spot_img

¿Alcanza el cepo reforzado al dólar para pasar el invierno?

Más leídas

El presidente del Banco Central defendió las restricciones al pago de importaciones. Y sostuvo que la alternativa sería una devaluación.

Jujuy al día® – Fue un 29 de junio pero de 1959 cuando el entonces ministro de Economía de la presidencia de Arturo Frondizi, Alvaro Alsogaray, anunció un plan antinflacionario acuñando el recordado concepto de: «Hay que pasar el invierno» para dar la señal de que el ajuste tenía fecha de caducidad.

A 63 años de aquel lanzamiento hoy en el gobierno, y por distintos motivos, consideran que hay que pasar el invierno para dejar atrás un trimestre que se presenta como el de la escasez de dólares.

En el gobierno siguen sorprendidos por el salto de la demanda de divisas para pagar las importaciones de gas que en junio rondan los US$2.000 millones y que apuntan a mantenerse en ese nivel por lo menos por dos meses más.

Junio va dejando un resultado amargo en materia cambiaria ya que el Banco Central, que apuntaba a seguir comprando dólares de los exportadores, lo finalizaría con un resultado desfavorable.

Los dichos de este martes del presidente del Central sobre el fundamento de cerrar el cepo al dólar dispuesto el lunes dejan en claro la falta de alternativa. Dijo Miguel Angel Pesce: las nuevas medidas «evitan que vayamos a una devaluación brusca».

La disyuntiva fue un argumento suficiente para confirmar que la situación en materia cambiaria ingresó en una nueva etapa de restricciones al calor de la denuncia de la vicepresidenta Cristina Kirchner sobre el «festival de importaciones» que impactó de lleno en el accionar el gobierno.

Si plantándose del lado opositor la vicepresidenta dice que hay maniobras con las importaciones, a los pocos días el gobierno endurece el cepo cerrando el grifo para los importadores y, trascartón, hablan de que la alternativa a ese cierre es una devaluación brusca, el escenario de corto plazo se presenta definido: más restricciones, menos dólares y derrame de consecuencias sobre las importaciones y la brecha cambiaria.

El nuevo salto en los precios de los dólares libres del martes (contado con liquidación subiendo a $249 (+1,4%) y el blue trepando 3% hasta $239) fue una de las consecuencias más visibles del nuevo escenario que se completó con otro derrumbe de los bonos (hay títulos que llegaron a bajar hasta los US$19 por lámina de 100) y con otro record de la tasa de riesgo país al superar los 2.500 puntos.

Casi simultáneamente comerciantes del rubro ferretería y de maquinarias intermedias dispusieron lo que consideran aumentos preventivos ante la incertidumbre sobre si en el futuro podrán seguir pagando las importaciones al dólar oficial.

La brecha cambiaria subiendo a 99% (contado con liquidación/mayorista) también comenzó a derramar expectativas de subas y reclamos en el mundo sindical: un gremio de los más grandes que había cerrado la paritaria en 50% pediría reabrirla partiendo del 70%.

La incertidumbre cambiaria lleva siempre a adelantar o postergar decisiones y, por tanto, a afectar el nivel de actividad pero en el cortísimo plazo, y después de haber comprado unos US$500 millones en dos días, en el Central siguen trabajando para cerrar el grifo de los dólares.

En este contexto se descarta que el gobierno pueda cumplir con acumular US$5.800 millones en las reservas en el año como se comprometió con el Fondo Monetario Internacional. Lo cierto es que ese objetivo perdió prioridad en medio del salto del dólar.

Si la política será profundizar las intervenciones en el mercado cambiario y el racionamiento de los dólares para importar, es claro que la presión a la suba de la brecha cambiaria será una constante.

Como en circunstancias anteriores, frente a ese escenario, las exportaciones tienden a demorarse y las importaciones a adelantarse en el intento de llegar antes de una posible devaluación.

Martín Guzmán monitoreó de cerca la licitación de instrumentos del Tesoro con el equipo de Finanzas. El Gobierno volvió a emitir deuda atada a la inflación y este martes consiguió los pesos que buscaba.

Martín Guzmán monitoreó de cerca la licitación de instrumentos del Tesoro con el equipo de Finanzas. El Gobierno volvió a emitir deuda atada a la inflación y este martes consiguió los pesos que buscaba.

Es claro que el deseo oficial es evitar un salto cambiario a toda costa para no desatar una nueva ronda de suba sobre los precios de la canasta familiar, pero muchas veces no se logra tapar el cielo con las manos.

En un año el gasto público aumentó 88%, unos 17 puntos por encima de la inflación y el déficit fiscal de mayo, según un informe de la consultora abeceb, representó 29% de la meta fijada en el acuerdo con el FMI para el primer semestre.

El Central está comprando bonos para ponerle un piso a los precios y por esa vía ya habría emitido unos $300.000 millones que se suman a los muchos pesos que vienen teniendo los bancos y las empresas.

Sobre el cierre de las operaciones del mercado apareció una tímida corriente compradora de bonos en dólares que hizo entonar los precios de los títulos y debilitar al dólar contado con liquidación.

Mientras tanto, en el Banco Central siguen trabajando con los fondos de inversión en la búsqueda de un instrumento de cortísimo plazo que sirva como dique de contención a la fuerte caída de los bonos que se precipita cuando esos fondos venden títulos para conseguir pesos.

Tanto en dólares como en pesos el gobierno intenta ir tapando agujeros todos los días para que la nave siga a flote, pero a la tripulación se la nota cansada y el agua los viene desbordando.

Daniel Fernández Canedo

Fuente

Más artículos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo