spot_img

En el banquillo, Cristina quiere ser Perón

Más leídas

Dice que su acusación es un «juicio al peronismo». Pero a Perón lo acusaban de tener mil pares de zapatos y Lázaro Báez tiene mil propiedades.

Jujuy al día® – Comparar a Cristina con Perón para dar un ejemplo de persecución política a la vicepresidenta no fue una idea original del abogado Carlos Beraldi, aunque fue él quien la expuso como argumento esta semana, en el primer día del alegato de la defensa en el juicio por la obra pública en Santa Cruz.

Cuando el fiscal Luciani pidió 12 años de prisión para ella, cuatro lunes atrás, el encuestador oficialista Artemio López escribió en Página 12: “Cristina y Perón, una misma persecución”.

Allí enumeraba cómo grandes protagonistas de la historia argentina fueron perseguidos por quienes los sucedieron en el poder: Moreno, Belgrano, San Martín, Rosas e Hipólito Yrigoyen. También, por supuesto, Perón.

“Nada nuevo bajo el sol. Los líderes populares siempre fueron perseguidos por el aparato judicial”, decía López. Y afirmaba que tanto a Perón como a Cristina los persiguieron por “la mejora del ingreso de los trabajadores”.

Beraldi retomó esa línea luego de que fuera cuidadosamente bendecida en el Instituto Patria.

Si Cristina es Perón, no es ella ni sus acciones las que están en el banquillo sino el peronismo y su historia, como la propia Cristina afirmó hace un mes: “Éste es un juicio al peronismo”.

Tampoco fue su idea.

Cuatro años antes, cuando el juez Bonadio la había procesado por asociación ilícita en la causa de los cuadernos, el abogado kirchnerista Alejandro Rúa tuiteó: “Nadie se acuerda ya del juez Luis Botet”.

Y abrió un hilo con el procesamiento de aquel juez a Perón, el mismo que ahora usó Beraldi.

Rúa, a su vez, tomó la idea de Eugenio Zaffaroni, quien la había expuesto en enero de 2018: Cristina y Boudou son perseguidos como fue perseguido Perón por el juez Botet.

Como ocurre desde entonces, en la nueva versión del viejo argumento tampoco se mencionan las marcadas diferencias entre ambos procesos.

La causa a Perón fue en 1956, impulsada por un juez durante el gobierno de facto que lo había derrocado en 1955.

Cristina es juzgada por los tribunales de la democracia y mientras ella está en plenas funciones en el gobierno.

A Perón lo acusaban de encabezar una “asociación ilícita” para direccionar el tratamiento de leyes en el Congreso, donde tenía indiscutibles mayorías.

Según la acusación, apoyaba a esas mayorías haciendo transferencias ficticias de autos que en realidad eran sumas en efectivo a los legisladores afines.

A Cristina la acusan también de «asociación ilícita», pero por darle la obra pública a Lázaro Báez, amigo de Kirchner, para recibir coimas haciendo pasar los montos como alquileres y ocupaciones hoteleras ficticias.

“No fueron retornos, fueron negocios privados”, dijo Beraldi.

El punto pasó casi desapercibido, pero atención: la defensa de Cristina admite que, mientras gobernaba el país, hacía negocios privados.

Las leyes de Perón eran para cuestiones públicas que -interpretaba el juez- llevaban a una especie de sometimiento a quienes no eran peronistas.

Los retornos por los que denuncian a Cristina quedaban en familia.

Los fiscales no la acusan de un proyecto político controvertido sino de un robo al Estado para el enriquecimiento personal.

No es lo mismo.

El Congreso al que Perón «direccionaba» funcionaba sin él.

Las empresas de Lázaro Báez se crearon apenas llegó Néstor y se disolvieron apenas se fue Cristina. Los negocios de Báez no existieron sin los Kirchner.

A Perón lo acusaron de tener “mil pares de zapatos”.

Él contestó, con humor: “Es mentira… ni que fuera un ciempiés”.

Haciendo negocios con Cristina, Báez terminó con más de mil propiedades, pero nunca contestó nada.

Como todo el mundo sabe, una propiedad vale más que un par de zapatos.

Héctor  Gambini

Fuente

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo