spot_img

Dólar pum para arriba

Más leídas

Jujuy al día® – El Estado solo financia con ingresos genuinos el 80% del gasto, y el déficit se financia en un 80% con emisión monetaria. Dólar pum para arriba, falta confianza.

La economía argentina está inmersa en una discusión equivocada. El problema no es el nivel de importaciones, el problema es que no tenemos inversión y que las exportaciones son escasas.

Las inversiones representan el 17,0% del PBI, tenemos que remontarnos a los años 2007 para ver una tasa de inversión del 19,5% del PBI. Desde estos años a la fecha nunca cayó por debajo del 12,5%, tampoco creció por encima del 17,2%. Esto implica que no hay inversiones suficientes en el país, para tener un crecimiento económico importante.

Las exportaciones, a diciembre de 2021, representan el 18,3% del PBI, en el año 2007 alcanzaron un máximo del 22,7% del PBI, en los años sucesivos nunca superaron esa marca, tampoco se ubicaron por debajo del 10,7% del PBI.

En materia de importaciones, a diciembre de 2021, representan el 15,1% del PBI, en el año 2007 se ubicaron en el 18,3% del PBI, el punto más bajo se ubicó en torno del 11,8% del PBI.

Como podemos apreciar, las exportaciones están lejos del piso de los últimos 14 años y las importaciones no son tan elevadas como presuponen algunas autoridades de este gobierno.

El nivel más bajo de exportaciones e importaciones se registró en el año 2015, cuando las exportaciones eran del 10,7% del PBI y las importaciones el 11,8% del PBI. Quien hoy reclama lapicera (Cristina Fernández), en el fin de su segundo mandato, tenía déficit de balanza comercial, que se ubicó en U$S 2.970 millones.

Con datos de la balanza comercial, al mes de mayo de 2022, el total de exportaciones de los últimos 12 meses suma U$S 85.489 millones y las importaciones U$S 73.215 millones, esto nos deja como resultado un saldo de balanza comercial de U$S 12.274 millones.

Las cifras están expresadas en millones de dólares

Las exportaciones son récord y nunca en la historia argentina se alcanzaron estas cifras medidas en dólares, mientras que las importaciones no son récord, el récord se logró en enero de 2012 cuando alcanzaron U$S 74.406 millones (medido por 12 meses acumulados).

El problema de la economía argentina no viene dado por las altas importaciones, esta crítica es ridícula, para exportar hay que importar, y las exportaciones están en un récord.

Tenemos que destacar que del total de las importaciones de los primeros 5 meses del año 2022, el 71,6% son bienes de capital, piezas y accesorios para bienes de capital y bienes intermedios; el 14,2% combustibles, el 11,0% bienes de consumo y el resto 3,2%.

Las importaciones no son un problema, son una necesidad, ya que el 85,8% representan inversión y combustibles para el funcionamiento del aparato productivo. Es miope criticar las importaciones, hay que trabajar para incentivar a los empresarios a exportar más, con mercados desregulados, incentivos a la exportación y menos tributos al comercio exterior.

El problema está en la gestión

El problema de la economía argentina es que la Tesorería gestiona muy mal el presupuesto público. Como lo expresamos en el siguiente cuadro, los ingresos genuinos financian solo el 79,9% del gasto público en los últimos 12 meses, un año atrás financiaba el 78,3%, lo cual nos muestra que la gestión poco ha cambiado en los últimos 2 años.

El primer gran problema lo tenemos en que el déficit fiscal es muy elevado y que, en los últimos 12 meses, aumentó el 55,0%. Pero lo más complicado, es que el 79,3% se financió con la impresión de billetes, mientras que el 20% restante se tomó deuda en pesos del mercado.

Un país que solo financia el 80% del gasto con ingresos genuinos, y del déficit fiscal el 80% se financia con impresión de papelitos de colores, no puede tener otro destino que una economía que se devalúa, alto riesgo país, inflación y alta tasa de interés.

Conclusión

El problema de Argentina no son las importaciones, porque son bajas en términos de PBI (15,1%) y, del total, el 85% son fundamentales para el funcionamiento del sector privado.

Las exportaciones, que representan el 18,3% del PBI, son bajas para una economía con el potencial económico que tiene Argentina, con impuestos a las retenciones que no generan incentivos a producir o con el cierre de exportaciones a la carne vacuna. Todo esto sin contar que tenemos un cepo que no incentiva a trabajar para mercados externos, ya que la brecha se queda con la mitad de los ingresos del exportador.

El déficit fiscal es el problema de todos los males, los gastos se financian solo en un 80% con ingresos genuinos.

El 80% del déficit se financia con emisión monetaria, lo que genera inflación, retraso cambiario, aliento a las importaciones y desaliento a las exportaciones.

Debatir si el gobierno tiene más o menos importaciones, si consigue más o menos dinero en el mercado de capitales, es no visualizar el problema y hacer foco en lo secundario.

El problema no es la lapicera para tachar a quienes importan, la solución son los incentivos a generar negocios, sacarle el pie de encima a los empresarios que producen, dejándolos exportar, bajando presión tributaria y haciendo un plan productivo para crecer.

Salvador Di Stéfano

Fuente

Más artículos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo