spot_img

Nuevo ministro, nuevas tarifas de servicios públicos

Más leídas

Con la llegada de Sergio Massa al Ministerio de Economía se abre el interrogante de como se va definir la puja interna entre los funcionarios que siguen a la vicepresidente y las intenciones de bajar el déficit fiscal

Jujuy al día® – Para entender bien el problema que afronta la economía argentina lo primero que se debe entender es cuál es la situación actual de los subsidios energéticos, porque el costo de la energía eléctrica aumentó 43% en dólares desde junio 2021 hasta principios de julio 2022, según la consultora Ecolatina

Para entender bien el problema que afronta la economía argentina lo primero que se debe entender es cuál es la situación actual de los subsidios energéticos, porque el costo de la energía eléctrica aumentó 43% en dólares desde junio 2021 hasta principios de julio 2022, según la consultora Ecolatina

Para entender bien el problema que afronta la economía argentina lo primero que se debe entender es cuál es la situación actual de los subsidios energéticos, porque el costo de la energía eléctrica aumentó 43% en dólares desde junio 2021 hasta principios de julio 2022, según la consultora Ecolatina. Eso determinó que el porcentaje que pagó la demanda hasta entonces se redujo a 30% del valor, el resto se cubrió con subsidios al consumo y generación del impuesto inflacionario.

De la misma manera y según la consultora de marras, en lo que va del año, el Estado Nacional ha tenido que pagar USD 11.000 millones en concepto de subsidios a la energía eléctrica mediante transferencias a Cammesa, y si se suman los demás ítems vinculados a sostener las tarifas asciende a unos USD 15.000 millones, proyectándose para todo el 2022 un monto cercano a USD 18.000 millones. Claramente, esta es una situación insostenible.

Desde que asumió como secretario de Energía Darío Martínez se discutió con los interventores del Enargas y del ENRE la forma de solucionar estos desequilibrios en el marco de un aumento generalizado de todas las variables energéticas en el mundo y de la devaluación del peso, y se resolvió la segmentación de tarifas por ingresos de los consumidores. El primer aumento vendría el 31 de agosto con un 20%, la segunda parte el 31 de octubre con 50% y la tercera desde diciembre con el 90 por ciento.

Sergio Massa, ya como ministro de Economía, al ver que con este proceso no se llegaría a cumplir la baja del déficit fiscal prometida al FMI a 2,5% del PBI agregó un ingrediente más: dijo que a partir del lunes la Secretaría de Energía empezará a trabajar en un procedimiento donde “se va a notificar” a usuarios y distribuidoras “de cuáles son los límites” del consumo subsidiado. “Se va a subsidiar a los hogares en hasta 400 KWh de consumo”, incorporando una nueva variable a la fórmula ya de por sí kafkiana para calcular los nuevos precios finales.

Massa incorporó una nueva variable a la fórmula ya de por sí kafkiana para calcular los nuevos precios finales del servicio de luz

Para el gas, el nuevo ministro adelantó que “la quita de subsidios seguirá la misma lógica, partiendo de las diferencias climáticas y costo de distribución, pero también respetando la estacionalidad de las diversas regiones”. No aclaró si esa medida es mensual o bimestral. El consumo medio de un hogar residencial en la Argentina es de alrededor de 480 KWh por bimestre.

Para tener una idea del problema hay que destacar que en los primeros siete meses de 2022 las compras de combustibles y lubricantes sumaron USD 8.800 millones. No solo influyó el efecto de la invasión rusa en Ucrania sino también la decisión oficial de abaratar la tarifa en términos reales y alentar el consumo de energía, tensionando al extremo la situación. Ahora, Sergio Massa busca ponerle un freno a ese cuadro que puso a la economía al borde del precipicio.

El aumento de la demanda fue consecuencia directa del abaratamiento acelerado que fueron registrando las tarifas en términos reales durante los últimos años. En 2020 permanecieron congeladas frente a una inflación del 36,1% anual; en 2021 las de gas subieron 6% y las de electricidad 9% frente a una inflación de 50,9%. Además, se impulsaron rebajas nominales al ampliar el Régimen de Zonas Frías.

El aumento de la demanda fue consecuencia directa del abaratamiento acelerado que fueron registrando las tarifas en términos reales durante los últimos años

De acuerdo a las primeras declaraciones del ministro de Economía, se intentará reducir el gasto público en subsidios a la energía eléctrica, el gas natural y el agua por unos $500.000 millones -equivalentes a unos USD 3.750 millones al tipo de cambio oficial actual- o casi 1% del PBI.

Ese número se proyecta para todo 2023 al valor presente de hoy; los aumentos de las tarifas comenzarán gradualmente en septiembre, mientras que recién el año que viene los usuarios de altos ingresos y/o patrimonio y aquellos de consumo elevado pagarán el costo pleno de los servicios de luz y gas.

Los aumentos proyectados

Se estima que la suba de tarifas para los hogares que pierdan los subsidios podría llegar al 200% a fin de año en el caso de la electricidad y a 90% en el gas natural por red, ambos a nivel nacional. En cuanto al servicio de agua de red para la Ciudad y el Gran Buenos Aires, las facturas se duplicarían.

Lo que no queda claro es lo que sucederá con muchos hogares que solo utilizan energía eléctrica y han desistido de conectarse a la red de gas natural por distintos motivos, sino se tiene este tema en cuenta se estaría incurriendo en una verdadera injusticia para aquellos que han comprado casas y departamentos alimentados solamente con energía eléctrica.

En definitiva, en los anuncios hubo sólo una señal: el recorte de subsidios energéticos será más severo que el que Martín Guzmán había pactado con el Fondo Monetario Internacional. A la segmentación se le agregó una cláusula sensata: sólo habrá subsidio para pautas tolerables de consumo. Por encima de determinada cantidad de metros cúbicos de gas o de kilowatts/hora de electricidad, se pagará tarifa plena.

La decisión, que venía siendo recomendada por varios economistas y especialistas en energía, tiene un doble efecto. Por un lado, incrementa el ahorro fiscal porque tiende a reducir los subsidios. Por otro, tiende a que se evite el derroche. El propósito es también evitar el despilfarro de dólares que deriva de importar más energía para abastecer el uso irracional.

El recorte de subsidios energéticos será más severo que el que Martín Guzmán había pactado con el Fondo Monetario Internacional

El inconveniente es que, no hay condiciones socioeconómicas que permitan avanzar aceleradamente en la eliminación de los subsidios al consumo de electricidad y gas.

El problema real que deberá resolver el ministro Massa no es solo el cuadro tarifario, sino también los ingresos reales de la población, trabajadores y jubilados y pensionados.

Además, un punto no menor es que con la inflación desatada el incremento en los costos se va a trasladar mucho más rápido al incremento de precios que el efecto monetario de la reducción del déficit fiscal.

La solución aún no está a la vista y falta mucho para que se llegue a una decisión definitiva, capaz de dejar contentos al ala política comandada por Cristina Fernández de Kirchner, los sectores más estatistas y el propio Sergio Massa que tiene muy poco tiempo para poder dar vuelta esta situación que cada vez se torna más insostenible.

Fernando Meiter

Fuente

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo