spot_img

El costo que pagará la economía por la estrategia para sumar dólares al BCRA

Más leídas

Jujuy al día® – El ministro de Economía, Martín Guzmán, podrá respirar apenas un poco más tranquilo esta noche, luego de ver el resultado de la última rueda cambiaria. Su tiempo en el Gobierno parecía estar casi agotado el fin de semana y no fundamentalmente por la inflación que no ha logrado controlar, el derrumbe de títulos públicos o la suba del riesgo país.

En un año con exportaciones récord, los números de las reservas del Banco Central eran hasta el domingo último diametralmente opuestos a los que se podían observar 12 meses atrás. Mientras que en las primeras 16 ruedas de junio 2021 la autoridad monetaria había sumado 600 millones de dólares, este año mostraba exactamente la misma cifra pero en la columna de pérdidas. Un problema mayúsculo para un país en el que la escasez de divisas no solo pone en riesgo el sostenimiento de la actividad económica sino también el acuerdo con el FMI.

Sin margen para errores, Guzmán consideró que el cepo ya no era suficiente y resolvió bajar la cortina del BCRA para el mercado importador, de manera que no salga ni un dólar más de las reservas salvo para el pago de energía cuando sea necesario. Al menos eso fue lo que ocurrió en los últimos tres días, con una virtual parálisis de la demanda de divisas en el mercado oficial que le permitió recomponer las reservas en u$s 1000 millones. ¿Pero hasta cuándo se puede sostener esta estrategia sin perjudicar severamente a la economía?

Conejos de la galera de un Guzmán a todo o nada

La actividad que creció a un ritmo del 5% en los primeros meses del año comenzó a mostrar algunos signos de deterioro, a tal punto que la consultora de Orlando Ferreres registró en términos desestacionalizados una contracción de 1,2% en mayo respecto al mes anterior. Y profundizar las restricciones del mercado cambiario para la compra de insumos y maquinaria en el exterior no solo puede derivar en un mayor efecto recesivo sobre la actividad sino que, también, puede significar combustible para una suba de precios que se espiraliza.

Sin acceso al mercado oficial, la búsqueda de divisas se traslada al paralelo o al financiero. Y esa brecha en las cotizaciones se afianza en el precio final de los productos. Con el agravante de que la suba permanente del tipo de cambio complica el establecimiento del costo de reposición de las mercaderías, lo que deriva en faltantes o en mayores aumentos.

Por ello es importante entender que la medida que hoy ayuda a atacar una emergencia y sumar al BCRA u$s 583 millones en un solo día, puede también complicar un futuro que tiene varias cuentas por atender.

Al respecto, Mohamed El Erian, asesor de Allianz y Gramercy, alertó en una columna de Financial Times que reproduce hoy El Cronista, sobre los riesgos que representan la falta de credibilidad y un cambio de rumbo en la política oficial que altere entre el objetivo de reducir la inflación y el de aumentar el crecimiento, pero con poco éxito en ambos.

Encontrar el rumbo hoy es lo que desvela a la Argentina.

Walter Brown

Fuente

Más artículos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo