Fernández va a la guerra sin tirar un tiro y a Cafiero se le dio por hacerse el inglés

La guerra contra la inflación fue una promesa de apuro. Y el canciller redobló el papelón atacando a quienes lo criticaron.

Jujuy al día® – Esta vez, mejor empezar por mi vecino de página, Jorge Lanata. En adelante dickhead, como lo llamó el canciller Cafiero para dárselas de que domina el lunfa inglés y para que parezca que domina el inglés, como todo el mundo vio en las redes. Dickhead quiere decir tonto, boludo y sus variantes. Pero la intencionada traducción literal es digna de un canciller bananero y es la que usó Cafiero, que debe haber aprendido diplomacia en la misma academia donde no aprendió inglés.

¿Para qué quiso mostrar su elemental inglés en la exposición de Dubai? No hacía ninguna falta. Y además de que no lee inglés, se enoja con los periodistas que cuentan que no lee inglés. El Colegio de Traductores Públicos de la Ciudad le dijo dickhead sin decírselo: “Es entendible que un funcionario, aunque en este caso sea discutible, no conozca idiomas extranjeros, pero no cabe duda de que todo representante del Estado debería recurrir a un traductor o intérprete profesional que garantice que sea entendido…. Y dejar así bien parado al país”. Teléfono, Cafiero.

Habla mal y escribe con errores. En el power point debía decir improve, que significa mejorar, y apareció improvice, que escrita con s y no con c, significa improvisar. Seguramente lo hizo el equipo creador de las filminas con cifras equivocadas que Fernández y Cafiero, entonces jefe de gabinete, exponían en la tevé para informar sobre la pandemia.

El tema importante del día iba a ser que entrábamos en guerra contra la inflación. Fernández había prometido lanzarla anoche desde Tucumán. Pero se ve que no alcanzó a preparar nada. O que lo que prometió fue una promesa de apuro para salir del paso. Viniendo de Fernández , lo prometido es deuda. Siempre deuda.

Tenemos inflación para el campeonato y el comandante Feletti salió con los tanques que quedaron del desfile de nunca llegar del general Alais en la Semana Santa de 1987. Lo llamaron para buscar un milagro: derrotarla con los mismos controles de precios que habían fracasado. Así le fue. Es el mismo Feletti que como presidente de Nación Fideicomisos financió la construcción de gasoductos de Odebrecht que terminó en un escándalo. Y un seguidor de Moreno, el que bajó la inflación interviniendo y descabezando el Indec y dibujando índices todos los meses.

La inflación contraatacó y amenaza con cortarnos el gas. El aviso llegó de parte del secretario de Energía, Martínez, un cristinista con aspiraciones a gobernador de Neuquén y que mandó correo (sí, fue por carta) al Presidente, para decirle que si su jefe inmediato, el ministro Guzmán, no le mandaba plata no podrá pagar el gas. ¿Y qué hizo Fernández? Aplicó el método Fernández para los funcionarios cristinistas que se amotinan: lo llamó por teléfono y le dijo que eso que hacía estaba mal. Martínez es bien K pero no tanto como Basualdo, que está por debajo suyo y es un sub secretario inamovible de La Cámpora. En mayo, Fernández decidió echarlo por negarse a acatar una orden de Guzmán pero Cristina lo forzó a meter la marcha atrás.

Ahora cineasta productora de videos, Cristina se las arregló para parecer que sólo su despacho había sido apedreado por activistas de izquierda cuando Fernández y la oposición, no ella, votaban el acuerdo con el Fondo. Fue un tiro por elevación contra su propio gobierno y contra el ministro Aníbal Fernández, con el que está distanciada y al que Alberto llevó a Tucumán para proclamar el ahora postergado comienzo de la guerra contra la inflación. La Federal, que depende de Aníbal, probó que otros despachos también fueron atacados. El único con cámaras y guión fue el de Cristina.

Por boca de la vocera Cerruti, se supo que la vice no le atiende el teléfono al presidente y que tampoco el secretario de la vice le contesta las llamadas. Así nos va. Por eso no extrañó que Cristina se ausentara en la votación del jueves, para que la tribuna lo notara bien. Al revés que su hijo en Diputados, que no estuvo en el recinto hasta que llegó el momento de votar, en el que apareció como si fuera un rock star. Cristina quedó golpeada: por primera vez perdió una votación. Juntó sólo 13 de los 35 senadores del bloque. El acuerdo se convertía en ley y en su oficina ella recibía al ministro de Justicia, Soria. Ese día había sufrido otra derrota en la Magistratura. Quiso nombrar las ternas para cinco jueces federales clave y no pudo. Entre esos cinco están los reemplazantes de Bruglia y Bertuzzi, a los que hizo correr porque la habían procesado por los Cuadernos de las Coimas.

Todo el mundo sabe que el gobierno está poblado de internas entre los de Fernández y los de Cristina, que discursean y patean en contra del gobierno pero siguen en sus sillones. Es decir, cobrando sueldo. Uno es Lozano, director del Nación. El albertismo empuja a Fernández a sacárselos de encima y apunta, sobre todo, a recuperar las cajas en manos de La Cámpora, como las de la Anses, el Pami, Aerolíneas, YPF. De eso hablaron en Tucumán el Presidente con Manzur, el jefe de los ministros. Todos creen que hará cambios pero no de grandes figuras y que prefiere limarlas antes que echarlas.

Nuestra política no pasaría ninguna prueba Pisa si las hubiera para este rubro. No de ahora, sino desde hace mucho pero nunca tanto como ahora. Las varias veces diputada tucumana, abogada, martillera Sandra Mendoza, coronó los disparates: hay que esforzarse mucho para decir Dómacle, en lugar de Damocles. (Y, además, afrentar en lugar de afrontar). Tenemos demasiadas espadas sobre nuestras cabezas para que nos sigan agregando otras. Tanto que Daddy Brieva se sinceró: al final, “volvimos al pedo”.

Ricardo Roa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Jujuy: mujer sufrió graves quemaduras en un accidente doméstico

Dom Mar 20 , 2022
Jujuy al día® – En la noche de ayer, una mujer ingresó al hospital luego de sufrir quemaduras en distintas partes de su cuerpo. Quedó internada producto de las lesiones. Fuentes consultadas por nuestro medio informaron que el hecho habría ocurrido alrededor de las 21 horas en un domicilio de […]

TE PODRIA INTERESAR

Comentarios recientes