spot_img

En un segundo plano, el Presidente fue el invitado especial en una fiesta ajena

Más leídas

Alberto Fernández le dejó toda la centralidad a Massa; la reunión a solas previa, el gesto con Scioli y un almuerzo misterioso

Jujuy al día® – Una sonrisa, un abrazo y una caminata en soledad. Alberto Fernández fue el principal invitado en una fiesta ajena. El Presidente decidió correrse y dejarle toda la centralidad al flamante ministro de Economía, Sergio Massa.

Así será en las próximas semanas. Mientras Massa concentrará toda la atención, la agenda de los próximos días mostrará al Presidente con el foco en la educación y con dos viajes. Mañana, a las 11.30, en el Museo del Bicentenario, participará de un acto con el ministro Jaime Perczyk. El viernes, el jefe del Estado tiene previsto viajar a Santa Fe y pasará el fin de semana en Colombia, donde asistirá a los actos de asunción del mandatario electo, Gustavo Petro.

La incomodidad del albertismo en el Museo del Bicentenario, copado por el massismo, se corporizó cuando parte de los invitados, con Malena Galmarini como protagonista, comenzó a cantar consignas del Frente Renovador. El rápido reto de Massa desactivó el tono de fiesta y reivindicación que había tomado la jura.

Si bien estuvo en comunicación permanente, el Presidente fue ajeno a las decisiones que tomó el nuevo titular del Palacio de Hacienda; el plan Massa es solo de Massa, aunque cuenta con luz verde del mandatario y la vicepresidenta Cristina Kirchner. “Ojalá le vaya bien, ojalá la pegue, ojalá que tome las medidas correctas. Tengo mucha confianza en Sergio”, dijo Fernández a sus interlocutores en los últimos días.

Sin actividades antes del acto, el Presidente tuvo un almuerzo privado. Se trataría de una cantante –no se dio a conocer el nombre–, pese a los esfuerzos de fuentes oficiales por evitar que se sepa la novedad.

Más tarde, después de reunirse con su tropa, entre ellos la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra; el vicejefe de Gabinete, Juan Manuel Olmos, y el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello, Fernández recibió a Massa, que llegó al despacho presidencial con su esposa y sus hijos, Tomás y Milagros.

Después de los saludos de rigor, el Presidente y Massa se quedaron solos. Ahí, el ministro le anticipó al mandatario los principales ejes de la presentación que realizó horas después en el Ministerio de Economía. “Le llevó lo que va a decir, el discurso y las medidas. Así que estuvieron repasándolas y por eso se demoraron”, confiaron fuentes oficiales.

Al bajar del escenario, mientras Massa se lanzó sobre la gente que lo acompañó a la asunción, el Presidente subió nuevamente a su despacho, pero esta vez lo acompañaba el ahora exministro de Desarrollo Productivo y nuevamente embajador ante Brasil, Daniel Scioli.

“Tuvieron una larga y buena charla sobre cómo vio todo en este tiempo en el gabinete y lo que viene”, sostuvieron allegados al mandatario, quien también le agradeció al exmotonauta durante su discurso. Lo mismo hizo con Silvina Batakis y Julián Domínguez.

“Estamos viviendo un tiempo muy singular de la humanidad, complejo, difícil, tratando de superar a una pandemia que ha lastimado a todo el mundo y tratando de seguir avanzando en un mundo que ha entrado en una guerra que repercute en la Argentina. Es un tiempo para que todos con mucha esperanza unamos esfuerzos para salir adelante. Cuando digo todos les digo a todos los argentinos y argentinas”, sostuvo el Presidente.

No fue una buena presentación para el mandatario. Esa fue la conclusión a la que llegaron funcionarios de su máxima confianza. “Alberto no está bien”, resumió un hombre de su confianza.

Un detalle que no pasó desapercibido fue casi al final del acto. El Presidente ya había hablado y Massa selló la presentación con el “sí, juro”, pero no terminó todo ahí. Fernández pidió la palabra, algo inusual. “Puedo decir algo más…”, lanzó el mandatario mirando a un costado. Parte de su equipo no podía creer la escena. Lo que había olvidado eran los agradecimientos.

Una tribuna ajena seguía sus palabras sin fervor. Solo querían que finalice la acción formal para comenzar con la celebración. Gobernadores, empresarios, sindicalistas y militantes, todos reunidos para festejar el desembarco del Massa en el gabinete en un día que pareció que la Casa Rosada cambió de dueño.

Santiago Dapelo

Fuente

Más artículos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo