spot_img

Inflación: pérdida de poder adquisitivo de hasta 5,6 por ciento

Más leídas

La principal prioridad del Gobierno debe ser bajar sostenida suba de los precios, lo que permitiría eliminar distorsiones y permitir recomponer variables como ventas, consumo y ahorro

Jujuy al día® – Las previsiones de inflación para el 2022 se aceleraron en los últimos meses. De acuerdo al Relevamiento de Expectativas de Mercado del Banco Central de la República Argentina unos 6 puntos respecto del mes previo. Así, la cifra para 2022 será de 65,1 por ciento

El Índice salarial del Indec tuvo un aumento en el mes de febrero del 2022 de un 3,1%, valor que si se compara con el dato de inflación para el mismo mes que fue de 4,7%. El índice mostró un alza de un 3,9% de los trabajadores privados, 2,4% de la administración pública y 2,2% en el sector informal, pero estos números aún se mantienen por debajo del nivel de inflación. Los argentinos para mantener un nivel salarial equiparado con el nivel de inflación se están volviendo una meta imposible en medio de un proceso inflacionario.

Si se ve esa tendencia en el tiempo, en 2015 el salario promedio registrado fue de $15.277, para 2016 fue de $20.295 y en 2017 de $38.564. Es decir, año a año la recomposición salarial aumentó nominalmente entre 30 y 40 por ciento.

Si se evalúan esos valores con respeto a lo que se podía adquirir la pérdida es evidente. Por ejemplo, en el 2018 una familia tipo con dos personas asalariadas no registradas ganaron en conjunto $21.946, pudiendo acceder a una canasta básica que los pone por sobre la línea de indigencia, pero no por sobre la línea de pobreza. La situación es más compleja aun si vemos que a fines del 2021 esa misma familia compuesta por dos trabajadores no registrados ganaron $56.226: no les alcanzó para canasta básica total y ni con un tercer salario podrían alejarse de la línea de pobreza.

Las ventas totales en supermercados, de acuerdo al INDEC, sumaron $152.189 millones en febrero, lo que refleja un aumento del 63,7%. Además se mostró la serie a precios constantes que sumaron $23.800 millones. Si vemos esta última cifra como parte del eslabón de la serie, desde el 2017 en adelante los datos se sostuvieron, implicando así solo una mejora nominal pero no en valores constantes. Es decir se pierde en el ingreso de los argentinos respecto de la compra en el changuito de supermercados por “goleada”.

Respecto del financiamiento de compras, el principal medio de pago fue el crédito, lo que representa el 35,3% de las ventas totales en el supermercado, teniendo como resultado una variación porcentual respecto a febrero 2021 de un 67,2%. Es decir, los argentinos financian sus compras en el supermercado que debería ser un gasto corriente con tarjeta ya que no llegan a fin de mes.

Toman medidas que lo único que hacen es presionar hacia arriba los precios, profundizan el deterioro económico y social y dejan al país en una situación estanflacionaria que cada día será más complicada de solucionar

Si analizamos que paso en cada rubro dentro de las ventas, vemos por ejemplo que, en los principales centros de compras, la serie que lidera es el ítem de indumentaria y marroquinería (3.985.458 millones de pesos), seguidos por patio de comidas, alimentos y kioskos y ropa y accesorios.

Estos datos son consistentes con el Informe que realiza la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), que en su última publicación expresó que las ventas minoristas pymes aumentaron 15% anual en marzo, en la medición a precios constantes y acumulan así un alza de 20,4% en el primer trimestre del año. En el rubro Alimentos las ventas fueron solo del 9,9 por ciento.

Los números presentados son solo un reflejo de que desde 2015 la serie mejoró nominalmente en pesos corrientes, pero se estancó si se toman valores ajustados en términos reales. Si se suma que, además, las compras que hacen los usuarios son a crédito, solo demuestra que para adquirir productos o servicios los ingresos no alcanzaron en efectivo, pero si a plazos con un costo financiero de más del 75% con las nuevas tasas de política monetaria.

De acuerdo al último informe de la Fundación Capital, los salarios del sector privado descendieron en un 0,8% en su poder de compra, los de los trabajadores públicos cayeron en 1.8% y para trabajadores no registrados bajaron en 5,6 por ciento. El proceso inflacionario afecta a todos los sectores pero tiene mayor incidencia sobre los trabajadores informales.

La principal prioridad del Gobierno debe ser bajar sostenida inflación, lo que permitiría eliminar la distorsión relativa en precios y salarios, además de permitir recomponer variables como ventas, consumo y ahorro. De lo contrario, con medidas como bonos, transferencias y programas económicos (precios cuidados y congelados) que lo único que hacen es presionar hacia arriba los precios, profundizan el deterioro económico y social y dejan al país en una situación estanflacionaria que cada día que pasa será más complicada de solucionar.

Damián Di Pace

Fuente

Más artículos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo