spot_img

San Martín y Belgrano ponen la cara contra la inflación

Más leídas

El Gobierno anunció que cambiará animales por próceres en los billetes, la medida más superficial posible de todas las que necesita la moneda argentina

Jujuy al día® – En la sucursal del BBVA de Lacroze y Cabildo hay una máquina que algunos clientes denominan “mueble vintage”, no por su antigüedad sino por su función: en el frente dice “Expendedora de cambio en monedas” y en la ranura para insertar los billetes aclara que acepta papeles de $2, $5 y $10. Dos de ellos ya no circulan y el sobreviviente agoniza.

Sin embargo, Mitre y los jóvenes San Martín y Belgrano podrían tener una nueva oportunidad: este lunes el Gobierno anunciará nuevas series de billetes en los cuales próceres reemplazarán a los animales introducidos como ilustración durante la gestión macrista.

La idea ronda al presidente Alberto Fernández desde que asumió. De todo lo podría hacer el Gobierno con los pesos argentinos resulta largamente lo más superficial e inútil.

El principal problema de la moneda criolla consiste, por supuesto, en la pérdida de su valor. El 70% que se calcula de inflación este año es alto incluso para lo que ya podría considerarse una larga tradición argentina en el rubro. La misma que hizo que ese billete de 5 pesos, nacido en 1991, reemplazara al de 50.000 australes, que lucía la cara de Luis Sáenz Peña y que, con estaciones en los pesos argentinos y los pesos ley, corresponden a 50.000.000.000.000 pesos moneda nacional, vigentes hasta 1969.

Es decir, cinco pesos de hoy, la moneda plateada con un arrayán dibujado con la cual no se compra casi nada, son cincuenta billones de pesos de hace 53 años.

Nada hace pensar que la cuestión mejorará. A la debilidad política del Gobierno y al ruidoso silencio de Cristina Kirchner en la materia se suman datos duros. Como el déficit fiscal de abril, de casi $80.000 millones, un 591% más que hace un año, impulsado -según el propio informe de Economía- por “la inversión de capital en combinación con medidas de inclusión y contención social”, que aumentaron el gasto primario en un 87% anual. Y si el gasto no baja, la máquina de imprimir billetes -amiga íntima de la inflación- no tendrá descanso.

Los aumentos pendientes de tarifas, las importaciones de gas que vendrán en el invierno y hasta la suba internacional del precio del trigo tampoco estimulan el optimismo.

Pero, especialmente, lo que llama al desánimo son las armas que intenta usar Fernández para vencer en su anunciada guerra a la inflación, que han probado sobradamente ser inofensivas: el viernes pasado se comunicó el cambio de órbita de la Secretaría de Comercio al Ministerio de Economía para dar “más herramientas” a Martín Guzmán en la pelea, porque así controlaría más de cerca los Precios Cuidados, catalogados como “un ancla” para impedir las remarcaciones. Que el 58% interanual que suma el IPC hoy haya sido durante la plena vigencia de ese programa parece no indicarle nada al Gobierno sobre su inutilidad.

En ese contexto, que en el acto de la UOCRA del viernes y ante un auditorio notable en ausencias Fernández dijera, cual verdad revelada, que les había dado la orden a sus ministros de que los salarios les ganen la carrera a los precios, sólo invita a un piadoso manto de silencio.

Completa el panorama el rechazo del Gobierno a la única medida positiva y sencilla que sí podría realizar respecto de nuestros malqueridos billetes: emitir un papel de una denominación mayor a la máxima actual, los $1.000 ilustrados por el laborioso hornero, que hoy equivalen a menos de 5 dólares blue.

Según datos de ADEBA, «durante 2020, sólo los gastos en materiales para emisión monetaria ascendieron a 118 millones de dólares”. La entidad que agrupa a los bancos argentinos asegura que, con los billetes extraídos durante marzo de bancos y cajeros automáticos, “se podrían llenar 1,5 piscinas olímpicas con billetes de mil pesos”. Obviamente, con papeles de $10.000 disminuirían sensiblemente costos e incomodidades.

Sin embargo, el credo kirchnerista aún sostiene -desde la presidencia de Cristina, que se estancó en el de $100- que lanzar billetes más grandes ayuda a las subas de precios. La inflación, que sigue subiendo pese a la inexistencia de papeles de $5.000 o $10.000, desmiente el dogma, pero ya lo dijo Marcos en la Biblia: “Para el que cree, todo es posible”.

Pablo Vaca

Fuente

Más artículos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo