spot_img

Exclusivo: lo que nadie contó sobre el censo

Más leídas

Jujuy al día® – Qué importante que hayamos tenido el censo, fuente de tanta información para saber cuántos somos, dónde vivimos y qué perdidos estamos. El número de la población es de 47.327.407; estos 407 fueron censados en la quinta de Olivos: amigos que habían ido a visitar a Fabiola.

La cifra no es definitiva: se ajustará cuando termine el relevamiento, porque muchos siguen pegados al portero eléctrico esperando a los censistas. Les han prometido que irán, pero yo les recomendaría que dejen el puesto de guardia y vuelvan a sus quehaceres cotidianos. De todos modos, ya disponemos de material suficiente e interesantísimo para ir analizando. Por ejemplo, de esos 47,3 millones, 12,1 millones se autoperciben beneficiarios de planes sociales (25% de la población, 4,5% del PBI). Los venezolanos que se radicaron en el país, ansiosos de pasar de un paraíso al otro, son unos 180.000; lo llamativo es que este flujo migratorio parece estar revirtiéndose: los venezolanos se vuelven y los argentinos les piden que los lleven, al grito de “¡Maduro consiguió bajar la inflación!”

Según datos preliminares, amplias franjas del conurbano son ya un Mercosur extendido, en el que a los encuestadores les hablaron en guaraní, en peruano y en lenguas originarias de la Bolivia profunda. En muchas viviendas de clase media se pudo comprobar que había más cuartos que personas, por la sencilla razón de que a esas personas ahora las están censando en Uruguay, España, Estados Unidos…

Fue una jornada pletórica de anécdotas, que me llegan de fuentes inobjetables. A Cristina le preguntaron cuántos ambientes tenía su casa y contestó: “A ver, living, comedor, escritorio, playroom, cuatro dormitorios en suite, cinco vestidores, cocina, antecocina, comedor diario, dos despensas, dos habitaciones de servicio, un depósito, tres cuartos de guardar, dos salas termoselladas, cava subterránea… ¿Usted va llevando la cuenta?”.

Boudou declaró vivir en un cuatro ambientes, y antes, en un monoambiente en Ezeiza.

Hugo Moyano no sabía en cuál de sus 15 departamentos en la Capital tenía que recibir a los censistas.

Alberto los recibió en pijama y con el control remoto de la TV en la mano.

A Máximo le sonó el portero y respondió: “Qué bueno que llegaron, porque no sé cómo completar la planilla”.

Martín Guzmán sabía que la multa por mentir en los datos es de 1 millón de pesos, y entonces entregó el formulario y el millón de pesos.

Kicillof todavía les está hablando.

Que hoy seamos 18% más que en el último censo demuestra la fortaleza de nuestro pueblo, que no ha perdido las ganas de reproducirse. Y seríamos mucho más si a granos y oleaginosas no les hubiésemos sumado la exportación estrella de estos tiempos: argentinos.

Pero, la verdad sea dicha, esa dinámica se ha visto de algún modo compensada por la llegada de gente de todo el mundo que viene a conocer un fenómeno tan peculiar y tan nuestro como Alberto Fernández. Lo primero que preguntan al llegar a Ezeiza es dónde pueden verlo de cerca. Todos los city tours incluyen hoy el avistaje de Meme Fernández.

Muchos ministros directamente están conspirando contra Alberto, por considerarlo tibio, irresoluto, contradictorio…

Anteayer, el jefe de Gabinete, Manzur, les pidió a los ministros que apoyen al Presidente. Pedido singularísimo, porque se supone que esos tipos son el estado mayor de Alberto. A Wado de Pedro, sentado al lado de Manzur, se le escapó una carcajada. Pero el tema es serio. Las crónicas de los periodistas acreditados en la Casa Rosada reflejaron esta semana que muchos ministros directamente están conspirando contra su jefe, por considerarlo tibio, irresoluto, contradictorio… Lo mismo pasa entre gobernadores, intendentes, legisladores, sindicalistas e, incluso, viejos amigos suyos como Pepe Albistur y Vicky Tolosa Paz. Quedó constituido así el tercer espacio opositor: a Juntos y al kirchnerismo se le ha sumado el albertismo desencantado. Albertistas vs. Alberto: ese es el espectáculo que atrae multitudes.

Si alguien no entendió la consigna del jefe de Gabinete es el ministro de Agricultura, Julián Domínguez: ayer no esperó ni un suspiro para desmentir al Presidente, que por radio y en un discurso había hablado de una suba de las retenciones. En un tuit, Domínguez lo negó, y contó que venía de conversarlo con Alberto, con Manzur y con la vocera, Gaby Histeriqueo Cerruti. Secuencia completa: Alberto se equivoca; Domínguez, Manzur y Gaby lo retan, Alberto pide perdón, tuit. Cae el telón.

Mario Vargas Llosa, que acaba de visitarnos, dice que América Latina está viviendo un momento trágico, y puso como ejemplo que en su país, Perú, eligieron para presidente a Pedro Castillo, “un analfabeto”. Son las típicas desigualdades de nuestra región: los argentinos elegimos a un profesor.

También los rusos muestran su desilusión con él: la revista Sputnik, del Kremlin, lo calificó de “traidor”. Que los rusos no se hagan los piolas: pónganse atrás en la fila.

Se entiende la sobreactuación opositora de Cristina, que intenta de ese modo que nos olvidemos de que ese señor es un producto salido de sus manos. Pobre, qué cruz sobre sus espaldas. Mirás la letra chiquita del Presi y dice claramente: made in El Calafate.

Carlos M. Reymundo Roberts

Fuente

Más artículos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo