spot_img

Dólares «cara chica»: 5 formas de cambiarlos o gastarlos al 100% de su valor

Más leídas

Los billetes más antiguos suelen ser rechazados o tomados a menor cotización, y los bancos no los cambian. Opciones para no perder.

Jujuy al día® – Quienes guardan dólares «bajo el colchón» o en una caja de seguridad pueden llevarse una sorpresa desagradable el día que intenten utilizarlos. En la Argentina, si los billetes son de «cabeza chica», mucha gente se negará a recibirlos o sólo accederá a tomarlos a una cotización menor.

Los dólares que sufren esta discriminación son los que fueron emitidos durante casi todo el siglo XX, hasta 1996. Se los conoce como «cara chica» porque el rostro del prócer que está en el frente (Benjamin Franklin en el de US$ 100) aparece más pequeño que en las series más modernas.

La Reserva Federal de los Estados Unidos (equivalente a nuestro Banco Central) indica sin lugar a dudas que todos los dólares siguen vigentes y que valen lo mismo, sin importar su diseño ni si fueron impresos en 1920, 1950, 1970 o el año pasado.

“No es necesario cambiar los billetes de US$ 100 del diseño anterior por los nuevos. Es la política del Gobierno de los EE.UU. que todos los diseños de la moneda de los EE.UU. sigan siendo moneda de curso legal, independientemente del momento de su emisión”, habían dicho en 2013, cuando lanzaron el diseño azulado actual.

Y sin embargo, en la Argentina, a los ejemplares más antiguos se los menosprecia. No sólo en las cuevas financieras, donde surgió esta práctica. También, por ejemplo, en las compraventas de inmuebles, que ahora hasta incluyen una «cláusula de caras» para evitar disputas al escriturar.

Los bancos argentinos, por su parte, sí aceptan los dólares de «cara chica» al 100% de su valor. Pero no permiten que sus clientes pasen por caja a canjearlos por nuevos.

Entonces, ¿qué opciones le quedan hoy a un ahorrista para cambiar o gastar sus dólares «cara chica» sin incurrir en pérdidas? Clarín lo consultó a distintas fuentes del mercado. A continuación, cinco alternativas sencillas.

1. Llevarlos a Estados Unidos

En su país de origen tanto los dólares «cara chica» como los «cara grande» se aceptan sin distinciones, por ser todos moneda de curso legal según la normativa federal vigente (U.S. Code, título 31, sección 5103).

Con lo cual, un viaje a los Estados Unidos, ya sea propio o de algún familiar o amigo, puede ser la gran oportunidad para gastar en cualquier comercio los dólares viejos, o bien tratar de cambiarlos.

Una práctica habitual es ir a un casino, comprar fichas como si se tuviera la intención de apostar, pero luego volver a canjearlas por billetes, que probablemente serán de series más nuevas.

2. Compras online en el exterior

Estando en Argentina, los dólares «cara chica» se pueden utilizar para abonar consumos en moneda extranjera que se realicen a distancia, a través de Internet.

Pueden ser por ejemplo pasajes de avión, alojamiento y excursiones para un próximo viaje al exterior (no necesariamente a Estados Unidos), siempre que sean pagados en moneda extranjera y no en pesos a una agencia local.

También está la chance de adquirir tecnología, juguetes, ropa y otros productos en tiendas online de afuera que los envían por correo a la Argentina con el recién modificado sistema Puerta a Puerta.

Si ese tipo de gastos se pagan con tarjeta de crédito, llegarán en el próximo resumen expresados en dólares. Y ese saldo se podrá abonar en el banco entregando los dólares «cara chica», que serán tomados a valor pleno.

3. Depósito en caja de ahorro

Quienes tienen una caja de ahorro en dólares en un banco argentino pueden depositar allí sus billetes de «cara chica» sin quita alguna, ya sea por ventanilla o a través de las máquinas que están en las sucursales.

El monto se acreditará en la cuenta sin quedar registro del tipo de billete que se entregó. Luego, entonces, lo que muchos hacen es volver al banco y hacer una extracción por caja o en un cajero automático que entregue dólares, con la esperanza de recibir «caras grandes». Y si no funciona, vuelven a intentar la maniobra.

Los dólares ingresados a la cuenta también se pueden usar para hacer gastos en moneda extranjera con la tarjeta de débito, pidiéndole antes al banco que cubra esos consumos con fondos de la caja de ahorro en dólares (y no de la cuenta en pesos).

4. Pagos por transferencia

Ante una operación, por ejemplo inmobiliaria, que se traba porque el comprador sólo tiene dólares «cara chica» y el vendedor no quiere aceptarlos, o pide una compensación, una solución es bancarizar el pago.

De esa manera, el pagador puede ingresar los dólares viejos a su caja de ahorro y enviar el monto por transferencia a la cuenta de la otra persona. O bien ir a hacerle un depósito​ a su cuenta.

5. Si están rotos, canje postal

A veces, por haber estado años en escondites poco adecuados, a estos dólares antiguos se los halla muy deteriorados, manchados o directamente rotos. Ese es el peor escenario porque en ese estado ni siquiera los bancos argentinos los aceptan. Algunos sí los toman, pero cobran comisiones que pueden ser del 20%.

Para canjear esos dólares viejos en mal estado la opción más sencilla es viajar o conseguir que alguien los lleve a Estados Unidos, donde podrán cambiarse gratis en los bancos.

Si esto no fuera posible, desde la Argentina también es posible canjearlos por correo, aprovechando el programa gratuito de «Canje de Moneda Mutilada» que ofrece el gobierno de los Estados Unidos.

Allí reciben dólares gravemente dañados de cualquier valor y antigüedad, incluso si quedaron incinerados o casi destrozados. Y, tras someterlos a pericias, transfieren a una cuenta el monto equivalente.

Esta posibilidad está disponible para empresas y también para ahorristas comunes de cualquier parte del mundo, aunque puede resultar compleja y demorar entre seis meses y tres años. Los detalles y pasos del procedimiento se explican en esta nota.

Martín Grosz

Fuente

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo