spot_img

La proyección para la Argentina de este economista experto de Wall Street: a cuánto llegarán el dólar y la inf

Más leídas

Jujuy al día® – Lo que ocurra en los próximos meses en Estados Unidos y China, además del resultado del conflicto entre Rusia y Ucrania, tendrá una consecuencia directa en América latina. Atentos a esos números están los economistas de los principales bancos que operan en la región, entre ellos el Citi que desde sus oficinas en Wall Street, a pesar del difícil contexto, auguran un soft landing como resultado de la crisis estadounidense.

Sin embargo, las repercusiones para la Argentina merecen un análisis aparte. Ernesto Revilla, economista jefe de Research del Citi, define al país como «un outlier», un aislado, que desordena todos los gráficos y proyecciones posibles. «Argentina todavía tiene muchos desbalances macroeconómicos que son bien conocidos y fueron diagnosticados por mucho tiempo. Particularmente el déficit fiscal. La situación fiscal en la Argentina sigue siendo muy difícil», expone en un encuentro con periodistas de la región en Nueva York al que fue invitado APERTURA.

Ernesto Revilla, economista jefe de Research del Citi, en las oficinas del banco en Nueva York.

«Argentina sigue gastando más de lo que recibe. Usualmente hacés la diferencia yendo a los mercados y endeudándote, pero como el mercado está cerrado para la Argentina la diferencia se hace imprimiendo dinero y eso es un factor muy inflacionario que termina depreciando la moneda. Estimamos una inflación del 75 % para fin de año y solo unos meses atrás pensábamos que iba a ser de 50..luego 60…La inflación se está transformando en un gran problema más rápido de lo que pensábamos. Es muy importante que la Argentina cumpla con los objetivos impuestos por el FMI para el déficit fiscal, pero no es obvio que los pueda cumplir. Creo que ahora el mercado está en un momento de wait and see para ver qué va a pasar con la política fiscal. Eso es lo que vemos en nuestros clientes e inversores respecto a la Argentina», menciona.

Según estimaciones de Citi Research, este año la Argentina crecerá un 3%, un número que se ubica por encima del promedio de los últimos 20 años (2,7%), pero que el año que viene caerá a 1,5%. Además del alto porcentaje de inflación proyectado para el país, también estiman una fuerte depreciación del peso: el dólar alcanzaría los $ 160 para fines de 2022 y tocaría los $250 para 2023.

La película global

Para entender el contexto latinoamericano, Revilla da un paso atrás para explicar el escenario internacional. «No hay duda de que la economía global se está ralentizando», plantea sobre la situación que luego de un alto rebote de 5,8 % en 2021, ahora los expertos esperan un crecimiento de 3% para el año 2022 y 2,8% en 2023. Pero lo que es más importante para América latina son los dos drivers principales del crecimiento latinoamericano, Estados Unidos y China. Para Estados Unidos el vertical de investigación del Citi espera un crecimiento del 2,3% este año, 1,7% el año que viene y 1,8% para 2024. Estados Unidos va a crecer por debajo del crecimiento promedio de los últimos 20 años, que fue del 2,1%.

Y más importante para América latina, que depende mucho de China, es que en ese país también proyectan una desaceleración. Para el gigante asiático prevén un crecimiento de solo 3,9% este año, un número extremadamente bajo para China. Y el año que viene 4,8%. En los últimos 20 años el crecimiento promedio de China estuvo en 9,6%. «No hemos visto a China crecer menos de 5 % en los últimos 30 años, exceptuando en 2020 que fue el año de la pandemia. Y esto es muy malas noticias para Sudamérica en particular, y para los países productores y exportadores de commodities porque esto significa que va a haber un impulso mucho menor de la economía china hacia los mercados latinoamericanos», asegura Revilla.

Otro factor que resalta es que esta desaceleración llega asociada a una creciente inflación en todo el mundo. «La inflación es un fenómeno global, con números muy altos en todo el mundo. Pero lo particularmente preocupante para América latina es la inflación en los Estados Unidos, porque esto va a determinar lo que hará la FED», dice el economista del Citi. Estados Unidos está teniendo su inflación más alta en 40 años, que ya acumula un alza de 8,6% en mayo, un número que puede no sorprender en estas latitudes pero que sí es preocupante en ese país. «Los analistas se equivocaron, inicialmente se pensaba que la inflación era transitoria y ahora vemos que es algo persistente», advierte.

El precio de las commodities es otro punto a tener en cuenta. La pandemia ya había aumentado los precios y luego siguieron creciendo a partir de la invasión rusa a Ucrania. Mientras que para algunos países en América latina esto es bueno, porque producen y exportan materias primas, para otros no lo es porque importan. El efecto, entonces, varía según el país.

Los escenarios de salida de la crisis en Estados Unidos pueden ser optimistas o pesimistas, sin embargo, en el Citi se inclinan por el primero: «Nuestro pronóstico es de soft landing. Lo que significa que Estados Unidos no entraría en recesión. Porque si vemos los pronósticos de crecimiento para este año y el que viene es 2,3% este año y 1,7% para el que viene. Y en ese escenario los precios de las commodities caerían en la segunda parte del año y en 2023. Esperamos que en este escenario los precios se empiecen a estabilizar y bajar en 2023, particularmente el precio del petróleo», explica Revilla aunque advierte que este pronóstico depende de lo que ocurra con el conflicto entre Rusia y Ucrania.

Sin embargo, el experto hace una salvedad: cada día las probabilidades de un soft landing bajan. «Si vemos en la historia de los Estados Unidos, siempre que hubo inflación por encima del 4 % y desempleo por abajo del 4%, ambas cosas que suceden ahora, nunca hubo un soft landing. Ese es el escenario alternativo y eso obviamente sería una mala noticia para Estados Unidos y para América latina, porque una recesión en Estados Unidos se amplificaría en los mercados emergentes».

Qué pasará en América latina

El bajo crecimiento es el común denominador a través de la región. En el Citi ven una inflación todavía alta, pero que empezará a bajar en 2022 y 2023, mientras que las monedas seguirán muy de cerca todo lo que hace la FED.

Hay dos grupos de países. El primero es el de los países que están creciendo menos que en los 20 años anteriores. Y ahí hay grandes países: Brasil, México, Chile, Perú, Ecuador Costa Rica y América latina en su totalidad. Todos estos países van a crecer menos que en los últimos 20 años. ¿Por qué? Porque se ve una mala combinación de condiciones externas y condiciones internas difíciles, particularmente políticas y macroeconómicas.

El otro grupo de países van a crecer en 2022 más que en los últimos 20 años. Pero no en 2023: aquí entran países como el Salvador, Argentina, Uruguay, República Dominicana y Colombia. Como se mencionó anteriormente, se espera que la Argentina crezca un 3 % este año, por encima del promedio de los últimos 20 que está en 2,7%. Aunque en 2023 el crecimiento será de 1,5%.

En la región, la inflación sigue siendo alta, pero debería comenzar a ralentizarse pronto. «La inflación creció en todos los países de América latina, pero estamos previendo que llegue a su pico ahora en varios países. Pero, para ser francos, estuvimos equivocados sobre la inflación por mucho tiempo. Pensamos que el pico iba a ser en diciembre, luego en enero y así…puedo decir que pensamos que el pico es ahora, pero ese pronóstico está sesgado y dependerá mucho de los commodities y el conflicto en Ucrania», admite Revilla, para quien la inflación debería empezar a bajar en la región para finales de este año porque las tasas de interés en la región ya crecieron mucho.

La gran sorpresa, en todos los países excepto la Argentina, que es un outlier macroeconómico en la región y muestra una aguda depreciación, es que las monedas se muestran relativamente estables en América latina. «El escenario alternativo sería que la inflación en Estados Unidos siga subiendo y la FED suba más las tasas. Eso pondría más presión sobre el dólar y afectaría a las monedas latinoamericanas. En ese escenario tendríamos más depreciación en las monedas latinoamericanas. Y ese escenario sería más complicado para la deuda, tanto privada como pública o soberana, que pasaría a ser más cara para repagar. Cada vez que la FED sube las tasas, son malas noticias para América latina. Pero igualmente apostamos al escenario de soft landing», concluye el experto.

Eugenia Iglesias

Fuente

Más artículos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo