spot_img

A diferencia de la Argentina: los bancos centrales en el mundo están dispuestos a bajar la inflación, aunque genere recesión

Más leídas

La mayoría de las autoridades monetarias están subiendo las tasas de interés para contener los picos inflacionarios

Jujuy al día® – Una economía mundial más recesiva es la que se espera hasta por lo menos 2023, ya que los bancos centrales están dispuestos a contener los picos inflacionarios, más allá del efecto que la suba de tasas de interés tenga en la actividad económica. Para la Argentina, los efectos de esta política monetaria internacional más restrictiva no son inmediatos, ya que los economistas prevén que el precio de las commodities se mantenga alto un tiempo más.

De estos temas conversaron los analistas económicos Javier Timerman, fundador de AdCap; Pilar Tavella, de Barclays, y Mariano Fiorito, de Schroders, en la exposición de Economía, Finanzas e Inversiones (ExpoEFI).

“Los inversores en el mundo están preocupados por la inflación y la tasa de interés de Estados Unidos. No es la primera vez que tenemos tasas negativas, viene pasando desde 2008, pero con una inflación del 8% y con la expectativa de suba de tasa de solo hasta 3,75%, hay un dilema sobre qué va a pasar. Muchos creen que la Reserva Federal (Fed) está corriendo de atrás a la inflación; eso se verá. Pero mientras tanto, crea un nivel de turbulencia y volatilidad en los mercados, que a su vez acelera la sensación de crisis que hay”, señaló Timerman.

Para el especialista en mercados financieros, los inversores temen que ocurra la misma política de Paul Volcker, cuando estuvo al frente de la Fed, que subió mucho la tasa de interés para contener la inflación a principios de la década del 80. “En ese momento, la tasa de desempleo en Estados Unidos llegó al 16% y hubo pueblos industriales que cerraron, pero hoy no se espera que pase eso”, dijo.

“Si tomamos esa recesión de 1981, el mercado financiero cayó 5%, pero en 1982, que fue el año donde había una catástrofe en Estados Unidos, el mercado subió 20%. Es muy difícil predecir si realmente los bull market [fuerte alza de los mercados financieros] o bear market [fuerte baja] empiezan y terminan cuando empieza y termina la recesión. Basado en la experiencia, empiezan antes de la recesión y terminan bastante antes que termine la recesión”, agregó.

Tavella, por su parte, habló sobre las proyecciones del banco inglés. “Nos preocupa la velocidad a la cual se desacelera el crecimiento mundial, en donde hay algunos riesgos de recesión, tal vez en Estados Unidos el año que viene. A pesar de todo lo que pasó, como la crisis del covid en China y la guerra, vemos algunos indicadores, sobre todo en EE. UU., de que la desaceleración puede ser más rápida de la que esperamos y que la inflación se mantenga alta incluso en 2023″, comentó la economista de Barclays.

En este sentido, remarcó que “los bancos centrales, a diferencia de ciclos anteriores, estarían más preocupados por la inflación, que por la desaceleración de la economía”. Por lo tanto, en el banco redujeron los pronósticos de crecimiento global a 2,5% para este año y a 1% para 2023, con “gran riesgo de recesión”.

“Para las economías emergentes no es un escenario ideal la suba de tasas, la desaceleración del crecimiento mundial y el dólar fuerte, pero la buena noticia son los altos precios de las commodities, donde creemos que se mantendrán altos por un tiempo por una cuestión más estructural de la demanda”, estimó Tavella.

Fiorito, de Schroders, por su parte, coincidió en que “el mundo no estaba familiarizado con la inflación y que hay que remontarnos a los 80 para encontrar números de inflaciones globales similares a los actuales”. En este sentido, indicó que si bien creen que no se está lejos del pico de inflación global, “hay razones para pensar que la inflación va a caer de manera relativamente lenta”.

A diferencia de Barclays, en Schroders ven un escenario más optimista para el crecimiento mundial, donde se espera una expansión de la economía de 2,7% este año y de 3,8% el próximo. “Una leve caída y la economía mundial volvería a recuperarse”, comentó.

Con respecto a América Latina, dijo que fue la región que “más se benefició con el conflicto porque es exportadora neta de commodities”, y esto impactó a su vez en una mayor apreciación de las monedas con relación al dólar. “Latam es la región que mejor se encuentra en el escenario actual, se va a seguir beneficiando de los precios de las commodities altos, y el ciclo inflacionario y de suba de tasas está bien avanzando, ya que comenzaron antes que el resto de los países. Empezamos a ver ciertos signos de recuperación económica, a pesar de la suba de tasas”, indicó.

Argentina y el FMI

Consultados sobre la relación entre la Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI), Timerman indicó que es “irrelevante”. Y explicó: “El Fondo va a buscar las formas de seguir esquivando la realidad. Tanto la Argentina como el FMI están jugando a las escondidas, se mantendrá el programa actual y se cambiará todo lo que sea necesaria para que quede ok. No veo ahí un problema. El tema es que los inversores no están mirando lo que dice el Fondo, a nadie le importa lo que diga en las revisiones trimestrales. La gente está mirando hechos, haciendo sus propias auditorías de las metas y no dan bien. Eso causa la caída de bonos y de acciones”.

Timerman vive la mayor parte del año en Nueva York, donde tiene mucho vínculo con inversores. “Cuando hablo con ellos, me dicen que no les importa el valor [barato] de los bonos, ni para comprar, ni para vender; les importa ver las variables y ver un cambio, que hoy no se ve, los fondos que tienen que vender venden, los niveles no son importantes”, dijo.

Tavella coincidió en que “se volvió menos relevante el Fondo de lo que estamos acostumbrados” y esto se debe, según señaló, a que “el precio de los bonos ya reflejan escenarios de reestructuración bastante agresivos, que en principio no creemos que sea lo más probable de todo”.

“En el mediano plazo, la Argentina debería estar mejor en el precio de los activos, pero no veo nada en el muy corto plazo que vaya a disparar esa corrección, porque todavía hay un nivel de incertidumbre gigante de cómo se llega al año que viene. Tenemos que estar más cerca de la elección o de un cambio de gobierno y además, más cerca de entender cuál será la herencia que recibirá el próximo gobierno. Desde el punto de vista del programa con el Fondo, creo que se pueden cumplir las metas medidas en término del PBI”, agregó.

Sofía Diamante

Fuente

Más artículos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo