spot_img

Más lecciones de kirchnerismo explícito

Más leídas

Obedecer es “cumplir la voluntad de quien manda”. Eso es lo que Máximo quiere hacerle entender al Presidente

Jujuy al día® – “Cumplir la voluntad de quien manda”. Con estas seis palabras el Diccionario de la Real Academia define el verbo obedecer. Con unas pocas más, Máximo Kirchner definió lo que él, su mamá Cristina, y el kirchnerismo duro entienden que debe hacer Alberto Fernández. Esto es, obedecer. O sea, cumplir la voluntad de quien manda. ¿Dónde se ha visto que un Presidente no se subordine a su vice? ¿Dónde, que no sea en este auténtico Reino del revés que es Argentina, alguien se hubiera animado a lanzar una advertencia semejante? “Cuando uno quiere conducir también debe saber obedecer”, proclamó desde el escenario en un acto en Lanús el diputado, para afirmar que “el pueblo manda”, con lo cual, además, se arrogó la representación popular.

Todo puede suceder en un Gobierno contra natura con pecado de origen, en el que la número dos elige con el dedo al número uno, que además venía de cuestionar duro y parejo la gestión presidencial de su insospechada mentora.

Pero, ya sabemos, la política es el arte de lo posible o, como modificó alguien la definición que reconoce varios padres, de hacer posible lo necesario. Y ganar una elección se cuenta entre las mayores necesidades básicas a ser satisfechas.

Esa cierta sutileza, por decirlo de algún modo, con que Cristina le recordaba a Alberto F. su llegada al poder, se fue convirtiendo con el tiempo en casi obscena. “Fui generosa al permitir que el Presidente pudiera elegir a su gabinete económico”, exclamó el viernes 6 en el discurso con que recibió el Doctorado Honoris Causa de la Universidad Nacional del Chaco Austral, cuyo rector, de paso, está investigado en sendas causas por asociación ilícita, lavado de dinero y amenazas. (Por suerte la Argentina es ese país en el que nada desentona).

Pero volviendo a los dichos de Cristina, ¿dónde se ha visto semejante osadía? ¿Un Presidente eligiendo a sus funcionarios? ¿A quién se le ocurre? Es tan surrealista todo, que si no fuera porque en el medio hay un país que se derrumba día a día con sus habitantes adentro, azorados e inermes ante el espectáculo, sería casi gracioso. Una dinámica para seguir con la misma fruición que un partido de tenis, atentos a la provocación de una y la respuesta del otro, o viceversa.

A tanto llega el dislate que ya no parece funcionar ni un mínimo control de daños. Algo así como dispararse un tiro en el pie cada día. Argentina necesita, desesperadamente, inversiones genuinas y capitales que lleguen con el afán de producir, reactivar la economía, generar puestos de trabajo…¿Qué necesita un inversor para apostar su dinero a un proyecto? Estabilidad política y económica, seguridad jurídica, garantías.

¿Qué hizo el Presidente en su gira por Europa? Dinamitar con sus declaraciones cualquier atisbo de todo eso. No dejó declaración por hacer sobre la interna en todas y cada una de las entrevistas que concedió a medios europeos. ¿De qué se quejó después? De que le preguntaran sobre la interna. Lanzó frases altisonantes dirigidas a los oídos de su interlocutora preferencial, a la distancia, claro: hace dos meses y medio que ni se cruzan ni se hablan. Repitió una y otra vez que “El Presidente soy yo y el que tiene que tomar las decisiones soy yo”. Dime de qué alardeas y te diré de qué careces, sentencia el refrán. Desde España criticó la “mirada parcial” de Cristina “que desatiende que vivimos en una pandemia”, pidió respeto para lo que él dice, sostuvo que la interna con el kirchnerismo obstruye al Gobierno y se animó a lanzar su reelección, con lo que dio marcha atrás un par de días después.

La andanada K contra el ministro de Economía tampoco se detuvo, pero mereció una réplica de Guzmán, que marcó las carencias en materia de “consistencia macroeconómica” de la presidencia de Cristina y sus diferencias con la vice al cuestionar los subsidios energéticos.

Mientras el narcotráfico dejó hace rato de ser amenaza para convertirse en estremecedora realidad -108 homicidios sólo en Rosario en lo que va del año hasta el jueves- y la Corte encabezaba allí una cumbre judicial,- varios símbolos en uno-, la respuesta oficial llegó de la mano del ministro de Justicia y espada de Cristina, Martín Soria: “Fue un teatro” y “son los padrinos de la persecución política, judicial y mediática del macrismo”.

Así las cosas, la gestión va a los tumbos, a merced de los vaivenes de la interna. ¿El país? Cada día un pasito más cerca del abismo.

Silvia Fesquet

Fuente

Más artículos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo