spot_img

La fortaleza erigida por Cristina que puede desmoronar el Indec

Más leídas

Jujuy al día® – Marco Lavagna le daría al kirchnerismo una noticia peor que el índice de precios al consumidor en mayo. El censo poblacional del Indec demostraría que La Matanza no tiene 2,4 millones de habitantes como volvió a repetir en marzo su intendente, Fernando Espinoza, al habilitar las sesiones ordinarias en el Concejo Deliberante. Ese dato ya circula entre dirigentes peronistas que aguardan con cierta ansiedad su confirmación oficial. Desmontaría el principal argumento de Cristina y de Máximo para darle a ese distrito un tratamiento preferencial en lo político. Pero sobre todo en lo económico.

El número de habitantes es uno de los índices con los que el Ministerio de Economía bonaerense distribuye entre los 135 municipios el 36 por ciento de los recursos coparticipables. La proyección del organismo conducido por Lavagna arrojaría una cifra bastante inferior a los dos millones. Si en efecto es así, derivaría en un verdadero escándalo político. Revelaría que recién este año la población de La Matanza alcanzaría la estimada por el censo del 2010: 1.775.000.

Esa sobrestimación no solo habría favorecido el reparto de fondos comprometidos por ley. Involucraría también a todos los planes asistenciales lanzados por el kirchnerismo después de la derrota electoral del 2009, al cumplirse la mitad del primer mandato presidencial de Cristina. Esa fraguación de datos se habría iniciado un año después, de acuerdo a la hipótesis divulgada en Twitter por Federico Tiberti y Mauro Infantino sobre la base de otras estadísticas oficiales, el número de vacunados por Covid en La Matanza y el nivel de participación de sus habitantes en las elecciones.

Diego Valenzuela presentó ese trabajo como prueba principal en la Justicia Federal para que se establezca si es posible que funcionarios nacionales pero también bonaerenses hayan cometido el delito de defraudación al Estado. La conclusión a la que pueda llegar Julián Ercolini en la causa que investiga el fiscal Eduardo Taiano no sería tan inmediata ni demoledora como la información sobre La Matanza que será pública con el nuevo censo.

El intendente de Tres de Febrero tendrá que esperar hasta entonces para acceder por los datos que tienen desde la primera semana de junio dirigentes del Frente Renovador muy vinculados al peronismo bonaerense. Es probable que la expectativa entre ellos por los anuncios que deberá efectuar el Indec sea el origen de la murmuración que atribuye a los intendentes oficialistas la intención de exigirle a Axel Kicillof un resarcimiento por los sobregiros de fondos a La Matanza en perjuicio del resto de los municipios.

Tal vez una exageración que cobra alguna lógica por un cálculo extraoficial que estima en 30 mil millones de pesos esos recursos. Aunque Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Ariel Sujarchuk (Escobar) Alberto Descalzo (Ituzaingó) Juan Zabaleta (Hurlingham) y Andrés Watson (Florencio Varela) sean mencionados entre los elegidos para llevar adelante esa acción colectiva, a los kirchneristas más suspicaces los atrapa el deseo de adivinar detrás de ese ingenio a Martín Insaurralde (Lomas de Zamora).

Probablemente porque sepan que los intendentes están dispuestos a incrementar el involucramiento activo que tuvieron en la campaña electoral del año pasado después del resultado de las PASO, siempre y cuando el jefe del Gabinete sea candidato a gobernador. La reelección de Kicillof no concita entre ellos el mismo nivel de adhesión. Insaurralde tiene el desafío de regular ese entusiasmo sin que decaiga. Pero también evitar que sea percibido como un desafío a Cristina aunque lo parezca.

“Dependo de ella” les confió a varios interlocutores. En los registros de Insaurralde, la vicepresidenta habría cumplido con todos los compromisos asumidos si no fuese por una excepción: Sergio Berni. Los intendentes que se habían conjurado para desplazarlo en abril del Ministerio de Seguridad aún no se explica por qué no pudieron hacerlo. La razón más plausible que encuentran es no haber tenido un recambio confiable. No solo para ellos. También para Cristina. El único sostén de Berni.

Insaurralde tentó a Mariano Cascallares. El diputado provincial e intendente de Almirante Brown declinó la oferta después de meditarla. El monitor de mayo de la Facultad de Psicología ayuda a comprender la inquietud de los intendentes. La insatisfacción con la inseguridad en las zonas Sur (77 %) y Oeste (75%) del conurbano sólo es superada por la de Rosario (90 %). Con ligeras variantes, esos valores se mantienen constantes desde agosto del 2020. La delincuencia (74 %) es el principal factor de preocupación después de la inflación (80%). Un escenario que esteriliza el esfuerzo dedicado por los municipios a la obra pública, en apariencia fuera del foco de atracción de la ciudadanía. Lo que vuelve más llamativo la fe inclaudicable que depositan en ella los intendentes que acaban de rebautizar “San Kato” a Gabriel Katopodis, para darle un lugar en la despoblada mitología peronista de la abundancia. Katopodis es el titular del ministerio de Infraestructura del gobierno nacional. Lo curioso de su gestión es la oscura reivindicación de la campaña que los propios le criticaron a Mauricio Macri. Intentar la reelección distribuyendo únicamente cemento armado.

Katopodis atravesaría una situación mucho más terrenal. Es probable que desista de ir por la reelección como intendente de San Martín y deje que esa responsabilidad sea asumida por su esposa, la concejal Nancy Cappelloni, o su reemplazante interino, Fernando Moreira. Katopodis evalúa dos alternativas. Ser candidato a diputado nacional o encabezar la lista de diputados provinciales por la Primera Sección.

El ajuste de cuentas económicas pero de precisa connotación política que prepararían los intendentes del PJ contra La Matanza -una vez que el Indec difunda el nuevo censo- pudo ser uno de los temas que Espinoza trató con Cristina Kirchner, a quien vio horas antes que los dos participen en Tecnópolis del acto por el centenario de YPF. La ofensiva incluiría el respaldo de Zabaleta a Fernando Asencio para disputarle el municipio. Asencio es el secretario de Relaciones Internacionales del Ministerio de Desarrollo Social.

Espinoza sufrió el año pasado rompió con el Movimiento Evita en La Matanza. Una baja sensible para sostener el status quo que impone en el PJ. Ese Movimiento Social ordenó cortar boleta a favor de los candidatos locales del Partido Obrero luego que Espinoza les impida participar de una PASO en esa categoría. Por primera vez el Partido Obrero tiene dos concejales en La Matanza. Patricia Cubría, esposa de Emilio Pérsico, es la candidata a intendente del Movimiento Evita en ese distrito. En 2023 vence su mandato como diputada provincial.

Esa disgregación oficialista hace que hasta el desvaído Juntos se entusiasme con derrotar al Frente de Todos. Una probabilidad bastante utópica, pero ligada a lo que comienza a percibirse. La posibilidad de que la fortaleza montada por Cristina en La Matanza para sostener su bastión electoral en la Tercera Sección podría desmoronarse desde adentro por el efecto corrosivo de las estadísticas del Indec.

Daniel Bilotta

Fuente

Más artículos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo