spot_img

El Gobierno se queja de la suba del dólar blue pero no para de alimentarla día a día

Más leídas

Jujuy al día® – El presidente Alberto Fernández se queja de los que viajan al exterior o compran con sus tarjetas de crédito fuera del país porque demandan dólares que, desde su punto de vista, deberían destinarse a la producción y no al consumo.

A partir de esa queja y esa visión, el Gobierno decidió aumentar en 10 puntos el anticipo de Ganancias o Bienes Personales del dólar solidario con el fin de restringir la demanda de dólares por parte de los viajeros.

En un marco de crisis política del oficialismo e incertidumbre respecto del futuro del esquema cambiario (el dólar mayorista en $ 129 con el contado con liquidación en $ 306 y el blue en $ 301) la queja presidencial sobre los viajeros desemboca así en una mayor demanda de dólar blue por motivo precautorio.

Después podrán venir los argumentos oficiales sobre que el mercado del blue es insignificante y sin relevancia pero el derrame sobre la expectativa respecto del dólar «real» con el que se mueve la economía de los comercios y los pequeños ahorristas de todos los días ya se habrá producido.

Ya fueron muchos los que dijeron «el rey está desnudo» que en la práctica indica que las reservas del Banco Central vuelven a estar al límite y bajo presión por el pago de las importaciones de gas.

El costo de importar energía

Este mes las importaciones de energía volverán representar US$ 2.000 millones y la esperanza de los funcionarios es que se reduzca a US$ 1.600 millones en agosto y a US$ 900 millones en septiembre que, a su entender, pasaría a ser una cifra más acorde para poder abastecer al mercado sin devaluar.

Desde ya que ese supuesto no descarta mantener el torniquete a las importaciones que comienza a sentirse con mayor intensidad con alertas por la escasez de insumos o partes para la fabricación de baterías para automóviles o maquinaria agrícola.

También Alberto Fernández se queja de las empresas que operan en el segmento de «contado con liquidación» a pesar de que en los últimos meses, y con mucha más intensidad desde que se desencadenó la crisis del corte del financiamiento al Tesoro a mediados de junio, el CCL pasó a ser un precio de referencia para el sector privado en el mar de la incertidumbre cambiaria.

Los analistas del mercado sabe que el Banco Central debería alcanzar una compra neta de US$ 1.400 millones en el segundo semestre del año para cumplir con la meta acordada con el FMI y, según las proyecciones que formulan, sólo lo podría lograr restringiendo importaciones: tal vez, por eso, las empresas se cubren en CCL.

En la cámara de la industria aceitera calculan que los productores de granos mantendrían en su poder el equivalente a US$ 14.000 millones, una cifra más que jugosa para las necesidades del gobierno pero que a $ 129 por dólar menos las retenciones será muy difícil que se liberen.

Fernández en Washington

La meta del aumento de reservas con el FMI y la necesidad de flexibilizarla es uno de los ítems de la agenda de la ministra Silvina Batakis para la visita oficial del presidente Alberto Fernández a Washington para el encuentro con el presidente Joe Biden.

El reclamo de Fernández se sumará al de todos los países de America Latina: el Tesoro estadounidense subió, y promete subir más fuerte, la tasa de interés para combatir la trepada de la inflación pero así se lleva consigo los capitales de los países emergentes.

Argentina viene registrando a diario que, además de estar al margen del radar para los fondos de inversión, los inversores siguen desprendiéndose de los bonos argentinos a pesar de tener precios regalados y ofrecen rentas del 40% anual en dólares.

Los pronósticos de los fondos de inversión sobre el futuro de la economía argentina son de malos para abajo y desde el gobierno se eluden respuestas en el entendimiento, por cierto falso, de que lo financiero puede ir mal por un lado y lo productivo bien, por otro. Esa idea primaria fue rebatida y el estancamiento de la argentina es un resultado palpable.

La renuncia de Martín Guzmán después de los meses de hostigamiento que recibió por parte de la vicepresidenta Cristina Kirchner(ahora más cerca en el ejercicio del gobierno) se produce cuando el ex ministro pierde la capacidad de conseguir financiamiento para cubrir el déficit fiscal.

Guzmán perdió el crédito, perdió el cargo y pasó a ser, para el oficialismo, el responsable de todos los males incluidas la disparada de la inflación y del dólar de las últimas semanas.

El tándem Batakis-Pesce busca ahora dar vuelta esa falta de financiamiento. La semana próxima el Tesoro necesita conseguir, por los menos, $300.000 millones para cumplir los vencimientos de deuda sin tener que pedirle al Banco Central que emita.

La ministra ya subió la tasa de interés y armó el rulo con garantía del Banco Central para que los bancos acepten tener más títulos públicos en sus carteras, un gran acto de fe.

Cuando escasean los dólares y sobran los pesos se disparan los contratos de cobertura de dólar futuro (rondan el equivalente a US$6.000 millones) y el dinero termina depositado en alguno de los activos que le ofrece el Banco Central a los bancos ($7 billones). Todos a la defensiva y en el medio de un nubarrón incierto.

Daniel Fernández Canedo

Fuente

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo