spot_img

PBI: tras dato de crecimiento, esperan freno en la actividad para el segundo semestre

Más leídas

La actividad acumuló un avance de 6,5% anual en el primer semestre. Aunque caería en la segunda parte de 2022, se espera un crecimiento cercano al 4% para 2022.

Jujuy al día® – Durante el segundo trimestre del año el Producto Bruto Interno (PBI) creció 1% en términos desestacionalizados frente al primer trimestre. A su vez, se registró un incremento del 6,9% frente al mismo periodo del 2021. Por lo que el primer semestre de 2022 acumuló un alza del 6,5% anual. Tal como destacaron distintas consultoras, se trató de un crecimiento mayor al estimado en el EMAE. De todas formas, también advierten que de cara a la segunda mitad del año, la realidad podría ser otra. Por diversos factores, los analistas prevén una desaceleración de la economía en el segundo semestre: así, la actividad cerraría el 2022 con un crecimiento entre 3,5% y 4%, similar a la proyección realizada por el Gobierno en el Presupuesto (fue del 4%).

Tal como informó el INDEC, en cuanto a la demanda, todos los componentes mostraron un incremento respecto al primer trimestre en términos desestacionalizados: “La formación bruta de capital fijo creció 7,8%; el consumo público aumentó 0,2%; el consumo privado, 1,8%; y las exportaciones, 3,5%”.

“Entre los componentes de la demanda, el mayor incremento se observó en la formación bruta de capital fijo, con 18,8% interanual. Por el lado de los sectores de actividad, se destacaron los incrementos en Hoteles y restaurantes (53,9% ia), Pesca (24,1% ia) y Explotación de minas y canteras (15,5% ia)”, destacó el organismo oficial.

Proyecciones

A partir del dato difundido por el INDEC, y analizando la coyuntura económica de los últimos meses, distintos analistas advirtieron que la actividad se frenará en el segundo semestre. “De cara a la segunda mitad del año lo más probable es que la actividad empiece a moderar su expansión e incluso entre en caída. Por un lado, se están normalizando los precios internacionales, que desde el pico ya cayeron 10%. A lo que se suma la aceleración inflacionaria, con su consiguiente caída en la inversión y el consumo, y las dificultades para acceder a insumos productivos. Todo esto configura un segundo semestre donde la economía se contraería en torno al 1,5%, para cerrar el año con un crecimiento respecto a 2021 en el orden del 4%”, señaló Eugenio Marí, Economista Jefe de la Fundación Libertad y Progreso.

Desde LCG, en tanto, señalaron que “teniendo en cuenta la evolución de los componentes del gasto, es de esperar que el consumo privado desacelere su crecimiento debido a la erosión continua de los salarios reales producto de la elevada inflación”. “Adicionalmente, como fue anticipado por el ministro Massa, el gasto del Gobierno debería torcer su dinámica para poder cumplir las metas de déficit fiscal en el marco del acuerdo con el FMI. Por su parte, dadas las dificultades en el acceso de divisas, las restricciones a las importaciones y la incertidumbre política presente, la inversión se verá desincentivada, observándose un comportamiento similar en el frente externo. En suma, proyectamos una desaceleración del nivel de actividad hacia el segundo semestre, con un crecimiento para 2022 en torno al 3,5% promedio, similar al arrastre estadístico que dejó el 2021”, agregaron desde la firma.

En la misma línea, desde ACM sostuvieron que para este año se espera un crecimiento moderado en torno al 3,5%, con una caída “en términos desestacionalizados para el tercer trimestre producto de la incertidumbre y mayores restricciones a las importaciones”.

Análisis

Al analizar en detalle los factores que supondrán un freno para la actividad, el economista de Equilibra Lorenzo Sigaut Gravina señaló a Ámbito: “El segundo semestre arrancó con mucha incertidumbre. A fines de junio hubo un cepo cambiario que se reforzó y problemas con la deuda en pesos, un aumento significativo de la brecha y durante julio se vivieron momentos de mucha incertidumbre, con recambio de autoridades económicas incluido. La inflación dio un salto en julio (7,4%) y siguió muy alta en agosto (7%). Ya sabemos que los salarios formales en julio crecieron 5,3%, es decir que perdieron fuerte contra esa inflación que se aceleró. El poder adquisitivo de los salarios no está siguiendo a la inflación, que se aceleró a niveles muy nocivos”.

“Si bien la brecha bajó un poco, sigue elevada. Y hay un giro en la política económica, con un Estado que está claramente ajustando las cuentas públicas para tratar de lograr la meta del Fondo Monetario de déficit primario de 2,5 puntos, cuando en el primer semestre no hubo mayores recortes. Entonces, tiene que exagerar el sesgo, ser muy contractivo”, agregó Sigaut Gravina.

El economista, entonces, concluyó: “Problemas de abastecimiento de importaciones, poder adquisitivo de salarios que no alcanza a la inflación y una política económica más contractiva, con mayor ajuste fiscal y tasas de interés que están cada vez más cerca de la inflación, hace que lo que esperemos en el segundo semestre es una actividad que en el margen cae. De todas maneras, el año va a terminar con un crecimiento significativo, apenas por debajo del 4% que espera el Gobierno según informó en el Presupuesto”.

Andrés Randazzo

Fuente

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo