spot_img

Muerte por tristeza en un hospital y festichola con amigos en Olivos

Más leídas

Nadie entenderá mejor que los que vieron irse solos a sus muertos, el mal que causaron con las fiestas en la quinta presidencial.

Jujuy al día® – En un gesto de desprecio, militantes K pisaron las piedras que recuerdan a los muertos por el Covid. Fue en Plaza de Mayo, el 17 de octubre de 2021. Festejaban el Día de la Lealtad Peronista.

Leamos con atención, porque lo merece. Son párrafos que se califican solos. Que hablan de cosas tremendas que nos han pasado y nos están pasando y no necesitan sesudas interpretaciones: son puro sentimiento y puro sentido común.

-Mi mamá tuvo Covid. (…) Con 87 años estaba bárbara. Y lo más triste es que murió de tristeza. No tenía problemas en los pulmones, no tenía tos. No tenía fiebre. Pero tenía la tristeza de no vernos a nosotros que somos una familia muy unida, con los nietos y todo. Y se me fue. Se me fue con un tema de no poder abrazarla. No poderle decir lo que sentía. Tengo rabia. Tengo rabia que trato de domar todos los días. A veces, hasta apago los noticieros.

El que habla es Hugo Perico Pérez. Habla con otro gran futbolista, José Toti Iglesias. Los futboleros sabemos bien de quiénes se trata. Pero para pensar en que ¿hace cuántos años? estamos buscando mal las razones de por qué nos va mal, su oficio importa menos que lo que, hablando, enseñaron en un programa de tevé.

«Se merecía otra despedida. Que yo la abrace», dijo el ex futbolista. Y mostró su indignación contra los militantes K que, en 2021, pisaron en Plaza de Mayo las piedras que recordaban a las víctimas del Covid. Fue en una charla con José…

-Te hizo muy mal todo esto, ¿no?

-Sí. También me bajó los decibeles. Te vas a reír. Hoy trato de buscar en las personas quién pisaba las piedras de los muertos que estaban en Plaza de Mayo. Mirá hasta dónde me hizo mal. Mejor que no lo cruce, porque hay límites para todo en la vida.

¿Los hay? En esta pregunta, Perico somos todos. Porque pareciera que no. Y pareciera que cada vez menos. Límites diluidos y lejanos y sensibilidad dormida. ¿La despiertan, en cuánto las despiertan estas otras líneas?

-No vivas con ese odio. Porque te llenás de odio y no es bueno.

-No, no. Yo no me lleno de odio porque sé que mi madre sabía del amor que le teníamos los tres hijos. Porque se merecía otra despedida, Toti. Se merecía otra despedida. Que yo la abrace.

Pérez quiso y no pudo acariciar esos dedos que su madre tenía “doblados de lavar o de prepararnos la comida a los hijos, al viejo (el panadero del barrio), que laburaba como un loco. Se merecía otra despedida, no sola”.

En ese lado, cientos de miles tuvieron que despedirse de sus muertos sin poder despedirse. O dejar a sus enfermos solos, sin acompañarlos ni asistirlos.

En otro lado, se descubría una fiesta tristemente famosa que no fue, claro, la única. Una fiesta VIP en plena cuarentena en Olivos. El cumpleaños 39 de Fabiola Yáñez: exactamente el 14 de julio de 2020, a casi cuatro meses de que el presidente, maestro de la pose, ordenara por decreto a todo el mundo que se encerrara en sus casas. Y que, con el dedo arriba, advirtiera “a los idiotas (que no cumplieran esa medida) que la Argentina de los vivos se terminó. Acá estamos hablando de la salud de la gente, no lo voy a permitir”. El día de la fiesta el total de casos superó los 100.000 y el de muertos llegó a casi 2.000.

Fernández admitió la fiesta recién un año después, cuando se filtraron fotos y ya no pudo ocultar el escándalo. En todo ese tiempo fue y vino con negaciones, excusas y acusaciones a otros, una de sus especialidades. Ahora busca cerrar cuanto antes la causa. Tanto él como Fabiola ya zafaron con plata en el juzgado de Lino Mirabelli, amigo de Sergio Massa y que resolvió todo con una multa junto al fiscal ultra K Fernando Domínguez. Y acá no pasó nada.

También ya han pagado otros amigos de Fabiola invitados a la fiesta: Santiago Basavilbaso, Emmanuel López y Fernando Consagra. López, actor, fue contratado por Fabiola como asesor. Otro que arregló es Federico Abraham, peluquero y que trabajaba para Yañez al igual que otra participante de la fiesta, Carolina Marafioti.

En trámite de acordar está Stefanía Domínguez, empleada de la Magistratura y que prepara y vende a la vez productos saludables. Domínguez es o fue novia de Juan Román Riquelme y con Fabiola, Marafioti y Domínguez compartían salidas con las hermanas pampeanas Florencia y Rocío Fernández Peruilh, que este martes se negó a declarar ante Mirabelli. El miércoles irá Sofía Pacchi, modelo y actriz, del mismo grupo de amigas y a quien Fabiola designó en la Rosada. Pacchi está enojada: no le renovaron el contrato y también le bajaron el pulgar a su pareja Chien Chia Hong, vendedor de cámaras de seguridad.

¿Cuál es el eslogan ahora del gobierno? “Primero la gente”. ¿Y qué acaba de decir el Presidente sobre la guerra en Ucrania? Que “es una tragedia”. Un infantilismo. Y después, esto: “Los flujos comerciales y la logística …. llegaron a un punto crítico. Los mares están militarizados. La guerra promueve el gasto en armamentos en detrimento de la inversión en proteínas, salud o educación ….”. Un notable descubrimiento personal.

Hay casi 5 mil muertos civiles y 5 millones de refugiados: Putin está aplastando a Ucrania con un baño de sangre y no se ve para nada dónde Fernández pone aquí eso de primero la gente. “Primero, nosotros”, podría sincerarse. La cuarentena y muertos en soledad, problema de los demás.

Ricardo Roa

Fuente

Más artículos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo