spot_img

Mientras los dólares siguen en alza, Batakis mantiene su agenda en hermetismo

Más leídas

Jujuy al día® – Mientras los mercados financieros vuelven a reflejar su incertidumbre sobre el futuro de la Argentina, en los pasillos del quinto piso del Palacio de Hacienda se vive un clima distendido, característico de un fin de ciclo, pero extraño para el comienzo de una nueva gestión. La flamante ministra Silvina Batakis ingresó hoy al edificio a las 9:30, acompañada de sus custodias, pero todavía sin dar detalles sobre su equipo económico y rodeada de un gran hermetismo acerca de su agenda del día.

Como adelantó anoche, se espera que sus primeras reuniones de la mañana hayan estado enfocadas en hablar con el equipo técnico del Fondo Monetario Internacional (FMI), para monitorear las revisiones pasadas y, tal vez, establecer nuevas metas, como dijo en la entrevista con C5N casi al pasar: “El FMI lo entiende y tiene la vocación [de negociar] por lo que está pasando en el mundo”.

Batakis todavía no anunció quién la acompañará en el Ministerio, pero su equipo está prácticamente definido. Durante la tarde, se espera que comience la transición de los temas pendientes con los exsecretarios de Martín Guzmán, que empezaron a llegar al Palacio de Hacienda a las 11, a la espera de las reuniones. El extitular de Economía, por su parte, ya dejó definitivamente su lugar, después de la larga despedida de ayer, y no volverá al edificio.

La ministra tampoco tiene todavía asesor de comunicación. Hasta ayer, el equipo de su exjefe, el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, la estuvo ayudando con la difusión de su currículum y de fotos oficiales de ella a la prensa, mientras que a la tarde tomó la posta el equipo de comunicación de Presidencia, que envió las imágenes del encuentro entre Batakis y el presidente del Banco Central (BCRA), Miguel Pesce.

Pese a la incertidumbre económica que reina en el país, Batakis no ofreció todavía una conferencia de prensa, pero dio dos entrevistas a medios cercanos al oficialismo. Sus respuestas sorprendieron a más de un inversor, porque no las consideraron muy distintas a las que ofrecía Guzmán. Habló de la necesidad de lograr equilibrio fiscal, de mantener el acuerdo con el FMI, de segmentar tarifas y de ofrecer tasas de interés que sean atractivas para sostener la deuda en pesos.

“Todo lo que dijo Batakis contradice el pensamiento de la vicepresident. Dijo: soy fiscalista y hay que bajar el déficit fiscal; el Presidente me dio libertad para nombrar a todo mi gabinete, incluido el de energía; vamos a cumplir el acuerdo con el FMI; es necesario avanzar con la segmentación tarifaria; hay que reducir la emisión, y hay que exportar más. Si esto fuera cierto y se pudiera hacer, Guzmán no hubiera renunciado”, analizó un empresario, que sigue de cerca el sector energético.

La misma Batakis admitió que la agenda económica no cambiará y volvió a despertar la duda en el mercado: ¿a Guzmán le pusieron “palos en la rueda” porque a un sector del oficialismo no le gustaba su programa o solamente por qué su persona no era de agrado? Dicho en otras palabras: ¿por qué a Batakis le dejarán hacer lo que a Guzmán no le permitieron?

En concreto, los sectores apuntados por el exministro fueron el energético y las decisiones de política monetaria con el Banco Central. Con Pesce, Batakis ya se reunió y lo comunicaron ambos funcionarios. El presidente del BCRA, de hecho, fue el primero en destacar que era una “excelente economista y funcionaria” y que iba a hacer “un gran trabajo”. También Presidencia dejó trascender que fue Pesce quien le acercó el nombre de Batakis a Alberto Fernández.

Con el sector energético todavía no trascendieron reuniones, aunque se esperaba que no haya mayores cambios a excepción de la salida de Santiago López Osornio, el subsecretario de Planeamiento Energético y encargado de la segmentación de tarifas, que presentó su renuncia el sábado pasado, el mismo día que Guzmán. En el sector, sin embargo, no descartan que haya alguna sorpresa.

Los secretarios de Guzmán que arrancarán sus vacaciones hoy defendieron a su exjefe de las críticas de “irresponsabilidad” que recibió por haber renunciado sin previo aviso. Indicaron que ya había habido advertencias y que el mejor cambio que logró la renuncia es la cena de anoche del Presidente con Cristina Kirchner. “Si Martín seguía en el cambio, ese encuentro no ocurría”, señalaron.

“El Gobierno no terminaba de apropiarse del programa económico. Por eso, Guzmán renunció para que el próximo ministro tenga el aval que él no tuvo. No tenemos vencimientos importantes de deuda en el corto plazo, los términos de intercambio [los precios de lo que se exporta e importa] son buenos y, si bien es difícil bajar el déficit fiscal, es financiable. No deberíamos estar en la situación en la que estamos”, analizó uno de los exsecretarios de Guzmán, en referencia a la inflación del 5% mensual, las restricciones a las importaciones y la brecha cambiaria arriba del 100%.

La renuncia de Guzmán fue calculada, dicen sus asesores, que aseguran que, si bien no se quieren adelantar, cumplieron con la segunda revisión de las metas trimestrales con el FMI en lo fiscal y en la limitación del financiamiento del Banco Central. La única meta que estará en duda es la de acumulación de reservas, pero señalan que no será difícil pedir un waiver (exención), ya que no se desembolsaron los dólares prometidos de los organismos multinacionales (alrededor de US$900 millones del BID, Banco Mundial, CAF y el banco de desarrollo chino).

Además, Batakis tiene 20 días hasta que ocurra el próximo vencimiento de deuda en pesos importante, de alrededor de $500.000 millones. “Lo va a poder renovar sin problema: escoba nueva barre bien”, indicaron.

Sofía Diamante

Fuente

Más artículos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo