spot_img

Economistas coincidieron en que la dolarización “no es una salida mágica”

Más leídas

Jujuy al día® – El debate sobre si la dolarización es una salida para la Argentina integró la agenda que abordaron los economistas invitados al pre congreso anual del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (Iaef) que se realizó en Córdoba. Es una discusión a la que se vuelve periódicamente y que tomó fuerza cuando el diputado Javier Milei dijo, en marzo, que si era presidente, dolarizaría. Los economistas que participaron en el panel coincidieron en que esa vía no es mágica; que la Argentina requiere solucionar los problemas que tiene su economía.

“Si no tuviéramos el nivel de gasto o de déficit que hay, no se hablaría de dolarización. Si modificáramos eso no sería necesaria. Hay que flexibilizar”, definió Diana Mondino. A su entender el proceso ya está ocurriendo: “Hay que solucionar los problemas de financiación del Banco Central, la falta de productividad y los precios relativos. Una dolarización ordenada de la economía requiere flexibilización y desregular”.

La discusión “muestra lo enferma” que está la economía y refleja que “se quiere pensar en la ‘magia’ que sería dolarizar. La economista subrayó que no hay “ningún camino fácil; no hay en el país un sentido de establecer prioridades y generar incentivos y eso no lo modificaría” la dolarización.

“La dolarización es como plantear ‘te cortó la pierna pero vas a vivir’ -agregó Mondino-. No estamos dispuestos a analizar otras opciones para evitar lo irreversible”.

Apostó a que aun si todos los dólares de los argentinos en el exterior regresaran y se cancelara la deuda de US$370.000 millones “nadie invertiría por todos los problemas que hay. Dolarizar no es magia; la inflación no va a bajar rápido”. E ironizó con que un “candidato a Presidente” -por Milei- habla del tema pero evita hablar de “todo lo que hay que hacer igual”.

Rodrigo Benítez, economista jefe de MEGAQM, analizó que dolarizar implica elegir un camino de shock en vez de uno gradual para ordenar la economía, pero enfatizó que ambos tienen en común la necesidad de un esquema fiscal ordenado, una política monetaria que acompañe y la necesidad de consenso.

Señaló que la dolarización tiene como riesgos definir cómo se hace la transición; cómo es el ajuste inicial; cómo alinear los esquemas tributarios; determinar con qué nivel de tipo de cambio se empieza y qué niveles de productividad y salarial son compatibles. “Hacia adelante preocupa la sostenibilidad -añadió-. Tiene que estar claro que la dolarización no es reversible y que hay una pérdida de libertad para afrontar, por ejemplo, los shocks externos que puede haber”.

Benítez admitió que el gradualismo también tiene riesgos como son la aceleración inflacionaria que se está atravesando; la probabilidad de un salto en el tipo de cambio; la volatilidad de la brecha y la sostenibilidad de la deuda en pesos. Para él, por ahora, no se requiere un reperfilamiento porque el nivel es bajo respecto al PBI.

Del panel también participó Alfredo Romano, economista y autor del libro “Dolarizar”, quien descartó que la Argentina pueda llevar adelante una dolarización porque “se requiere de muchísima confianza” y porque no hay reservas suficientes.

“A un proceso de dolarización, si se hace, hay que acompañarlo con otras medidas y reformas en el plano fiscal, comercial y bancario para que el régimen pueda sostenerse en el tiempo”, planteó.

Benítez discrepó con Romano en que la dolarización se puede fundamentar en la base monetaria. “Es poco; la experiencia de la Convertibilidad muestra que no toleró los shocks externos sobre su final”, sintetizó. Romano distinguió que “convertibilidad es bimonetarismo” y no sinónimo de dolarización, y ratificó que este es un “cambio de régimen, de paradigma”.

Gabriela Origlia

Fuente

Más artículos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo