spot_img

Dólar oficial: lógica administrativa, lógica de mercado

Más leídas

Todo manejo administrativo segmenta a los demandantes entre los elegidos y el resto

Jujuy al día® – Si en la confitería del Club Atlético Vélez Sarsfield un riquísimo café se vendiera a $1, yo no podría beneficiarme con esa ganga porque, como no soy socio del club, no tengo acceso a la confitería. Todo manejo administrativo segmenta a los demandantes entre los elegidos y el resto.

Así funciona actualmente el segmento oficial del mercado de cambios. Aplicarle a dicho segmento un análisis de mercado, pifia en el diagnóstico y en lo que las autoridades están y tratarán de seguir haciendo.

La comunicación A 7532, dictada por el Banco Central (BCRA) el pasado lunes, está escrita en “chino básico”, pero es fácil entender sus implicancias desde la lógica administrativa.

Un funcionario del BCRA les compra dólares a quienes no tienen más remedio que vendérselos al tipo de cambio oficial. Y como la cantidad que compra a dicho tipo de cambio es inferior a la que el sector privado le quiere adquirir, la asigna sobre la base de una planilla. Que en los papeles prioriza los insumos, para evitar una recesión industrial, aunque en la práctica se siguen viendo algunos bienes finales importados.

Pues bien, la realidad modifica la citada planilla. ¿Se imagina al referido funcionario negándose a venderles divisas a quienes importan gas porque no estaba prevista la invasión rusa a Ucrania? Imposible. Pero como los cambios en la referida planilla no aumentan la oferta de dólares en el segmento oficial del mercado de cambios, alguien que iba a conseguirlos ahora no lo logra. Con los lógicos contratiempos, que algunos medios de comunicación están ilustrando.

Hace muchos años, cuando también había control de cambios, se había creado una figura insólita pero eficaz (dadas las circunstancias): la de “importación sin uso de divisas”. ¿Importar a dólar blue aumentará algunos precios? Obvio. ¿Cuánto caerá la cantidad demandada? Depende del producto.

Al explicar la comunicación 7532, el presidente del BCRA, Miguel Ángel Pesce, dijo que se busca evitar una “devaluación brusca”. Tiene razón. Déjeme completar su afirmación, con algo que Pesce no puede decir.

“Al actual gobierno nadie le cree nada, no hay equipo económico, sino individualidades, y encima el salto cambiario oficial no formaría parte de ningún plan. Ergo, no hay más remedio que seguir apretando torniquetes”. Esta es la cuestión, por eso –como digo– no le aplique un análisis de mercado a un enfoque administrativo porque se va a seguir equivocando.

Juan Carlos de Pablo

Fuente

Más artículos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo