spot_img

Lo que genera el bajo nivel de reservas en el Banco Central es la torpeza del gobierno

Más leídas

Desde el Poder Ejecutivo destacan que faltan dólares porque hay importaciones “innecesarias” para especular contra el tipo de cambio. Las verdaderas causas son otras. Qué muestra la serie del Indec

Jujuy al día® – Una vez más, al cometer groseros errores de política económica, el Gobierno inventa culpables para no hacerse responsable de sus propios errores. Hay varias razones por las que faltan dólares y que hacen que el Banco Central tenga que recurrir a racionar aún más las pocas reservas en divisas para la compra de bienes y servicios en el resto del mundo.

En primer lugar, confisca el fruto del trabajo ajeno generando faltantes de divisas. Dicen desde el gobierno que tiene que entregar dólares del BCRA para importar y que hay especulación, pero esas divisas fueron previamente obtenidas de exportadores a un tipo de cambio sustancialmente menor al de mercado, y notablemente inferior en el que caso quienes son desalentados con altísimas retenciones.

Cuando el Estado establece un tipo de cambio artificialmente bajo, provoca la caída de la oferta de dólares y aumenta la demanda

En efecto, productores locales exportan productos, naturalmente de su propiedad y reciben del importador de otro país dólares como forma de pago, que el gobierno los obliga a traer a la Argentina. Cuando ingresan esos dólares el BCRA se los queda y le entrega al sector privado pesos devaluados, que rápidamente se erosionan con la inflación.

Así, si José produce trigo y lo exporta a Hans en Alemania, las divisas que recibe son, por definición de su propiedad. Cambió su trigo por dólares. Sin embargo, el BCRA le dice que esos dólares ya no son suyos, que se los queda el Estado y que a cambio le entregará pesos que nadie quiere.

Pero no solo el productor-exportador recibe pesos devaluados, porque le convierte las divisas a un tipo de cambio menor al de mercado, con una brecha cambiaria del 90%, sino además, porque se le descuenta los derechos de exportación. En otras palabras, el exportador es expropiado por triple vía: 1) porque le quitan sus dólares; 2) el Estado le paga un tipo de cambio menor al de mercado; y 3) es castigado con un impuesto especial (retenciones) a las ventas al exterior.

El tipo de cambio real

Según la serie del BCRA, el tipo de cambio real multilateral cayó el 24% desde el inicio del actual gobierno, el cual se desagrega en una pérdida de 18% al compararse con el dólar de EEUU; de 28% con el real de Brasil; y 20% con el yuan de China.

Cuando el Estado establece un tipo de cambio artificialmente bajo, provoca la caída de la oferta de dólares y aumenta la demanda

Esto no pasa solamente con el mercado de cambios, se puede ver con el destrozo que hizo el Gobierno con el sistema energético y ahora con el gasoil. Al precio artificialmente bajo desaparece la oferta y aumenta la demanda, generando faltantes o lo que se conoce como desabastecimiento.

Pero en el relato oficial, ahora la vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner sostiene que hay récord de importaciones y que hay especulación, y para justificar ese argumento artificial inventa otro enemigo imaginario, de modo de quitarse de encima la responsabilidad de los errores de política comercial de su gobierno.

Es del manual del clásico populista inventar enemigos que quieren perjudicar a la población para poder aparecer como los salvadores del pueblo, porque los datos reales no avalan esa lectura de la falta de divisas.

La serie del Indec de cantidades importadas, en número índice con base el promedio de 2004 igual a 100 muestra que lejos está de haber alcanzado un máximo histórico. Y en el caso puntual de mayo, último dato mensual, el récord en valor de USD 7.870 millones fue sólo nominal: apenas superior a la anterior marca pico de agosto de 2011 cuando ascendió a USD 7.671 millones, pero muy inferior en comparación con el nivel ajustado por la inflación de los EEUU en los últimos 11 años, que se eleva a unos USD 9.200 millones de hoy.

Además, aquel nivel de 2011, que también fue relativamente alto en cantidades, coincide con un período de notable atraso del tipo de cambio sobre el cierre de la primera presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, que, como ahora, llevó a disponer el cepo cambiario a los pocos días de haber ganado los comicios para su segundo mandato. Aguantó hasta las elecciones y luego tiró la toalla.

El récord de importaciones de mayo, en valor, fue sólo nominal con USD 7.870 millones: el máximo anterior de USD 7.671 millones de agosto de 2011 a valores de hoy equivale a USD 9.200 millones

De manera que ni por volumen, ni por valor en términos reales se puede afirmar que hay récord de importaciones. Es falso el argumento.

Lo que se está viendo en el mercado de cambios es un exceso de pesos que nadie quiere y un faltante de dólares que todos demandan, no solo para importaciones, sino también como refugio de valor ante un gobierno que tiene un fenomenal déficit fiscal que lo lleva a emitir pesos a marcha forzada, porque no encuentra otro tipo de financiamiento.

Estas enormes torpezas de política económica: como el control de cambios; pasando por el retraso de la paridad oficial; la destrucción del sistema energético para mantener tarifas de los servicios públicos artificialmente bajas; un gasto público que se dispara como consecuencia del populismo que impera y el déficit fiscal correspondiente financiado con emisión de pesos, están generando esta corrida hacia el dólar, la falta de divisas al cambio oficial y las perspectiva de parálisis de la economía por la carencia de insumos importados necesarios para mantener activo el aparato productivo.

De ahí que la crisis económica se acelere y el Gobierno se encuentre paralizado, porque ya no tiene credibilidad alguna y no puede revertir la huida del peso, ni aun subiendo la tasa de interés.

Roberto Cachanosky

Fuente

Más artículos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo