spot_img

Cristina Kirchner: el desvarío permanente

Más leídas

En su último discurso, la Vicepresidenta volvió a dejar en evidencia su notable ignorancia acerca de las más elementales nociones de la economía

Jujuy al día® – Nos habíamos desacostumbrado a las cotidianas peroratas de la señora de Kirchner. Ese silencio la mejoraba. Los analistas políticos se entretenían en conjeturar sus sofisticadas estrategias, como una ajedrecista que ve a la distancia todo el tablero y mueve las piezas anticipando varias jugadas.

Bastó que hablara para que esa sugestión de algunos ingenuos se cayera como un castillo de naipes. Es la de siempre. Nada podíamos esperar de ella en el terreno moral. Ahí están, a flor de piel, su narcisismo patológico y su cinismo. Pero quizás no recordábamos con tanta precisión algo no menos notable en una persona que no hizo otra cosa en su ya dilatada vida que dedicarse a la política: su notable ignorancia acerca de las más elementales nociones de la economía.

Claro que sus expresiones sobre ese campo son tan confusas que se podrían interpretar de cualquier manera. Yo discrepo con un marxista, pero precisamente puedo discrepar porque sé lo que piensa. A mí me parece equivocado, pero significa algo. El populismo es más difícil de descifrar. No porque sea más complejo. Todo lo contrario: porque es rústico y mezcla conceptos contradictorios sin el menor empacho. Cristina Kirchner le agrega a ese discurso vacuo su grotesca pretensión de ser una intelectual. El producto de esa mescolanza sería desopilante, digno de alguna comedia italiana protagonizada por Alberto Sordi, si no fuera que quien profiere tamaños desatinos es la jefa política del actual oficialismo.

Vuelve, como lo hizo otras veces, a criticar nuestra economía “bimonetaria”. Pero sigue sin entender sus causas, que ubica, con una hipocresía que merece el Premio Nobel, en algún vicio moral. No entiende que los argentinos nos refugiamos en el dólar como una reserva de valor para que nuestros ingresos no se evaporen. La explicación es muy sencilla: es la inflación crónica. Antes de que en la Argentina, durante la primera presidencia de Perón, comenzara un proceso inflacionario que, con algunas breves pausas, nunca terminó, nadie compraba dólares ni cotizaba sus propiedades en esa moneda.

Es una explicación que ella no debería necesitar, ya que con su marido compraban dólares en cantidades inaccesibles para casi ningún argentino. Esto, en forma pública. En forma clandestina, hay vehementes sospechas de que por montos mucho mayores preferían los euros. Para los Kirchner había una economía trimonetaria.

Pero tampoco entiende el origen de la inflación. Ella lo atribuye a la evasión. Una vez más, sobre esta cuestión los Kirchner tienen varios doctorados. Sin embargo, ninguna relación hay entre la evasión (entre otros, de su familia) y la inflación, salvo por el hecho de que si muchos evaden aumenta el déficit fiscal, que en la Argentina actual, cerrada a cualquier otro tipo de financiación, debe cubrirse con emisión monetaria. Pero si dijera eso debería conceder que la emisión descontrolada genera inflación y que el déficit fiscal alto es un problema, lo que contradice el credo populista.

En tren de buscar culpas, no podía dejar de apuntarles a los empresarios, porque quieren ganar mucho, y a las “rentas inesperadas”, que equiparó al enriquecimiento ilícito, demostrando que su ignorancia no se limita a la economía, sino que se proyecta, entre otras disciplinas, al derecho penal.

También denunció un “festival de importaciones”, sin tener la menor idea de que la gran mayoría de ellas son insumos necesarios para la producción argentina. Por cierto, quien labró su riqueza, esta sí ilícita, abusando de su poder político, poco puede saber de las necesidades de quienes fabrican, comercian o prestan servicios útiles a la sociedad, y que están siendo castigados por una presión tributaria enorme, por costos laborales altísimos y por todo tipo de regulaciones destinadas a reducir los pocos estímulos de quienes quieren honestamente trabajar e innovar.

Aunque ya trillada, le cabe a Cristina Kirchner la famosa frase que Talleyrand pronunció sobre los Borbones: “No han aprendido nada y no han olvidado nada”. Lo mejor que le puede pasar a la Argentina es que dé lo más pronto posible vuelta la página, retome el sentido común y guarde el legado de tantos años de kirchnerismo en el desván de los desvaríos.

Jorge Enríquez

Fuente

Más artículos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo