spot_img

Negociaciones salvajes: ¿y dónde está el Estado?

Más leídas

Da la impresión de que en un caso tan grave como el del conflicto que tiene paralizada la industria del neumático, las distintas porciones que componen el Gobierno juegan al juego del Gran Bonete

Jujuy al día®- Si usted quiere entender cómo funciona una fábrica, piense en una orquesta sinfónica, no en un ejecutante solista. Este último puede modificar la hora en que interpreta, cambiar el repertorio, etc., con una facilidad que a quien dirige una orquesta sinfónica le resulta imposible.

Por eso no hay que subestimar la gravedad de la situación que llevó a los tres fabricantes de neumáticos a cerrar las plantas. Lo último que hace cualquier empresario es dejar de producir de manera súbita, incumpliendo las entregas prometidas. No se pueden inventar los autos que no utilicen neumáticos, al menos de la noche a la mañana. Los autopartistas también están en estado de alerta.

La decisión empresaria, como la del director de una orquesta sinfónica, derivó del hecho de que la producción fabril no puede estar a merced de los avatares de una negociación salarial. Hace algunos años, como consecuencia de una negociación en una fábrica de vidrios, los obreros abandonaron un horno sin apagarlo como era debido. La reconstrucción costó alrededor de US$100 millones.

Que el sindicato de los obreros del neumático responda al Polo Obrero genera la siguiente pregunta: ¿cuánto les en importa a sus dirigentes que –como en la Rebelión de Atlas– los dueños de las empresas les entreguen las llaves y se vayan? De repente están pensando en convertirlas en empresas “liberadas”, que el primer día funcionan y se terminan oxidando.

¿Y dónde está el Estado a todo esto? Los principales referentes del actual gobierno se emocionan cada vez que mencionan la intervención estatal, que nos salva de las garras del mercado. Pero, por ahora al menos, da la impresión de que un caso tan grave como este las distintas porciones que lo componen juegan al juego del Gran Bonete.

Legislación no puede faltar para que el Poder Judicial y las diferentes policías no puedan terminar con el obstáculo a la libre circulación de personas y camiones en las empresas, y toda la clase de aprietes que ponen en peligro la integridad física de propietarios y empleados de las firmas.

Sergio Tomás Massa se debe estar agarrando la cabeza por aquello de que “éramos pocos y la abuela tuvo familia”. Pero claro, Trabajo es otro ministerio y en este caso la justicia es independiente; por lo que en el plano instrumental es poco lo que puede hacer. ¿Cómo le estará hablando al respecto al presidente de la Nación y a la vicepresidenta?

Juan Carlos de Pablo

Fuente

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo