spot_img

Alerta por reservas y un rumor sobre el dólar turista

Más leídas

El Banco Central sigue interviniendo en el mercado, le faltan dólares, sobran pesos y Sergio Massa nos propone vivir con lo nuestro.

 Jujuy al día® –  El Banco Central sigue interviniendo en el mercado, le faltan dólares, sobran pesos y Sergio Massa nos propone vivir con lo nuestro.

Las reservas del Banco Central suman U$S 38.331 millones al 20 de septiembre, sin embargo, se deben efectuar pagos al FMI por U$S 890 millones y U$S 1.720 millones, lo que dejará las reservas en U$S 35.721 millones.

En estos días finaliza la venta de soja bajo el régimen extraordinario de un dólar de $ 200, y recién para octubre arribarían unos U$S 3.885 millones del FMI, que volverían a salir para utilizarse como pago de acreencias con el mismo organismo. En resumen, dólar más o menos, las reservas del BCRA se ubican en torno de los U$S 35.000 millones, esto es un 6,3% del PBI. Deberíamos tener reservas por el equivalente a 20% del PBI, esto implicaría unos U$S 110.000 millones, qué lejos estamos por dios.

Los pasivos monetarios del Banco Central suman la base monetaria más las letras emitidas y los pases realizados, esto acumula un total de $ 12,0 billones, de este total $ 8,0 billones está remunerado a una tasa del 75% anual, que significa una tasa efectiva del 107% anual. Esto implicaría que, sin emitir un peso nuevo, a un año vista, los pasivos podrían ubicarse en $ 16,4 billones. Si las reservas se mantuvieran en los niveles actuales, el dólar a un año estaría en torno de los $ 470.

Si el gobierno seguiría emitiendo a los ritmos actuales, los pasivos monetarios a un año podrían ubicarse en torno de $ 20,0 billones (siendo optimistas) y, si las reservas siguen en los niveles actuales, el dólar podría ubicarse dentro de un año en torno de los $ 570. Esto implicaría una suba del 94,5% en un año.

Hay que tener en cuenta que, a un año vista, el Relevamiento de Expectativa de Mercado de 38 consultoras recolectado por el Banco Central, nos indica que la inflación podría ubicarse en el 90,5% anual, mientras que, para el dólar mayorista, espera una suba del 80,0% y lo ubica en un valor de $ 249,60. Un valor de los dólares alternativos en torno de $ 570 no luce irracional, ya que mantendría una brecha del 128%, mientras que en la actualidad la brecha se ubica en torno del 100%.

El BCRA en problemas

El Banco Central tiene un problema manifiesto de falta de dólares, en los últimos 15 días le encareció el crédito a los productores que tengan como stock más de un 5% de la soja recolectada. Los productores que vendan la soja a un dólar de $ 200, y tengan una sociedad, no podrán acceder al dólar MEP o bolsa en el mercado de cambios, es una resolución ridícula, ya que la sociedad puede distribuir dividendos a personas humanas, y estas podrían comprar dólares sin problemas.

En breve se anunciarían medidas para encarecer el turismo en el exterior, esto es más intervención con resultado dudoso, ya no se permiten comprar pasajes en cuotas y los gastos en dólares en el mundo no se detienen. Lo que sucede es que el problema no se resuelve interviniendo, el problema se resuelve trabajando en un programa económico que nos permita tener un dólar competitivo, superávit fiscal y pueda generar más inversiones al país.

A partir del mes de diciembre, el Banco Central debe desembolsar una enorme cantidad de dólares porque se cumplen los 180 días que le impuso a las empresas locales pagar importaciones, si el Banco Central no le da estos dólares a las empresas para pagar lo que adquirieron en el exterior, podríamos entrar en un default comercial, y esto activar a la suba a los dólares alternativos.

El Banco Central no ha realizado una conferencia o emitido un documento para develar cómo va a superar estos desafíos, en donde hay que desembolsar muchos dólares y, por lo que se ve, en las reservas no los tiene.

En septiembre, octubre, noviembre y diciembre, volveremos a tener inflación en ascenso, si para fin de año la inflación llega a los 3 dígitos, la tasa de interés pasará del 75% actual a niveles de 3 dígitos, lo que impactaría negativamente sobre los pasivos monetarios del Banco Central. Si a esto le sumamos que todas las reservas nuevas que obtiene el Banco Central podrían migrar por los compromisos asumidos con organismos financieros internacionales y obligaciones comerciales, el escenario se ve muy ajustado.

Conclusiones:

.- En el año 2023 tenemos muchas dudas sobre que las exportaciones argentinas vayan a crecer. Dada la sequía que atraviesa el país, esto impactará en la producción de granos y cereales, lo que hará que las exportaciones sean menores a las de un año atrás.

.- El gobierno quiere ponerles un cerrojo a las importaciones, por eso la inversión no crecerá, esto hace peligrar cualquier pronóstico de crecimiento económico para el año 2023.

.- La Argentina de Sergio Massa se propone vivir con lo nuestro, no dejar que el turismo internacional prospere, que se demoren importaciones, postergar el pago de deuda de empresas privadas y adelantar el cobro de ingresos fiscales 2023 para reducir el déficit 2022. En este escenario, ¿qué podría salir mal? Casi todo.

.- El contexto es claro, Argentina enfrenta un escenario de escasez de dólares y abundancia de pesos, esto se materializa en el mercado con una suba permanente y constante de los dólares alternativos, más una inflación que no detiene su marcha ascendente.

.- El gobierno hoy paga a 85 días una tasa en pesos del 99,5% anual, a 13 meses una tasa en pesos del 104,0% anual y a 50 meses una tasa en pesos del 97,5% anual. Está claro que la inflación llegó para quedarse, el presupuesto del año 2023 prevé una inflación de dos dígitos, es un relato de ciencia ficción, basta ver la tasa de descuento que el mercado le pone a los bonos, y te darás cuenta qué están mintiendo.

Salvador Di Stefano

Fuente

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo