano o construyen la historia del antiguo Jujuy colonial desde el relato privado de antiguas familias norteñas. Escribir sobre la desaparición de los trenes habilita la construcción de historias de aparecidos entre las vías o evocaciones histórico políticas. La urgencia es el aire de estos tiempos. El Taller reproduce esa neurosis de la rapidez. Nada es reposado y no existen ya géneros que encarcelen lectores. La infidelidad atraviesa también al Arte. Hay en este cambio de formato concesiones y cesiones; pérdidas pero también maravillosas ganancias. Hemos pasado del escritor iluminado y talentoso a un concepto de escuela estética plural, colectiva plástica, dinámica y más honestamente popular. No se escribe ya para el pueblo desde una colina sino que se escribe con voz de pueblo. Sin impostaciones inclusivas. En esto hace eje la osadía de este libro, también su virtud y su gallardía. Pero también la delicia de este libro es que rompe varios cadalsos. Primero, resquebraja la torreta de nácar-plástico (símil marfil) en el que se acantonan los  poetas y los sacha críticos que construyeron el edificio al que se mudó el actual desatino literario. Este es libro da cuenta de que el Arte, la Literatura circula por fuera de los cercos institucionales y que evoluciona transponiendo el conocimiento acantonado en los nodos o elites del saber académico que muestra cada vez menos de saber y de academia. Aunque también escapa a la tentación de los concursos literarios. Respecto de la relación curriculum y Literatura, dejemos afuera el extraño ejemplo de Borges, que no es un escritor sino un sabio y digamos que este libro establece evidencia de que la destreza en la escritura no viene como herencia genética sino que cualquiera es un escritor agazapado y que es posible adquirir puease potencia y se perfecciona. No obstante ello, en este libro se rescatan formas como el soneto la copla y el romance que la educación hiper especializada de los claustros ha perdido o no es capaz ni siquiera de reproducir. Con cierta amargura vemos que no emana Arte de las escuelas ni de los Congresos y que los docentes se han dejado colonizar por el vacío conceptual de  infructuosas Ciencias pues se privilegia antes el currículum que la estética del Arte. Un libro no es un evento inicial ni terminal sino parte de un recorrido. La escritura no es, como muchos creen, un herramienta para desarrollar y concretar ideas; es el accionar interno de un itinerario iniciado mucho antes y que trasciende al propio texto. Quien se lanza a la escritura tiene sobre sí varias fatigas que anteceden a la escritura misma. Lo primero fue conjurar la pena , el dolor por la pérdida o, el abandono, la injusticia, la desdicha o lo que fuere que haya avivado ese impulso de escribir. Luego, tuvo que resolver la identidad del lector  que es como el ojo de un fantasma escudriñando desde las tinieblas; después,  tuvo que calcular el registro (las palabras que puede o no escribir), adecuar la modalidad del lenguaje a la competencia de ese lector desconocido y estimar (siempre en el plano de la presunción)  la eficacia que tendrán su versitos o relatos en el interés del lector que es un destinatario ausente. Porque calcular el efecto que harán las palabras escritas  también son formas de la verbalización.  Desde esta perspectiva, el silencio o el vacío textual ocupan un rango similar al del texto. Silencio o Vacío son fosos inestables y  situaciones difíciles de soportar. Los que no toleran el vacío se lanzan o lo rellenan; los que  no soportan el silencio lo rellenan con gente, con música o se lanzan a escribir. Ahí aparecen estos dos Observatorios. Dicho lo anterior, digamos ahora que lo que escribe el autor también es parte del libro. El ojo lector no cree en distracciones ni en ingenuidades: la figura física del texto; el momento de aparición; la editorial; los recomendantes; el diseño y el diseñador; todo será rigurosamente leído, desde el mes de aparición hasta el currículum del escritor. Quien escribe adquiere saberes nuevos que irá cotejando con los previos hasta construir el nuevo saber o transformación narrativa guiado por un orientador. Esto también es el cuento, el poema o la copla que provoca un taller o laboratorio literario informal como el nuestro.

 Con mucho esfuerzo aprendemos a tolerar[nos] casi todo, la estupidez el engaño, el robo; pero no hay componendas con la belleza, con nuestra belleza, con nuestro criterio de belleza. Aceptamos la muerte de los padres pero en el funeral seguimos preocupados por el color del cajón. Lejos de lo que pudiera parecer, el controlador estético de los escritores no es el goce o el juego sino el miedo. Quizá el goce que produce el miedo o una forma de gozar jugando con el miedo. La aparición de una narrativa o de una lírica como la que expone este libro no es un incidente aislado ni fortuito ni, aún si exagero un poco, se podría decir que sea individual o narcisista. El desvanecimiento de la figura del escritor individual hace síntoma en este libro que propone una estética selectiva, diferencial y colectiva. Estos escritores nos proponen una forma de belleza que es casi una ética. Y la belleza con un toque de pureza y decencia encanta mucho más.

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo